Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
Jueves 4.1.2018
DÓLAR
/
MERVAL

Los desafíos legales que afronta la indumentaria

Cuestiones laborales, impositivas, marcarias y de comercio exterior, en la mira de los especialistas.

Los desafíos legales que afronta la indumentaria

Precios imposibles, aumento de las importaciones, cierre de fábricas, despidos, caída del consumo. El ciclo que está dañando al sector indumentaria parece reproducirse cada vez a mayor velocidad.

El volumen de importación de prendas de vestir aumentó un 57%, entre junio y julio de 2017, comparado con el mismo período de 2016, y un 100%, en el contraste con 2015. Son 12.061 toneladas, contra 7667 y 6070, respectivamente, según datos de la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria.

Desde la entidad, sus autoridades hablan de un 40% de capacidad ociosa, 30.000 puestos de trabajo perdidos en el sector informal y una reducción del 15% de las plantillas de afiliados en los sindicatos pertinentes contados desde el inicio del gobierno de Cambiemos.

Según el Estimador Mensual Industrial del INDEC, en el acumulado de los primeros siete meses del año la contracción del sector llega al 12,9% interanual, con bajas del 22,4% en hilados de algodón y 10,7% en tejidos.

Para Javier Gelis, socio de Abeledo Gottheil Abogados, la cuestión laboral tiene "fundamental incidencia en la industria textil", pues afecta su competitividad tanto en lo que refiere a las condiciones aplicables a contratación laboral directa, como en lo atinente a la responsabilidad solidaria que "desalienta la expansión de la capacidad productiva por vía de contratación con terceros".

En relación al primer eje, es "necesario revisar los esquemas que privan a la industria de dinamismo y capacidad de adaptación a tiempos cambiantes, con corrimientos de temporadas producto de cambios climáticos, anticipación de liquidaciones y operación comercial en días feriados (básicamente en shopping centers)", ejemplifica.

Los encuadramientos vigentes, en tanto, "no se ajustan a las necesidades actuales de la industria".

Así, por ejemplo, el Estatuto de Viajantes de Comercio, de 1958, convive con una comercialización creciente de productos a través de showrooms virtuales y ventas por Internet.

No menor, el peso de los impuestos en el sector ronda un promedio del 50%.

Desde el Fashion Law Institute Argentina, Pamela Echeverría y Sussy Bello Knoll marcan como otro frente de desafíos el posicionamiento de marcas argentinas en el mercado internacional, alineando su forma de trabajo a los requerimientos de los agentes externos.

Este proceso, dicen, debe ser acompañado de "políticas que incentiven y faciliten no solo las exportaciones, sino luego el cumplimiento de las obligaciones asumidas".

Otra cuestión, ligada a la anterior, pasa por la adopción de políticas internas en las empresas que consideren y alineen sus producciones con prácticas sustentables.

"Consideramos necesario que se avance hacia un efectivo control del cumplimiento de la ley de talles, el desarrollo de un etiquetado de origen para la producción artesanal y la inclusión de los procesos textiles tradicionales en la lista de TEC (Expresiones culturales tradicionales) en UNESCO, conforme la Convención para la Salvaguarda del Patrimonio Cultural Inmaterial", agregan.

Más notas de tu interés

Comentarios1
Martin Sendra
Martin Sendra 05/10/2017 08:20:18

Empresas textiles tienen mal el p x q. Quieren ganar vendiendo 3 productos a precios ridiculos en lugar de apostar al volumen.