U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Prueba intermodal

Con

el fin de implementar sistemas de transporte intermodal, la Dirección Nacional de Transporte Automotor de Cargas dependiente del Ministerio de Transporte de la Nación propuso a empresas privadas que realicen pruebas técnicas para establecer los protocolos de seguridad y los alcances del sistema I-VS (Semirremolque sobre vagón, conocido como piggyback). Para tal fin, vagones playos cargados con semiremolques partieron desde el predio logístico Don Pedro, en Spegazzinni, hacia el Puerto de Bahía Blanca.

Las pruebas se vienen realizando desde diciembre y consisten en el izado de semi remolques sobre vagones playos, para mejorar la eficiencia de los camiones al separar el tractor de la carga y transportarla a través del tren. Este sistema, de larga trayectoria en sistemas logísticos como los de Estados Unidos ha permitido reducir los costos de flete.

El objetivo es establecer una hoja de ruta que permita dinamizar el transporte de cargas nacional, ofreciendo una baja de costos operativos para los transportistas, operadores logísticos e industriales integrando al camión con el tren, pero también con el barco, en una economía intermodal de transporte, donde compiten los negocios, no los modos.

Este modelo de integración de modos fomenta el interés por inversiones logísticas privadas, como centros de transferencia, vagones, semirremolques y contenedores.

Mirá también

La industria naval sigue dando pelea y ve un futuro optimista

Desde 1980 hasta la actualidad, este sector estratégico de la economía perdió el 90% de su actividad y redujo ventas de u$s 400 millones a menos de u$s 38 millones y pasó de representar el 0,26% del PBI al 0,007% actual. Sin embargo, sus principales actores confían en que con políticas de Estado correctas se puede recrear un enorme potencial. Ahora, con un dólar más competitivo y el pujante sector pesquero, se abren nuevas perspectivas hacia un camino a la recuperación. Estudios indican que podría volver a tener 60.000 puestos de empleo directos e indirectos en toda la cadena industrial naval y superar los u$s 600 millones en ventas anuales. En los últimos 80 años, esta industria construyó 1.300 barcos. No son 1.300 promesas o proyectos. Son más de 1.300 hechos construidos en Argentina.

Esta implementación permitirá reducir los costos para trasladar mercancías en el territorio al ofrecer la alternativa más eficiente, que en términos macroeconómicos permitirá incrementar opciones de industrialización en el interior del país y un mejor sistema de distribución para todas las empresas que hoy en día transportan cargas con costos altos al no tener mejores alternativas.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar