U$D

LUNES 21/01/2019
Dólar B.Nación
/
Merval
Riesgo País
690 / 0.15

Una de cal y una de arena: optimismo y reclamos en la construcción

La expectativa motoriza a los actores del sector quienes advierten una escasez de insumos y una potencial burbuja de precios. El crédito a desarrolladores con tasa accesible, lo pedido en la Expo Real State.

En el panel se analizaron el debe y el haber de la construcción

En el panel se analizaron el debe y el haber de la construcción

Cambio de paradigma", "expectativas positivas", "optimismo" y que "es un antes y un después" fueron algunas de las frases más utilizadas por los principales referentes de la Construcción para describir el clima actual. Sin embargo, también hubo pase de facturas sobre las cuestiones pendientes, en el panel interdisciplinario que analizó el negocio en la Expo Real Estate 2017.

"Se está dejando de hacer viviendas solo para inversores" y se "replanteó la obra pública con nuevas formas de participación público-privada", incentivó la charla el moderador Gervasio Ruíz de Gopegui, gerente Administrativo de Desarrollos Urbanísticos del Banco Hipotecario.

Ricardo Delgado, subsecretario de Coordinación de Obra Pública Federal, confirmó alr especto: "Este es un sector clave para la economía argentina". El hoy funcionario destacó que, desde que el Banco Central decidió crear la UVA, "se triplicó el stock de crédito hipotecario y hay casi $ 30.000 millones", de los cuales el 70% está denominado en esa unidad de valor.

Además, remarcó que ocho provincias ya redujeron o llevaron a cero la alícuota del impuesto a los Ingresos Brutos para los tomadores de créditos hipotecarios. Pero, también apeló al compromiso del sector privado en potenciar la reactivación con nuevos proyectos.

En tanto, por la Cámara Empresaria de Desarrolladores Urbanos habló su presidente, Raúl Sáenz Valiente, que si bien destacó la actitud de apertura al diálogo del Gobierno y la creación de la UVA, apuntó que el cambio de condiciones del mercado "no es todo lo dinámico que se hubiese querido".

El empresario prevé que el costo de la construcción "se irá revirtiendo con la cadena de valor a lograr". No obstante, también advirtió que "faltan regular algunas cosas y seguir discutiendo con los bancos", de modo que el crédito para los desarrolladores sea "a tasas aptas para la construcción". Para 2018, proyectó que habrá "fondos genuinos que están llegando al país para invertir", aunque consideró que "todavía falta" porque el clima "político siempre asusta".

A su turno, Gustavo Weiss, presidente de la Cámara Argentina de la Construcción, auguró que la llegada del crédito hipotecario en UVA "es un antes y un después en el desarrollo de la vivienda en la Argentina". Pero, remarcó que algunas constructoras "tendrán necesariamente que reconvertirse para transformarse en desarrolladoras" y participar de las obras público-privadas del plan nacional de viviendas.

Además, opinó que "hay que olvidarse de hablar en dólares en esta industria", dado que los insumos de la vivienda en la Argentina son nacionales y se pagan en pesos.

La pata débil

Desde el Gobierno asistió Marcelo Busellini, director nacional de Nuevos Desarrollos de Vivienda, que pidió el compromiso de los desarrolladores porque "se necesita generar mayor oferta de vivienda", dado que "se lanzaron 90.000 subsidios a la demanda, a través de los créditos Procrear. Estos son beneficiarios que en breve estarán buscando casas. Hoy, se están volcando al usado pero, en algún momento, se terminarán y falta generar oferta para los sectores medios". A su vez, anunció que, en el marco del programa público-privado de la Secretaría de Vivienda, se adjudicaron "alrededor de unas 3.000 viviendas, que se comenzarán a construir en el último trimestre del año".

Jorge Pellegrini, representando a la Uocra, sostuvo que tienen "buenas expectativas", ya que la cantidad de trabajadores registrados arroja "una cifra muy buena" (408.500 puestos en junio, 12% más que en igual mes del año pasado) aunque recordó que "aún faltan cuatro o cinco puntos para llegar a los números de 2015" y que el récord corresponde a 2011, con 440.000 trabajadores inscriptos.

"Si se dan algunas de todas las cosas que se dicen, se recuperará un número importante de trabajadores", auguró Pellegrini, quien también lamentó que todavía exista "mucha subcontratación, salarios en gris (cuando se paga una parte en negro y otra en blanco) y el dibujo de recibos; se debe transparentar mucho más la relación laboral y mejorar las condiciones". Su conclusión final: es el momento indicado para "dar un salto cualitativo en este sector".

Por su parte, Issel Kiperszmid, presidente de la desarrolladora Dypsa, destacó que fomentar la actividad de la construcción tendrá un "efecto multiplicador", dado que el "90% de la creación de valor queda en el país porque el grueso de los insumos son locales", además de brindar fuentes de trabajo para "los sectores más carenciados".

El próximo año

Para Kiperszmid, hay dos medidas "importantísimas e indispensables" a resolver durante 2018: una reforma impositiva integral y consensuada dado que "cerca del 60% del precio final de una vivienda corresponde a carga tributaria y eso hay que corregirlo", y la reforma a la Ley del Mercado de Capitales porque "no se le puede estar pidiendo a los bancos -que están fondeados a menos de 30 días- que den créditos a 30 años sin tener la posibilidad de descargar esas operaciones".

También confirmó el compromiso de las cámaras empresarias de iniciar nuevos proyectos porque es "la única forma de que no se produzca una burbuja en el mercado de usados". Pero, agregó, que para ello "es indispensable que los bancos apliquen en forma eficiente el financiamiento intermedio". El titular de Dypsa señaló que "es el comienzo de un ciclo prolongado y ascendente", y destacó "la responsabilidad de hacer mucho más eficientes los procesos para que las viviendas lleguen un precio más competitivo".

Mientras tanto, Weiss contó que empezaron a notar problemas con la producción de insumos básicos -como el asfalto y el hormigón elaborado- por el incremento de la obra pública. "Cuando todo esté en plena ejecución, sin ningún lugar a dudas habrá que aumentar drásticamente el proceso de fabricación de los insumos de todo tipo".

Kipperszmid confirmó que este es un problema "serio" y advirtió que cuando se inicie la construcción de las dos represas de Santa Cruz (Presidente Néstor Kirchner y Gobernador Jorge Cepernic) y la nueva central nuclear que está en proyecto, "la demanda que solo eso generaría equivale prácticamente a toda la capacidad instalada de las empresas". Ante este panorama, Delgado quiso llevar tranquilidad y afirmó que "existen avanzadas negociaciones para obtener financiamiento que permita ampliar la producción de ese tipo de insumos".

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés