La ley de teletrabajo tiene aspectos contraproducentes

La especialista en teletrabajo de Idea Pyme, Edith Pecci, dice que esta modalidad de trabajo llegó para quedarse y es muy necesario regularlo, pero llama la atención de algunos problemas que podrían surgir  

La ley de teletrabajo tiene aspectos contraproducentes

Es muy difícil encontrarle algún lado amable a esta pandemia, pero es histórico de que cada crisis genera enseñanzas y modifica conductas. Una consecuencia positiva es la adopción masiva del teletrabajo, que aunque ya venía creciendo entre las empresas argentinas, con la llegada de la cuarentena obligatoria provocó una verdadera revolución y un aprendizaje acelerado para muchas de ellas.

Edith Pecci es CEO de HR Strategy y desde su rol de especialista en teletrabajo de Idea Pyme ofrece su visión sobre el tema y sobre el proyecto de regulación que en el Congreso de la Nación ya tiene media sanción.

El teletrabajo vino para quedarse”, señala y piensa que si hay algo bueno que sacar de esta pandemia es que “haya acelerado su difusión”.

“Hay muchos CEOS de empresas que antes no lo valoraban y hoy lo aplauden. El teletrabajo mejora mucho los niveles de productividad, porque el descanso ayuda y muchas veces no se toma en cuenta el stress que genera el viaje, por ejemplo y va a permitir una reducción de espacios de trabajo que muchas empresas lo verán como ahorro de costos. Es muy difícil verle contras a un sistema de teletrabajo si está bien implementado”, plantea.

Desde la red Idea Pyme comenzaron a trabajar este tema desde el mismo comienzo del aislamiento preventivo y obligatorio y recogieron muchas inquietudes respecto de las diferentes situaciones que se presentaban en el camino.

“La realidad es que las empresas pymes no estábamos tan preparadas para el teletrabajo cómo le puede pasar a las empresas grandes ya habituadas al ‘homeoffice’. Muchas pymes hacían algún acuerdo puntual con algún empleado, pero no había una política general al respecto”, cuenta Pecci y por eso celebra el tratamiento legislativo de una norma que regule esta forma de trabajo.

Sin embargo, advierte algunos problemas que pueden surgir si la ley que se trata en el Congreso no toma en cuenta algunos aspectos clave.

“La verdad es que muchos puntos de la ley podrían jugar en contra a la hora de implementar el teletrabajo para las pymes”, dice la especialista.

Los puntos en cuestión son la potestad del empleado de reclamar el lugar físico de trabajo si no desea seguir en la modalidad teletrabajo, el derecho a la desconexión digital y las licencias especiales a las madres recientes.

El tratamiento de estos tres temas, señala Pecci, son muy avances muy importantes y coincide en líneas generales que se tomen en cuenta. “Los empleados deben poder volver a su lugar de trabajo si lo necesitan”, dice y también es clave que los trabajadores puedan desconectarse “ya que muchas veces, incluso ellos mismos, violan los horarios preestablecidos y se cargan de trabajo”.

Pero hay que tener la suficiente flexibilidad para que no se desvirtúe la ley y que finalmente los empleadores tomen la decisión de terminar con el teletrabajo por los riesgos que le genera.

“Por ejemplo, si una pyme implementa un sistema de concurrencia de sólo dos o tres veces a la semana, con un esquema de rotación, y eso me permite reducir el espacio de trabajo y mejorar los costos, pero un día los empleados deciden volver a la oficina sea por problemas familares, personales o de otra índole, se generaría un problema”, dice Pecci.

“Otro punto que vi como controversial tiene que ver con el derecho a la desconexión digital, que es un punto buenísimo desde el punto de vista del derecho al trabajador, pero tal como está redactado el artículo impide cualquier excepción. ¿Qué pasa cuando se trabaja en un esquema de flexibilidad horaria por necesidad como cuando un colaborador se conecta a la tarde y otro se conectó a la mañana? ¿Qué pasa con equipos que trabajan brindando servicios a otros países? ¿O en los casos en que se trabaja en un esquema de productividad y no con horario laboral? Atarse a la idea de un horario fijo también, en algún aspecto, es un retroceso”, plantea la especialista de Idea Pyme

Pecci también llama la atención al tema de los cuidados parentales. La nueva legislación tiene en cuenta los problemas que se produce cuando hay niños chicos en casa. Pero no el peso no puede recaer sólo en las mujeres. “Porque lo que puede suceder es que la mamá se queda en casa para estar más cerca de los hijos y finalmente pierda oportunidades de trabajo. Lo ideal es que el derecho para los padres también”.

“Creo que a la ley le falta una mirada un poco más amplia, con enfoques más diversos, como la ambiental, que tiene en cuenta bajar la huella de carbono al reducir el transporte urbano, y poner de relieve otros beneficios que genera el teletrabajo, como la mejora de los problemas habitacionales para muchas personas, que podrían cumplir con su trabajo aun viviendo en zonas muy alejadas, más económicas y más tranquilas”, concluye.