Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Cómo pretende la industria automotriz llegar a producir un millón de unidades

Es el objetivo que propuesto para 2023.  Las inversiones que se vienen y hacia dónde virará la industria automotriz nacional a corto plazo.

Revisiones finales en la planta de Toyota

Revisiones finales en la planta de Toyota

La industria automotriz argentina está en un momento de quiebre. El Gobierno y los fabricantes se propusieron alcanzar un millón de unidades producidas a nivel local en 2023. Y, para eso, hay tres cuestiones clave que se deben resolver: la dependencia de Brasil, la competitividad frente a otros países y la presión impositiva.

A saber, el año que termina tuvo altibajos muy pronunciados en materia de producción: una suba del 50 por ciento en enero; caídas de 29,7, 13,2 y 15,1 por ciento en febrero, marzo y abril; y luego meses de crecimiento, leve pero crecimiento al fin. El acumulado anual está apenas 2,1 por encima de lo acontecido en 2016 –al menos, al cierre de esta publicación–, un año que estuvo marcado por las suspensiones y protestas en el sector.

Las terminales argentinas están sujetas, hoy en día, a lo que sucede en el mercado brasileño. Si del otro lado de la frontera bajan las ventas, en el territorio nacional cae la producción. Y viceversa. Por eso, el Plan 1 Millón contempla exportar el 35 por ciento de los automóviles locales por fuera del Mercosur, una cifra que actualmente ronda el 20 por ciento.

Vista aérea de la fábrica de Toyota
Vista aérea de la fábrica de Toyota

Esta misión se podrá alcanzar –dicen en las automotrices– de una sola manera: diversificando mercados. Luego se reparará en el detalle, pero los autos argentinos tienen presencia prácticamente nula en Europa, Asia y los Estados Unidos.

En este contexto, se anunció este año un acuerdo de comercio automotor con Colombia. El país “cafetero” podrá exportar hasta 100.000 unidades argentinas hasta 2021 sin arancel –antes, con el 16,1 por ciento–. De esta manera, en el Ministerio de Producción estiman que se abre un mercado de US$ 700 millones en camionetas, buses, camiones y autos de industria nacional.

A su vez, si bien hasta el momento no se hizo oficial, se prevé que la Argentina firme próximamente un acuerdo con la Unión Europea. Actualmente, la alícuota para comercializar vehículos con países del Viejo Continente –y con todos los extrazona– es de 35 por ciento. Según el borrador que circula en el sector, ese gravamen se mantendría hasta 2025. A partir de allí, año a año iría cayendo un 5 por ciento para llegar a 0 por ciento en 2032.

En la fábrica de VW

Un aspecto que preocupa a las terminales, como se dijo, es la competitividad. En base a un informe que le presentaron al Gobierno, fabricar un auto en la Argentina es alrededor de un 25 por ciento más caro que hacerlo en Brasil y un 65 por ciento más que en México. La diferencia la hacen los costos de los salarios (en México, son 85 por ciento inferiores), los insumos y los impuestos.

Hace algunos meses, la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa) reveló que, en promedio, el 54,8 por ciento del valor total de un vehículo son impuestos que retiene el fisco. Esto significa que la Argentina es el país con mayor carga impositiva para la compra de autos 0 km. Está un 24 por ciento por encima de Brasil, donde los impuestos llegan al 30,4 por ciento. Como referencia, en Italia, se tributa un 18 por ciento; en España, un 17,3; en el Reino Unido, un 16,7; en Francia, un 16,7; en Alemania, un 16; en Japón, un 9,9; y en los Estados Unidos, un 7,5.

Este 54,8 por ciento está conformado por las terminales (32 por ciento), los insumos (15 por ciento), las autopartistas (28 por ciento) y la comercialización (24 por ciento). En esta cuenta no se considera el impuesto interno a los “autos de lujo” y el 35 por ciento que castiga a los extrazona.

Los futuros SUV de producción nacional

Hasta ahora, en la Argentina se fabrican apenas dos Sport Utility Vehicles (SUV): la Honda HR-V, que pertenece al segmento compacto, y la Toyota SW4, un producto derivado de la pick up Hilux. El gran productor de SUV en América del Sur es Brasil. Sin embargo, en los próximos años se sumarán dos modelos de este tipo a las líneas de montaje locales, uno de Volkswagen y otro de General Motors.

Volkswagen anunció recientemente una inversión de US$ 650 millones para producir un nuevo SUV en la planta de Pacheco, provincia de Buenos Aires. Gracias a esto, se crearán 2500 puestos en la cadena de valor y se construirá una nueva planta de pintura.

En la planta de Volkswagen
En la planta de Volkswagen

El CEO mundial de la marca alemana, Herbert Diess, confirmó desde el polo productivo nacional que la fabricación de este modelo comenzará en 2020. Estará desarrollado a partir de la plataforma modular MQB y será uno de los 20 nuevos productos que Volkswagen lanzará en América latina a principios de la próxima década.

Si bien la firma de Wolfsburgo no se pronunció al respecto, todo parece indicar que el futuro modelo de producción nacional será un SUV del segmento mediano denominado Tharu. Según pudo saber RPM, estará basado en el Skoda Karoq europeo y se exportará a distintos mercados de la región.

Una vez que se ponga a la venta, se ubicará por debajo de la Tiguan –ahora llega desde México con espacio para siete pasajeros– y por encima del T-Cross, un SUV chico que se fabricará en Brasil a partir de la plataforma MQB-A0, la misma del nuevo Polo y el Virtus. En la línea de montaje reemplazará a la Suran, que a esa altura estará discontinuada, y convivirá con la Amarok, cuya nueva generación está proyectada para la década que viene.

El otro SUV argentino correrá por cuenta de General Motors, aunque la firma americana, al menos hasta el momento, no confirmó qué tipo de modelo saldrá a futuro de la línea de montaje de General Alvear, Santa Fe, donde actualmente se produce únicamente el Chevrolet Cruze en versiones de cuatro y cinco puertas.

El Chevrolet Cruze, todavía en la fábrica
El Chevrolet Cruze, todavía en la fábrica

Para desarrollar este próximo modelo, GM invertirá US$ 300 millones y su red de proveedores de autopartes desembolsará otros US$ 200 millones. La inversión total será de US$ 500 millones. “Será un vehículo de alto valor agregado que contribuirá a fortalecer la base de exportación nacional”, sostuvo el presidente de la marca a nivel Mercosur, Carlos Zarlenga.

Durante el anuncio de inversión, el mismo ejecutivo avisó que se desarrollará sobre una nueva plataforma global, distinta a la que utiliza la generación actual del Cruze. Además, anticipó que este modelo introducirá a la marca en un segmento en el que hasta ahora Chevrolet no tiene participación.

El nuevo sedán cordobés

Producto de una inversión de US$ 500 millones, Fiat Chrysler Automobiles Argentina está comenzando por estas horas a fabricar un nuevo modelo en la planta de Ferreyra, Córdoba. Es el Fiat Cronos, un sedán compacto que ocupará el lugar del Grand Siena y el Línea, ya discontinuados. Es la versión sedán del brasileño Argo.

La capacidad de producción de la planta, luego de este desembolso, llega a 100.000 ejemplares en base a cálculos oficiales. El objetivo del grupo ítalo-americano es superar el 50 por ciento de integración local de autopartes. Para eso, prevé la incorporación de más de 20 nuevos autopartistas a su parque actual para 600 ítems. Esto proporcionaría un futuro laboral para alrededor de 20.000 personas.

Como consecuencia de esta inversión, el complejo industrial cordobés incorporó más de 150 robots en la unidad de chapistería, sistemas de aplicación automática de adhesivos, alto nivel de automatización en la línea de producción, nueva línea de montaje paletizada, y nueva línea para el montaje y testeo de la caja automática que ofrecerá el modelo.

El año de las pick ups

La industria argentina está considerada a nivel internacional como una especialista en materia de pick ups. En el país se producen, hoy en día, las tres medianas más vendidas a nivel local: la Toyota Hilux, la Volkswagen Amarok y la Ford Ranger. Estos tres modelos representan una buena parte de las exportaciones totales de la Argentina, a tal punto que la Hilux se lleva casi el 40 por ciento de los envíos al exterior.

Hilux en fila por salir de fábrica
Hilux en fila por salir de fábrica

Como si esto fuera poco, este año comenzará la producción de nuevas pick ups en la planta de Santa Isabel, Córdoba, producto de una inversión de US$ 600 millones por parte de la Alianza Nissan-Renault. Dicho desembolso se destinó a la fabricación de los modelos Nissan NP300 Frontier, Renault Alaskan y Mercedes-Benz Clase X. Todos se comercializarán a nivel local y se exportarán a distintos mercados de la región, con el foco puesto en Brasil.

La primera pick up que saldrá del polo productivo cordobés será la Nissan NP300 Frontier, que actualmente se vende en el mercado local procedente de México. Este modelo “prestará” plataforma y diversos componentes a los otros dos productos de esta tríada. Según pudo saber RPM, la fabricación comenzará a mediados de 2018.

Tiempo después será el turno de la Alaskan, que se lanzará en el segundo semestre del año que viene o en el primero de 2019. Mercedes-Benz, en tanto, ya avisó que la Clase X se pondrá a la venta a principios de 2019.

Gracias a esta inversión, se crearán 1000 nuevos puestos de trabajo de forma directa. Muchos de los flamantes empleados ya ingresaron a las empresas y otros tantos están en fase de entrenamiento. Del total del personal, habrá un 30 por ciento de mujeres. Todos ellos trabajarán a un ritmo estimado de 70.000 pick ups por año. Inicialmente, la integración de autopartes locales será de alrededor del 30 por ciento.

Utilitarios para todos los gustos

En la Argentina, se fabrican vehículos para el trabajo de todos los segmentos. En la gama más baja, se encuentran los Peugeot Partner y Citroën Berlingo, producidos en El Palomar, provincia de  Buenos Aires, y el Renault Kango cordobés. En la media, la Mercedes-Benz Vito. Y en la alta, la Mercedes-Benz Sprinter. Estos dos últimos salen de la línea de montaje de Virrey del Pino, La Matanza.

Una Toyota casi lista
Una Toyota casi lista

Si bien Partner y Berlingo tuvieron una leve renovación este año, el Grupo PSA no prevé una inversión para actualizar la generación de ambos modelos, que se mantienen prácticamente intactos desde su llegada al país hace veinte años. Por el contrario, Renault destinó US$ 100 millones a la modernización total del Kangoo, que introducirá nuevo diseño, equipamiento, motor y plataforma. Si bien la marca del rombo no lo reconoce, se lanzará a la venta en la primera parte de 2018 a nivel local.

Por su parte, Mercedes-Benz anunció una inversión de US$ 150 millones para fabricar la nueva generación de la Sprinter antes de que termine la década. Producto de este desembolso, la marca alemana incorporará más de 500 nuevos operarios a su planta bonaerense. Esto significa que la plantilla de empleados aumentará un 22 por ciento en base a los 2300 que trabajan en la actualidad. Las exportaciones y la producción de este modelo crecerá un 50 por ciento, según estimaciones oficiales.

Hacia dónde se exportan los autos argentinos

Al cierre de esta edición, las exportaciones en la Argentina habían crecido un 15,1 por ciento con respecto a 2016. Entre enero y octubre se enviaron al exterior 172.263 unidades, 22.588 más que en el mismo período del año pasado, cuando se exportaron 149.675 ejemplares, en base a Adefa.

El Chevrolet Cruze empieza a exportarse
El Chevrolet Cruze empieza a exportarse

El destino exportador más importante sigue siendo Brasil, que recibió el 63,8 por ciento del total de las exportaciones argentinas (109.819). Con leves signos de recuperación, el mercado del país vecino consumió 462 unidades nacionales menos que durante los primeros 10 meses de 2016, una diferencia prácticamente inexistente.

El crecimiento en las exportaciones se registró, en gran parte, gracias a América Central. Esta región recibió, entre enero y octubre, 14.979 vehículos argentinos. A esta altura del año pasado, había consumido apenas 943. La diferencia de 14.036 unidades se debe a la llegada a nuevos mercados, como Aruba, Costa Rica, Curacao, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, Jamaica, Nicaragua, Panamá, República Dominicana, Sint Maarten, Trinidad y Tobago, Belize, Bonaire y Bahamas.

A su vez, los vehículos argentinos llegaron este año con más fuerza a Perú, Chile, Australia y Nueva Zelanda. A Perú, por ejemplo, se enviaron 8282 ejemplares, 6502 más que durante los primeros 10 meses de 2016. A Chile se exportaron 8187 (+ 3430), y a Australia y Nueva Zelanda –cuentan como destino único–, 6645 (+ 2428).

También crecieron los envíos a Colombia (+ 1886), Paraguay (+ 1206), Uruguay (+ 327), Ecuador (+ 1671) y el resto de América, que incluye a Suriname, Bolivia y los Estados Unidos (+ 597).

La caída más importante se registró en México, país que recibió 8058 ejemplares nacionales en lo que va del año, 4536 autos por debajo de lo acontecido a igual período de 2016. También se exportaron 511 vehículos menos a África (2878). De este continente, los países que consumen modelos nacionales son Angola, Sudáfrica, Gabón, Sudán, Túnez, Yemen, Mozambique, Madagascar y Senegal. 

Los dos continentes que mayor preocupación generan en la industria local son Europa y Asia. Al primero, que incluye Alemania y Francia, se exportaron 29 ejemplares en 10 meses. A esta altura del año pasado, el Viejo Continente había recibido 2243. Al segundo, que alberga Japón y Singapur, los envíos bajaron de 1780 a tan solo ocho autos.

Según Adefa, de las 172.263 exportaciones llevadas a cabo en 2017, 127.360 corresponden a vehículos utilitarios. Esto significa que los envíos al exterior en este segmento se superaron por 37.558 unidades (+ 41,8 por ciento). Por el contrario, las operaciones de automóviles cayeron un 25 por ciento, con 44.903 exportaciones frente a 59.873 durante el mismo período del año pasado.

Comentarios1
Pipo Conforti
Pipo Conforti 17/12/2017 06:07:54

Hola,que nuevo motor tendrà la Kangoo?....porque el motor K4M no es bienvenido ni entre los usuarios ni entre los rectificadores,gracias y buen año para todos !!.