Cómo pueden hacer las pymes para lidiar con el cepo y el impuesto a la compra de dólares

Cómo pueden hacer las pymes para lidiar con el cepo y el impuesto a la compra de dólares

Desde que el BCRA instaló un nuevo cepo cambiario a fines de octubre, con un límite de compra de u$s 200 por mes, y las nuevas medidas de la administración Fernández, entre ellas, el impuesto PAIS, las empresas tuvieron que reinventarse .

Para Tomás Aberastain, asesor financiero de pymes y coordinador de grupos de empresarios en Vistage, el límite de acceso al dólar es reflejo de la caída en la demanda de pesos, lo que aumenta su velocidad de circulación. Tiene igual efecto que una emisión monetaria.

El consultor explica que las empresas necesitan dólares para importar, transferir dividendos al exterior y atesorar. "Sin embargo, hoy atesorar en dólares no es una opción, no hay mercado para eso", aclara. Ante esta imposibilidad, una tendencia que se observa es la de mantener un stock de insumos dolarizados, y así, desprenderse de los pesos.

Otra opción, por la que optó la start-up RockingData -dedicada a brindar servicios de Big Data, Inteligencia Artificial y Data Science- es transformar el ahorro en inversión. La empresa incorporó a un data engineer para generar modelos de análisis de datos más eficientes y automatizados. Su CEO, Fredi Vivas, cuenta que el cepo genera un incentivo a la inversión. "La única manera de crecer es invirtiendo en el desarrollo inteligente de la empresa", sostiene.

Por otro lado, aquellas pymes que tienen que comprar insumos en el exterior o tienen costos dolarizados, también deben readaptarse frente a una nueva condición: el impuesto del 30% sobre la compra de bienes y servicios en dólares.

En el caso de RockingData, esta contrata servicios dolarizados de Google y Amazon para el procesamiento de datos. En lugar de instalar data centers con equipos costosos y de gran tamaño recurre a otras herramientas disponibles en la nube de estas compañías. "Estos servicios son contratados con una tarjeta de crédito corporativa a los que se les debe aplicar el impuesto del 30%, lo que implica un aumento significativo de los costos", explica Vivas.

Tomás Chernoff, CEO de Che3D, una empresa de diseño y fabricación de productos plásticos, que también ensambla y distribuye en la Argentina impresoras 3D fabricadas en China, da cuenta de otras complejidades a la hora de importar. "Antes (de las restricciones) algunas importaciones menores las pagábamos directamente con tarjeta de crédito y se traían por el régimen courrier", dice. Sin embargo, la reciente elevación del costo de esa operación hace que su empresa ahora tenga que generar despachos- un proceso que involucra despachante de aduanas, certificaciones e impuestos- e impide la transacción directa con el proveedor. En su lugar, debe presentar obligatoriamente la factura a su banco y llenar varios formularios por los cuales la entidad controla que no se estén girando divisas al exterior. "En ese papelerío que puede tardar hasta 3 días".

Chernoff es, además, cofundador de Peek Studios, la primera emisora de eSports de forma profesional en el país. La empresa tiene relaciones con marcas y equipos de afuera que los contratan, entre otras cosas, para alquilar las salas donde tienen computadoras especiales para jugar eSports, publicitar el contenido que generan u organizar torneos. Para cobrar estos servicios, Peek Studios atraviesa dificultades. En primer lugar, el banco retiene las divisas y las liquida al dólar oficial de comprador. Además, enfatiza el empresario "tenemos un cobro que estamos hace más de 2 meses insistiendo para que lo liberen".

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar