Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
Jueves 4.1.2018
DÓLAR
/
MERVAL

Innovar con impacto

Solucionar problemas sociales y ambientales es la principal meta de los emprendedores que buscan un valor agregados con sus proyectos. Y no por ello dejan de buscar ser sustentables en sus negocios. ¿Cómo lo hacen? Algunas historias de quienes lo lograron.

Innovar con impacto

Cuando hace cinco años le diagnosticaron una enfermedad muy rara, que no tenía tratamiento, Georgina Sposetti quiso participar de un ensayo clínico para tener mejores chances de curarse. A pesar de haber trabajado por más de 10 años como investigadora farmacológica, le costó encontrar la información. Pero convirtió esta dificultad en una oportunidad para dar esperanza a muchos pacientes que buscan una cura para su enfermedad. Así, desarrolló una plataforma que conecta directamente a quien sufre una enfermedad con el investigador que busca desarrollar su cura.

´Un estudio para mí´ es el emprendimiento que creó y que ya da sus primeros pasos junto a sus socios Sandra Felsenstein, ingeniera industrial y Franco Di Masi, ex líder de Innovación de IBM y actual CTO de la firma. El objetivo es llegar a todos los países de LA donde se hace investigación.

Es un mercado que crece día a día, sobre todo en Argentina, donde los investigadores son muy buscados y hoy hay un apoyo importante desde el gobierno para que crezca la investigación farmacológica, cuenta Sposetti, quien se encuentra investigando el mercado español. De los tres concursos a los que se presentaron, ganaron dos -Site Tank, en los Estados Unidos e Innovation Week, organizado por Novartis y IAE-; en el tercero, llegaron a la final que se definirá próximamente.

El potencial del emprendimiento lo marcan las estadísticas: 80% de los ensayos clínicos se demora por falta de voluntarios y la población en su gran mayoría desconoce que puede participar de un ensayo clínico. Si un paciente desea contactarse con un investigador tiene que tener la suerte de conocer a alguien o que su médico conozca a un investigador; es una esperanza más para alguien que padece una enfermedad, cualquiera sea, desde psoriasis, diabetes o las enfermedades oncológicas, explica la emprendedora.

Enamorados de los problemas. Así definen a estos emprendedores, quienes se dedican a estudiar y a ayudarlos en sus proyectos. Solucionar el problema es el driver principal que hace que busquen la mejor solución, contemplando el rédito económico pero también el impacto positivo en la sociedad y el medio ambiente.

Socialab es una incubadora de empresas sociales que se apoyan en nuevas tecnologías e impulsan emprendimientos de triple impacto. Según Pilar Arriola, directora de Operaciones de filial argentina, estos emprendedores nacen de la necesidad de la sociedad de resolver problemas. Su valor es enorme; empoderarlos es fundamental, dice.

Se logra con herramientas metodológicas y prácticas, de orden cualitativo y también con financiamiento para logren escalar los proyectos y crecer de verdad. Los emprendimientos sociales son muy distintos de otros tipos de emprendimientos, como el puramente de negocio. El emprendedor está interiorizado del problema que quiere resolver y no de la solución que encontró en principio; son emprendimientos que evolucionan porque atienden a varios desafíos simultáneamente: no sólo se mide su rédito económico -que es lo que le va a permitir crecer- sino también la propuesta de valor para la comunidad, su impacto social, explica Arriola. La medición de impacto es fundamental y desarrollar sistemas o herramientas es clave. Los emprendedores más exitosos son los que no pierden nunca de vista el problema, porque así van generando las soluciones más adecuadas, explica Arriola.

Soluciones de empleo

El desempleo en la población con discapacidad asciende a 73% en la Argentina y al 80% en América latina, cuenta Gabriel Marcolongo, el problema que, desde 2012, está tratando de resolver a través de Incluyeme.com. En el camino de lograr la incorporación laboral de personas con discapacidad y la difusión de las mejores prácticas de inclusión y diversidad que realizan las empresas, lo primero fue hacer un relevamiento y entender el mercado. Advertimos que las empresas no estaban preparadas para contratar personas con alguna discapacidad, pero perfectamente empleables. Había que crear el espacio para que esto fuera posible, cuenta. Lanzaron el portal en 2013, y desde el sector de informática fueron expandiéndose a otros rubros, como seguridad o técnicos. Comenzaron a dar desde capacitación on line para los candidatos -que tampoco estaban preparados para enfrentar entrevistas o entornos laborales- hasta asesoramiento a empresas, hasta llegar a convertirse hoy en la mayor base de datos de personas con discapacidad en Chile, Argentina, México y Perú. Más de 1.400 personas consiguen trabajo por año a través de la plataforma; no buscábamos donaciones sino hacer sostenible nuestra operación y optamos por una política de reinversión total de las utilidades que generamos para cumplir con el impacto social. Queremos que el lucro sea un medio para llegar al fin que es ayudar a las compañías que tienen programas de inclusión laboral y a las personas con discapacidad que buscan un empleo, interactúen en un espacio online con el objetivo de que puedan conocerse mutuamente e iniciar una relación laboral, dice Marcolongo, que es uno de los finalistas del concurso Samsung Innova.

El concurso busca premiar la innovación, fomentar el progreso y generar impacto significativo en la sociedad y elegirá proyectos en categorías como Ciencia y Tecnología, Emprendimientos de Impacto Social o Ambiental y Cultura y Creatividad, y premiará con 200 mil pesos al ganador de cada categoría y con 200 mil pesos adicionales a quien se imponga entre los 3 ganadores. Según Cynthia Giolito, senior Manager de Ciudadanía Corporativa de la firma, la iniciativa surge del compromiso de ser una firma de tecnología innovadora que cree que la innovación y la tecnología son herramientas fundamentales para co-crear el futuro. Buscamos potenciar e impulsar a las personas a desafiar las barreras en sus respectivas disciplinas para generar un impacto significativo en la sociedad, explica.

El desafío de la salud

Veinte mujeres mueren por día en la Argentina por cáncer de mama. ¿El principal motivo? La falta de diagnóstico temprano. Cuando Guillermo Jorge Pepe lo supo, creyó que podría aportar la solución.

Así nació Mamotest, una red de telemamografía que permite a mujeres de todo el país acceder a un estudio para la detección temprana del cáncer de mama de manera remota y a través de internet, estén donde estén, dice Pepe. El objetivo es disminuir drásticamente las muertes por cáncer de mama democratizando el acceso al diagnóstico precoz, la manera más eficaz que existe hoy en día ya que el cáncer de mama, detectado a tiempo, permite que de 10 mujeres enfermas sobrevivan 9, explica. Falta de tecnología de última generación -75% de los mamógrafos son analógicos en el país, una tecnología casi obsoleta-, barreras culturales como la poca concientización acerca del problema por parte de las mujeres y de su entorno, escasa presencia de profesionales que pudiera hacer el diagnóstico preciso en el interior del país fueron algunas de las dificultades que se enfrentaron. Faltaba una solución integral, dice Pepe, que junto a médicos especialistas y actores locales, como municipios, desarrolló una red de telemamografía. Se instalaron mamógrafos digitales en distintas localidades del interior, cuyos estudios son analizados por el centro de diagnóstico del Hospital Italiano en Buenos Aires. Asociados a gobiernos locales y nacional, laboratorios, Caritas y el Instituto Nacional del Cáncer, entre otros actores, impulsaron la solución en Misiones, Corrientes, Chaco y Jujuy. Hoy llegamos a 40 mil mujeres por año; el año próximo, serán 200 mil, cuenta Pepe, cuyo emprendimiento es una iniciativa público-privada.

Del cielo al suelo

"Experimentando con drones, advertimos que existía una necesidad muy grande de incorporar al agro herramientas IT económicas y muy fáciles de usar", explica Leandro Sabignoso, quien junto a Leonardo Fernández y Nicolás Larrandart es uno de los socios fundadores de Auravant, un emprendimiento AgTech que consiste en una plataforma de procesamiento de imágenes satelitales. Enfocados en el mercado local de cultivos extensivos, un sector que dedica 40 millones de hectáreas a la producción de alimentos y conforma un negocio de 25 mil millones de dólares están comenzando su expansión a Europa, donde cuentan como inversor a Wayra España. Entre los inversores locales, productores agropecuarios de punta e inversores ángeles del mundo de la tecnología apostaron por ellos, junto a las aceleradoras Wayra Argentina y NXTP.labs. La herramienta permite a los agricultores tomar mejores decisiones a través del seguimiento de sus campos en forma satelital. "El productor se registra en forma gratuita, marca sus lotes y recibe información sobre sus cultivos: mediciones y alertas; también desarrollamos aplicaciones puntuales para fertilización y aplicación de herbicidas, que le permite al usuario ahorrar insumos y mejorar sus rindes", explica Sabignoso. Gratuita, la plataforma tiene un fuerte impacto medioambiental y social. "A partir de estas recomendaciones de fertilización y de herbicidas, se reduce drásticamente la cantidad de agroquímicos utilizados -50% para fertilizantes y hasta un 70% para herbicidas-, lo que permite hacer una aplicación eficiente, mejores rindes y maximizar la producción de alimentos", explica el emprendedor. Con dos meses en el mercado, ya registraron 100 usuarios y monitorean unas 90 mil hectáreas pero esperan superar el millón en 2018.

Quiénes emprenden

En cuanto al perfil del emprendedor de triple impacto, Arriola destaca la perseverancia, la proactividad y la energía, pero, sobre todo, la humildad. "No les importa tanto ser reconocidos; quieren que el problema a resolver se solucione. Tienen desapego de su ego; en ellos prima el espíritu colaborativo y valoran la asociatividad", explica.

Tanto las empresas como el Estado juegan un rol clave en este tipo de proyectos. "El Estado tiene la capacidad de generar un impacto que de otra manera no se alcanza y posee herramientas a un nivel que ninguna empresa u ONG podría tener", dice la especialista. Hoy, por ejemplo, se ofrecen mentorías, capacitaciones gratuitas y el aporte de financiamiento. "Faltaría acelerar los tiempos; por parte de las empresas, debieran abrir más el juego para dar lugar a que este tipo de emprendimientos surjan; cambiar el paradigma para entender que, en un modelo de colaboración, se crea otra lógica y todos ganan; entender el beneficio que hay en esto para ellas", explica Arriola. Precisamente el papel de las empresas es clave en el aliento que necesitan estos emprendimientos para despegar en el mercado: compras inclusivas, voluntariado o aportes de capital o mentoreo son algunas de las acciones que los benefician.