Agrotech: una app para simplificar el riego

Tres emprendedores cordobeses diseñaron una plataforma para el sector agropecuario. Hoy, facturan u$s 250.000 al año.

La empresa, radicada en la provincia de Córdoba, provee una plataforma que recomienda el riego óptimo para cada cultivo

La empresa, radicada en la provincia de Córdoba, provee una plataforma que recomienda el riego óptimo para cada cultivo

Simplificar el manejo del riego en agricultura extensiva, mejorando la ecuación económica para el productor y reduciendo el impacto ambiental, es la misión de Kilimo. El emprendimiento fue creado en 2014 por dos ingenieros en computación, Juan Carlos Abdala y Jairo Trad, y un ingeniero agrónomo, Rodrigo Tissera. Los socios, de alrededor de 30 años, comenzaron su negocio pensando en las oportunidades que podía brindar la tecnología al agro.

La empresa, radicada en la provincia de Córdoba, provee una plataforma que recomienda el riego óptimo para cada cultivo, mejorando los rendimientos en un 30% y la eficiencia del uso del agua en un 70%. La herramienta se nutre de información satelital y climática.

En el último año, Kilimo incrementó 100 veces su facturación, pero durante los primeros años no fue tan sencillo. “Cuando comenzamos, recién veníamos de terminar con un emprendimiento, también relacionado con el agro. Queríamos seguir en el mismo sector, a pesar de las dificultades que trajo la experiencia anterior. Previo a Kilimo, desarrollamos herramientas tecnológicas, que nos costaba mucho vender. Sobrevivimos durante un tiempo con ese proyecto y finalmente decidimos avanzar con otra cosa”, cuenta uno de los socios fundadores Jairo Trad.

A pesar de las primeras frustraciones, los socios decidieron apostar nuevamente al desarrollo tecnológico en el sector agropecuario porque intuían que finalmente llegarían los frutos. En línea, Trad desarrolla: "Emprendemos en agro porque nos parece que aún existe un gran espacio sin ocupar. Cuando eso pasa, las oportunidades se vuelven infinitas. Veíamos que este era un mercado donde había un diferencial para agregar tecnología. Si bien el sector no parecía llamativo o sexy en ese momento, nos dieron ganas de explorarlo porque creíamos que había mucho para aprender”.

Socios de Kilimo

Y agrega: “Además, consideramos que el agro es lo que los argentinos sabemos hacer mejor, es nuestra industria, y nos parece muy valioso poder atrapar y sistematizar ese conocimiento increíble que tienen los productores argentinos, nuestros clientes y amigos, para poder exportarlo al mundo. Suele prevalecer una idea sobre el sector como rudimentario, pero en realidad es muy tecnológico”.

El big data como servicio

Los socios reconocen que uno de los primeros desafíos para la empresa fue incentivar al sector a adoptar tecnología de la información. “El agro suele adquirir maquinaria y tecnología de proceso. Nosotros nos acercamos con una tecnología diferente que trae muchas oportunidades”, comenta Trad. 

La aplicación móvil cuenta a diario a los productores cuánta agua necesita su campo, con tecnología de big data. Con ello han logrado un ahorro de 8 millones de litros diarios.

Al principio, no contaban con fondos propios para invertir. Comenzaron a desarrollar la idea, mientras realizaban otros trabajos de manera freelance y luego, recibieron u$s 165.000 de una ronda de inversión. 
Durante los primeros seis meses, los emprendedores recorrieron todo el país en una camioneta y entrevistaron a los productores para conocer mejor las necesidades de los clientes. Los buscaban en eventos o los contactaban a través de conocidos. Como resultado de las diferentes charlas, en 20 días definieron el producto que iban a ofrecerles.

Según Trad, es esencial hablar con el cliente. “No hay iluminados en el ecosistema emprendedor, hay gente que sabe leer las necesidades del mercado”, destaca.
Entre los aprendizajes que adquirieron con Kilimo, los socios remarcan la importancia del equipo humano. "No hay emprendimiento sin equipo. Hablamos entre nosotros todas las semanas aunque estemos en diferentes países”, señala Trad.

Hasta 2017, el plantel estuvo formado solamente por los tres socios. En los últimos ocho meses, se contrataron 10 empleados en tres países: Argentina, Chile y Estados Unidos. En los próximos meses van a contratar a cinco personas más.

Este año, Kilimo desembarcó en los Estados Unidos. Se trabajó mucho durante el verano de allá, es decir, mayo, junio y julio. Ahora están estableciendo una base y ampliando el equipo que va a estar instalado allá. “El área cultivada bajo riego es 20 o 30 veces más grande que en la Argentina. Y hay una preocupación muy grande entre los productores por hacer más eficiente el uso del agua”, explica Trad.

Las expectativas para 2018 son quintuplicar la facturación y consolidarse en los Estados Unidos. “Hoy, estamos fortaleciendo el producto en el mercado. Kilimo monitorea 25.000 hectáreas de las 600.000 que hay bajo riego en la Argentina. Tenemos clientes que están hace tres años con nosotros. Por lo tanto, contamos con un 95% de retención. El productor que alguna vez nos eligió no quiere dejar de usar la herramienta porque le agrega un valor diferencial. El costo económico es pequeño comparado con lo que ganan y el retorno de inversión es muy alto. Tratamos de que cierre por todos lados y el cliente siga con nosotros”, relata el ingeniero.

En relación a los logros, Trad asegura que se consolidaron apoyos sólidos y los clientes confían en la herramienta. Dice que los productores no dudan en seguir comprando el software de manera consistente durante varios años.

Desembarco en los Estados Unidos

Empezar con las operaciones en los Estados Unidos fue un logro muy grande para Kilimo. Este año, Jairo Trad compró un pasaje y fue a probar el sistema con un productor de Memphis, en el estado de Tennessee, que conoció por intermedio de amigos. Actualmente, se están monitoreando 1000 hectáreas de cuatro productores de Tennessee y Arkansas. Los próximos pasos son ampliar el equipo que va a trabajar para hacer crecer el emprendimiento fuera de la Argentina. La importancia de este nuevo desafío tiene que ver con que los Estados Unidos representa el mercado más importante en agricultura extensiva bajo riego. 

Por otro lado, este año, los tres emprendedores también saltaron a otro país latinoamericano. El mercado chileno también representa un desafío. La intención es que los productores del país vecino incorporen esta nueva tecnología en sus campos.

Ficha técnica

Inicio: 2014.

Facturación anual: u$s 250.000. 

Socios: 3.

Empleados: 10.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar