U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Clima laboral y el dilema del calor

Cuatro de cada 10 trabajadores aseguran que el ambiente en la oficina empeora y hay problemas de convivencia en época veraniega. Los temas de discusión más frecuentes.

Clima laboral y el dilema del calor

A consecuencia del calor, transporte, mayor irritabilidad y el aire acondicionado, el clima laboral en temporada de verano es peor.

Al consultar cuáles son los aspectos que generan mayores discusiones en el trabajo, Pablo Liotti, gerente de Marketing y Comunicación del Grupo Adecco para la Argentina & Uruguay, destaca que la mayoría (el 52%) tiene problemas con los horarios de llegada y salida, otro 29% no se pone de acuerdo con el aire acondicionado, el calentar la comida (especialmente la que tiene feo olor), la música, los ringtones de los celulares y "¿Quién hace café?", ya que el que lo termina no lo prepara para el compañero siguiente.

Más de la mitad de los empleados prefiere trabajar en una oficina abierta, mientras que un 45% elije la oficina cerrada. Al preguntarles los beneficios de un espacio abierto, el 46% cree que mejora la interacción, el 31% lo elije porque permite compartir situaciones laborales, el 12% por compartir un espacio y el 11% porque favorece la creatividad.

Asimismo, Liotti destaca que "el ruido es el mayor conflicto ya que dificulta la concentración. Las oficinas abiertas no ofrecen privacidad y dificultan la definición del espacio personal. En realidad, las empresas deben tener una bajada concreta para poder mitigar posibles conflictos que se puedan suscitar entre sus empleados. Toda política que sea internalizada previene roces y se anticipa a los conflictos. Por este motivo, es fundamental que RRHH genere políticas de convivencia que pueden ser comunicadas muy fácilmente y evitar problemas entre colegas".

Mirá también

PULSO ANALÍTICO

Encuestas, estadísticas y estudios sobre gestión humana y remuneraciones.

Lo fundamental para mejorar el clima es saber en qué situación me encuentro hoy, por lo que es importante tener datos concretos de la medición de clima y una devolución por parte de los empleados que no contenga ni un sesgo de cortesía, ni que sea de un grupo reducido, sino que la muestra debe ser más que representativa.

Muchas veces, con pequeñas intervenciones y cierta flexibilidad, se pueden brindar beneficios que generen una buena predisposición de los empleados.

Para que los empleados posean una buena performance, "deben tener muy claro sus objetivos y que se espera de ellos. Es fundamental que sus superiores den un feedback en forma constante sobre su trabajo y sobre las posibles desviaciones que estos puedan tener. A su vez, deben retroalimentarse de las devoluciones. Esto es un paso inicial para poder conocer la productividad de los empleados y evitar", explica Liotti.

El que estos objetivos estén acompañados de un atractivo paquete compensatorio, va a depender obviamente de la realidad de cada empresa. Que los trabajadores convivan con determinados lineamientos y beneficios para favorecer su bienestar durante las horas de trabajo, sin dudas permitirá obtener mejores resultados.

Una propuesta interesante puede ser asignar los beneficios por rango generacional. Es sabido que lo que es atractivo para un joven de 20 años puede no serlo para una persona de 50. En este caso, es fundamental tener un conocimiento de cómo es la demografía interna de la empresa para poder generar algunas políticas de beneficios a medida de los empleados, contemplando gustos y necesidades.

Laura Bitocco, gerente General de Hidalgo & Asociados, agrega que realizaron un trabajo sobre el tema y había dos razones principales para que esto suceda: "la gente quiere estar al aire libre, disfrutar el día y el calor; por el otro, no disfrutar el calor, hace que se sufra las altas temperaturas por el viaje, la vestimenta de trabajo, etcétera. Hay empresas que para compensarlo, ofrecen incentivos acotados al verano por presentismo, performance, etc; otras flexibilizan su jornada laboral: por ejemplo, los viernes se trabaja hasta el mediodía".

Es normal que los estados de ánimo varíen. Máximo Crespo, socio de HRC Consultora en estrategias de Comunicación, concluye afirmando que José Ortega y Gasset "nos hizo ver que la circunstancia nos afecta y por ende, es esperable que el verano perjudique el clima laboral. Es deseable a su vez, que las empresas lo sepan y actúen en consecuencia, dado que la performance del personal se podrá ver afectada".

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar