U$D

SÁBADO 23/03/2019

Impulsan renovación de la flota pesquera

Un reciente DNU establece límites a la antigüedad de los buques y otorga beneficios para la construcción en astilleros nacionales.

Impulsan renovación de la flota pesquera

El gobierno nacional sancionó el decreto de necesidad y urgencia 145/2019 que establece las bases para la modernización de la flota pesquera. La presentación de la norma se realizó en el marco de la reunión de la Mesa de Pesca que se desarrolló en la Casa Rosada liderada por el presidente Mauricio Macri, el ministro de Producción y Trabajo Dante Sica y el de Agroindustria, Luis Etchevehere, la gobernadora María Eugenia Vidal y el vicegobernador de Santa Cruz, Pablo González, junto a empresarios y cámaras del sector.

En sus puntos salientes, el decreto señala que cumplido el plazo de 20 años, los buques con permiso de pesca vigente deberán tener una antigüedad inferior a 40 años. No obstante, la misma podría ampliarse a 60 años si los empresarios acreditan reparaciones en el 60% de las naves o si se fija como destino la captura de calamar. Asimismo, se favorece con un incremento del 10% de capacidad de pesca a los buques que sean construidos en el territorio nacional, en ocasión de su renovación. Otro ítem permite a los propietarios de buques a ofrecer sus permisos de pesca como garantía de forma complementaria a la hipoteca naval, junto a la autorización de pesca y la cuota individual de captura. Esta posibilidad que facilita el financiamiento, se suma a la línea de crédito habilitada por el gobierno a través del Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE) para la adquisición de buques pesqueros construidos en astilleros radicados en el país, por un monto total de $500 millones.

En los considerandos, el decreto señala que se "promueve la protección efectiva de los intereses nacionales relacionados con la pesca favoreciendo el desarrollo de procesos industriales en un marco ambiental apropiado en procura de la obtención del máximo valor agregado y el mayor empleo de mano de obra argentina. Que la pesca y el procesamiento de los recursos vivos marinos constituyen una actividad industrial que debe analizarse en el marco de una cadena de valor, en la cual la industria naval constituye un eslabón clave, que genera múltiples encadenamientos productivos y generación de empleo calificado". No obstante, se reconoce que si bien "en Argentina existen capacidades relevantes para la construcción y reparación de buques pesqueros de calidad… más del 50% de la flota pesquera posee una antigüedad superior a los estándares internacionales".

Por tal motivo, el decreto enfatiza que "resulta necesario modernizar la flota pesquera, reemplazando los buques de mayor antigüedad por buques más modernos, lo cual traerá aparejado mejoras en materia de eficiencia productiva, competitividad internacional de la pesca argentina, mayor seguridad operativa para las tripulaciones, mejoras medioambientales y también beneficios económicos para el país".

Industriales

Desde la Federación de la Industria Naval Argentina (FINA), la Cámara Industrial de Santa Fe, Cámara de Industria Naval Argentina, y Asociación Bonaerense de la Industria Naval (ABIN), coincidieron en que este decreto es un paso más hacia un horizonte que los lleve a generar en este sector rentabilidad nacional y creación de trabajo genuino, para un país que lo está necesitando en todas las regiones.

Desde el sector privado se dejó en claro que si bien los temas del decreto sobre aranceles aún no están consensuados existe un tiempo más que suficiente para lograrlo mientras se apruebe en la comisión bicameral este DNU.

Los industriales navales también aprovecharon la ocasión para afirmar la necesidad de motivar a los armadores y astilleros a realizar inversiones compatibles con los objetivos del decreto dentro de la razonabilidad económica de la actividad y la capacidad productiva de las unidades y que comprende no solo la oferta naval privada sino también la de los astilleros estatales con que cuenta la Argentina. Al mismo tiempo, no solo piensan en construir buques para el mercado interno. Hace menos de dos meses se produjo la exportación de dos buques a Chile. Hacía décadas que el sector naval no realizaba exportaciones de esta magnitud.

Este decreto también es un buen ejemplo para otros sectores que requieren renovación de su flota pública o privada en áreas como el transporte, la seguridad y el turismo. Dichas ramas de la economía poseen flotas con un nivel de antigüedad igual o mayor a la pesquera, fruto de más de 30 años de desinversión.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés