Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
Jueves 4.1.2018
DÓLAR
/
MERVAL

Los caminos de Alicia

por  JORGE SAN MARTÍN

Socio de PwC Argentina, líder de RSE.
0
Los caminos de Alicia

Uno de los riesgos más frecuentes en los que puede caer la empresa es enfocar las cuestiones de RSE desde una desalineación con su negocio y con el propósito enunciado en sus políticas de gobierno.

Ese tema muchas veces se ve reflejado en la dispersión o falta de foco en lo que se encara, rescatando de todas formas, lo positivo de las buenas intenciones y valores que se ponen en acción.

Encontrar "un por qué", una "razón para" son líneas vectoras de una buena gestión de la Responsabilidad Social Empresaria.

Primero porque puede adherir desde la cabeza de la organización. Quienes dirigen los destinos de las empresas buscan no sólo rentabilidad sino que ella se mantenga en el tiempo.

Esa ambición de hacer cosas para el mediano y largo plazo encuentra en las acciones de RSE en un aliado estratégico ya que, entre otros beneficios, se pueden observar:

- Alinea la organización a través de la profundización de sus valores.

- Diferencia a la empresa entre sus competidores.

- Entusiasma a su gente - la misma gente llamada a generar el revenue -

- Pone a la empresa en un camino de mejora continua.

- Desafía los límites de la creatividad e innovación.

- Es coherente y consistente con el propósito de la organización.

No es tarea fácil trazar un itinerario de este tipo. A veces es más sencillo e inmediato sumar acciones, aceptar algún ofrecimiento de alguna ONG amiga e incorporarla en la lista de beneficiarios y así poder ir armando el legajo de buenas acciones.

Mucho más poderoso es definir una política que haga sentido con el propósito de la empresa y su negocio.

Hacerlo necesariamente pone foco, unifica el pensamiento estratégico y concentra los esfuerzos en una determinada dirección.

Y finalmente la gente. Ese "grupo de interés" que denominamos comúnmente "el activo más importante" de la compañía. Esa gente espera poder sentir que hace la diferencia con su trabajo además de recibir un salario satisfactorio por tu tarea.

Crear un programa de RSE embebido en el propósito de la compañía ha de contribuir en el diseño del camino a transitar.

Un gato ficticio de la cultura popular inglesa, conocido principalmente a través de la conocida obra de Lewis Carroll, Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas.