U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Faena bovina creció en 2017, pero quedó lejos de la media de la década de 2000

Fue el mejor año desde el 2013, con una mejora del 7% respecto al 2016, aunque sigue abajo de los registros de 10 años atrás. El consumo per capita también creció

El consumo per capita de carnes bovinas cerró en 58 kg

El consumo per capita de carnes bovinas cerró en 58 kg

En lo que fue el mejor ciclo desde 2013, el año pasado cerró con un total de 12,6 millones de bovinos enviados a faena por parte de los frigoríficos. Esto significó un 7% más que el volumen sacrificado en todo 2016, a pesar de que el nivel continúa estando lejos del promedio de la década del 2000.

Durante esos años, entre 2000 y 2010, la industria mantenía un volumen de 13 millones de cabezas, en promedio, específicamente un 12% más que el registro de 2017. Así lo evidenciaron los números que presentó ayer el Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas (ABC), con los datos finales del año.

La mayor faena estuvo también acompañada por el crecimiento del consumo interno. El promedio por habitante de carnes bovinas concluyó en 58 kg, unos 2 kg por encima del correspondiente a 2016. "En los últimos meses, el consumo osciló en torno de los 60 kg por habitante/año", apuntó Mario Ravettino, Presidente de ABC, que también destacó que las exportaciones también cerraron el año en alza: a noviembre de 2017 fueron un 32% superior a las de igual lapso del año precedente.

El peso de faena se mantuvo estable en relación al 2016, con 226 kilos por animal. Según la Cámara de la Industria de Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (Ciccra) la producción de carne medida en toneladas res con hueso prácticamente copió el alza interanual de la faena, al ubicarse en 2,8 millones de toneladas, un 7,7% más que las 2,6 millones del ejercicio previo.

El análisis sostiene que la oferta total sigue acusando una creciente dependencia de las hembras: la proporción en el total sacrificado volvió a estar en el orden del 45%, como consecuencia de una mayor contribución de hembras jóvenes (terneras y vaquillonas). "Este comportamiento pone en evidencia un menor impulso en el proceso de recomposición del plantel reproductor, y por ende, las existencias de bovinos", afirmó Ravettino.

Pero quizás el dato más alentador, más allá del crecimiento general de la industria, es el buen rendimiento que se registró en los últimos meses del año. Para Ciccra, el último trimestre fue el mejor de los últimos ocho cuartos trimestres para la industria frigorífica. En total, se faenaron 3,33 millones de cabezas, es decir un 8,2% más que en igual trimestre de 2016. Para ABC, en ese período la faena promedió 1,1 millones de cabezas mensuales, el número más elevado desde 2009.

Ravettino expresó que "es indudablemente una mejora respecto de lo magros volúmenes sacrificados en los cuatro años precedentes, aunque sólo alcanza a equiparar el alcanzado en 2013 y dista de demostrar un genuino crecimiento sectorial", sostuvo.

Días atrás, una investigación de CREA pronosticó que para el año que corre las exportaciones de carne vacuna mantendrán una tendencia positiva, ya que se espera que los envíos nacionales crezcan un 16% respecto al 2017. El estudio previó un volumen de 350.000 toneladas equivalentes carcasa, impulsada por la tracción china y de la Unión Europea. En el caso chino, se espera que en 2018 la Argentina pueda colocar alrededor de 30.000 toneladas más de carne y sumar protocolos para exportar carne enfriada sin hueso.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar