Aplicaciones móviles, el aliado para vender con delivery

Durante la pandemia de coronavirus, que llevó a que muchos locales debieran cerrar sus puertas, las pymes gastronómicas encontraron un aliado en las aplicaciones móviles para seguir vendiendo.

Aplicaciones móviles, el aliado para vender con delivery

Una gran cantidad de comercios tuvieron que cerrar durante el aislamiento social, preventivo y obligatorio anunciado hace más de 40 días, pero muchos otros aumentaron sus promedios de facturación durante este lapso gracias al boom del delivery.


El jueves 19 de marzo el presidente de la Nación, Alberto Fernández, anunció el aislamiento social, preventivo y obligatorio para todo el territorio argentino por la presencia del covid-19, hecho que obligó a varios rubros y comercios a cerrar las puertas. Sin embargo, con el correr de los días y la flexibilización de apertura de distintos rubros, hubo comercios que “no dan abasto” con la cantidad de pedidos.


Bilbo Café es una cafetería ubicada en Villa Crespo que, tras el Decreto 297/2020, aún no pudo abrir su negocio al público en general pero que al incorporarse al sistema de plataformas móviles logró que las personas “desayunen con los granos de café que se utilizan en el local o merienden con cualquier producto del menú”. 


Leandro Rivello es el dueño de Jiro Sushi, un negocio que vende sushi de elaboración propia y que brinda servicio de delivery y de take away en sus locales. “Hay días que trabajamos mejor que cuando no estaba la cuarentena”, aseguró el comerciante y esto se debió a la inversión en publicidad en las plataformas móviles de delivery y las campañas en redes sociales.

Tuvimos que cambiar el enfoque de la marca y nos ocupamos de que los ánimos de todos se concentren en un solo punto”.


Por su parte, la firma de helados Créme Riche, a cargo de Sebastián Valsecchi, coincidió con el punto a favor de las aplicaciones móviles ya que “la venta por aplicación aumentó muchísimo, duplicó la facturación”  y explicó que “si bien es una venta con menor margen, pero es con la mitad de horas trabajadas y la mitad del personal, que rota para cumplir con los requerimientos de seguridad”.


“No teníamos las aplicaciones, solo teníamos take away. Sin embargo, cuando salió el decreto de la cuarentena obligatoria nos vimos obligados a cambiar y a girar rápidamente, y nos encontramos sorprendentemente con un buen volumen de venta”,  ratificaron desde la firma Big Pizza, un emprendimiento que tiene menos de un año en el mercado.


Todos los comercios coincidieron en que a pesar de las elevadas comisiones de algunas aplicaciones, los negocios pudieron encontrar un modo de venta que permita facturar y al mismo tiempo brindar un servicio a la comunidad que respeta el aislamiento.  Finalmente manifestaron su preocupación por la situación pero todos afirmaron que “lo importante es poder seguir trabajando para que nadie quede sin trabajo”.  

Shopping