Cómo seguir operando en tiempos de emergencia

Las medidas lanzadas por el Gobierno para tratar de contener la propagación del coronavirus impulsaron a las pequeñas y medianas firmas argentinas a adoptar el trabajo remoto. De qué modo implementarlo.

Cómo seguir operando en tiempos de emergencia

Mucho parece haber cambiado el mundo de un mes a esta parte. Fronteras cerradas, turismo cancelado y actividades suspendidas son algunas de las acciones que se están llevando adelante en la Argentina para tratar de contener la propagación del coronavirus, declarado pandemia por la Organización Mundial de la Salud. Frente a los constantes cambios en las reglas de juego y la necesidad de evitar la expansión de la enfermedad, las pymes deben adoptar iniciativas que les permitan seguir operando.

"Es clave constituir un comité de crisis con profesionales que estén alineados con los valores de la compañía y que estén en proximidad con los eventos, además de dotarlos de flexibilidad para avanzar, bajo criterios claros de oportunidad y razonabilidad", sostiene Santiago Bianco, socio de la consultora en Recursos Humanos Kyo HR Strategy.

El proceso de toma decisiones y ejecución debe ser rápido y evolutivo. No admite los estándares de información de detalle, de burocracia formal ni los niveles de revisión o autorización con que se operan en los tiempos de normalidad, agrega el especialista.

Hasta antes de que se desencadenara la pandemia, el 44% de las empresas, a nivel global, no permitía el trabajo remoto, de acuerdo a Practia. Sin embargo, hoy el home office puede ser una solución, en la medida que la naturaleza de las actividades de cada empleado lo haga posible. Esta modalidad ya era parte de las políticas de Onceloops, productora especializada en la creación de contenidos creativos con foco en el género infantojuvenil y musical, con operaciones en Buenos Aires y en Miami. "En estos casos de aislamiento, el teletrabajo pasa a ser la mejor opción. Son dos semanas 100% remotas para todos los segmentos", comparte Nicolás Mellino, director Asociado.

"Las reuniones ya pautadas, las entrevistas y capacitaciones en curso, así como cualquier actividad presencial, las haremos a distancia. Todos los colaboradores trabajarán desde sus casas. Para nosotros es muy habitual el trabajo remoto, solo que ahora lo implementamos para todo el equipo en la Argentina, Brasil y México", agrega Lucía Petrelli, People Operations Specialist en Tiendanube, firma que integra productos, pagos y envíos con diferentes canales de ventas como Facebook, Instagram, marketplaces y tiendas físicas, y que emplea a 200 personas.

En este caso, la pandemia no frena las ansias de crecimiento ni de contratación de personal. "Dado que estamos en períodos de hiring, normalmente, como parte de las políticas de inducción, la persona trabajaba un mes completo de manera presencial en las oficinas. Ahora, solo contemplaremos el primer día presencial para que puedan contar con sus herramientas de trabajo y conocer a su manager, y luego continuar de forma remota", agrega Petrelli.

También desde Bäcker & Partners, compañía especializada en management y reclutamiento de ejecutivos, adoptaron el trabajo a distancia y las entrevistas online. "Estamos haciendo cada vez más entrevistas de búsquedas de ejecutivos por Skype, Zoom o WhatsApp. Es socialmente aceptado y el método funciona perfectamente. Es posible que, cuando todo esto pase, vayan a ser muy aceptadas las videoentrevistas en lugar de las personales", vislumbra Ricardo Bäcker, al frente de la firma.

También para la agencia de publicidad Gut, que opera en Buenos Aires, San Pablo y Miami, el home office marcará la dirección. "Por las próximas dos semanas todos trabajaremos desde nuestras casas. Es lo que permite que el trabajo no se vea en peligro, ya que un contagio en una firma de 35 personas significaría parar toda la empresa", comparte Gastón Bigio, fundador de la agencia trabaja para clientes como Notco, MercadoLibre, Coca-Cola y BigBox. ¿Cómo lo hace? "Hay grupos de WhatsApp por cada cuenta y las reuniones internas y con clientes se harán por Hangouts", añade.

GENERAR CERCANÍA

Para las pymes que no tienen teletrabajo adoptado, la coyuntura abre la oportunidad para probar algo nuevo. "Hay que poner foco en cómo articulamos el trabajo digital de nuestros colaboradores y cómo generamos cercanía. Responsables de equipos deben contactarse con su gente, ver cómo están resolviendo problemas y fijar metas, cerrando el día con una conversación", recomienda Paula Molinari, presidente y fundadora de Grupo Whalecom.

En línea, home office para todos los colaboradores desde el 13 de marzo y hasta nuevo aviso fue la decisión que tomaron desde la consultora High Flow. "Lo implementaremos de manera espontánea, encontrando soluciones junto a los stakeholders, priorizando el compromiso con la sociedad", comparte su director, Mauro L'Estrange, y agrega que todo tipo de reuniones que deban realizarse serán a través de videoconferencia. "En caso de necesitar que una reunión sea presencial, vamos a aplicar un protocolo en el cual se firme una DD.JJ. que obligue a declarar a cada persona si fue sujeto de riesgo, para tomar las medidas correspondientes".

Desde el momento en que la enfermedad comenzó a avanzar en la Argentina, Promociones Aéreas, la firma fundada en 2017 que factura $ 18 millones al año, optó por extremar las medidas de seguridad e higiene. Y, desde hace unos días, agregó el trabajo remoto, comparte Matías Mute, al frente de un equipo de ocho personas. Para cuando pase la tormenta, el emprendedor espera seguir ampliando el servicio a viajeros y agilizar los procesos de búsqueda de ofertas.

NO ES PARA TODOS

A diferencia de lo que ocurría antes, las pymes tienen acceso a mucha información y adoptan rápidamente las mismas medidas que las grandes empresas. Para las que ofrecen servicios, pasar a home office es más sencillo. El tema es qué hacen las pymes del sector productivo, o aquellas que no pueden digitalizar todas las áreas. "Extreman los cuidados de higiene; se ocupan de que haya menos gente en los lugares de trabajo, dividen al personal en dos grupos; forman a la gente para que también se cuide en sus casas", enumera Molinari.

Cerrar la planta entre el 23 y el 27 de marzo fue una de las acciones que decidió llevar adelante Bersa, fabricante de armamento que exporta el 70% de su producción a través de una red de 25 distribuidores, además de limitar reuniones y asistencia a eventos con más de 25 personas. "La fábrica requiere de la presencia física de los colaboradores. Extremamos el control y los equipos administrativos no operativos harán teletrabajo", comenta Manuel Pizarro, gerente Comercial de la compañía que emplea a 140 personas, factura $ 700 millones al año y fue elegida por licitación para abastecer a la Prefectura Naval Argentina en un contrato que supera los $ 15 millones.

Para las empresas que no puedan implementar el home office, Bianco propone reordenar los turnos para descongestionar la circulación y concentración de colaboradores, reducir las actividades recreativas, de formación y sociales, así como disminuir el número de asistentes al comedor en horarios de almuerzo y evaluar la densidad de viajeros en charters.

Fernando Martínez, presidente de Tecnoperfiles, fabricante de perfiles de PVC para aberturas de media y alta prestación con oficinas en Brasil, Chile y México, decidió tomar precauciones apenas el tema del coronavirus empezó a difundirse. "Previo a las últimas reglamentaciones sobre ingresos y egresos al país, decidimos no viajar a Fensterbau Frontale, la exposición alemana dedicada a cerramientos y fachadas. También suspendimos los viajes comerciales que teníamos previstos para los próximos meses. Pospusimos unas capacitaciones técnicas que teníamos planificadas en nuestra planta de producción".

La empresa, que emplea a 180 personas y factura $ 800 millones al año, cuenta con un asesor en Seguridad e Higiene. "Reforzamos las medidas de higiene en las oficinas, planta y centro de distribución. Y hace años que ofrecemos a todos los empleados la posibilidad de darse la vacuna antigripal en forma gratuita", agrega Martínez.

La vacuna antigripal fue también provista al personal del centro Vacunar, que, en cuanto se dieron a conocer los primeros casos del coronavirus en China, decidió tomar medidas para fomentar la prevención: "Información desde el Comité Científico de la Fundación Vacunar, difusión a los pacientes sobre concientización, colocación de cartelería con recomendaciones, se reforzó la colocación de distribuidores de alcohol en gel en las sucursales y en la sede central, se reforzó el mantenimiento de expendedores de jabón en los baños, se brinda la posibilidad de vacunación a domicilio para evitar la concentración de pacientes y se lanzó una campaña con información en redes sociales", detalla Romina Gigliotti, presidente de Vacunar, que emplea a 190 personas, de las cuales, 35 ingresaron durante la campaña contra la gripe. "Se espera que ingresen más empleados en las próximas semanas", agrega Gigliotti, al frente de este centro con 21 sucursales que factura $ 1500 millones al año.

Es clave, y sobre todo en pymes, el rol e intervención directa del área de RR.HH. La proximidad -no física- con la gente es determinante. "Acercarse de una forma u otra a los distintos sectores de la empresa con checkpoints de repaso de los puntos importantes puede ser una de las acciones sugeridas", recomienda Patricio Navarro Pizzurno, gerente General de Cia de Talentos.

Desde Sui Color, la red de venta de pinturas y revestimientos fundada en 2013, buscaron transmitir un lineamiento claro, con contención y comunicación fluida. "Todos los miembros de la red tuvimos la semana pasada una charla en la que se instruyó acerca de las medidas, siguiendo el protocolo indicado por el Ministerio de Salud", comenta Guillermo Ortega, uno de los gerentes de la firma que factura $ 100 millones.

Los locales y las oficinas fueron equipados con alcohol en gel. "Estamos chequeando de forma permanente que los baños tengan jabón líquido, cambiamos las toallas de tela por las de papel y se instruyó a los vendedores para que no saluden con besos ni abrazos", comparte Ortega, y adelanta que, una vez superada la situación de emergencia sanitaria, Sui Color analiza desembolsar $ 200.000 para optimizar su sistema de e-commerce.

"Con una correcta política de comunicación interna, el mejor indicador de éxito será un cambio mínimo en el clima de trabajo cotidiano. Las características de la pandemia nos llevan a acelerar o implementar decisiones y formatos favorecedores; el teletrabajo, el uso responsable y eficiente de las reuniones y la correcta higiene de nuestros puestos de trabajo y elementos. Hábitos de por sí saludables que en esta ocasión podemos profundizar y evangelizar con más fuerza", concluye Navarro Pizzurno.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar