Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

U$D

DÓLAR
/
MERVAL

Leyes e impuestos: las preguntas clave y los negocios cuando recién arrancan

¿Qué preguntan? ¿Qué deberían saber? ¿Cuánto les cuesta el asesoramiento jurídico? Pendientes para impulsar la actividad.

Leyes e impuestos: las preguntas clave y los negocios cuando recién arrancan

¿Cómo protejo mi idea? ¿Qué valor tiene mi proyecto? ¿Cómo distribuyo las acciones de la firma entre el equipo? ¿Qué estructura jurídica es la más conveniente?

Ésas son las preguntas más frecuentes que recibe Manuel Tanoira, socio de Tanoira Cassagne Abogados, al momento de asesorar emprendedores."Generalmente los emprendedores argentinos suelen encarar sus proyectos empresarios con una base insuficiente de conocimientos y prevenciones de tipo legal, regulatorio e impositivo", señala Alejandro Werner, socio de Alchouron, Berisso, Brady Alet, Fernández Pelayo & Balconi.

En la etapa de start up, dice, sus mayores preocupaciones parecen estar dirigidas a lograr una estructura jurídica ligera y flexible (con costos fijos bajos y con bajo requerimiento de apoyo profesional jurídico y contable) y con los aspectos relacionados con la contratación de personal (aprovechando, de este modo, regímenes promocionales o de pasantías).

"Nos encontramos también, en algunos casos, con una ausencia de evaluación y planificación impositiva y regulatoria oportuna de la futura actividad productiva o de servicios", agrega Werner.

En los últimos tiempos, la gran pregunta refiere a la nueva ley de apoyo al capital emprendedor, y ello despierta inquietudes en relación a la Sociedad por Acciones Simplificada (SAS) y a los beneficios prácticos, económicos e impositivos que la nueva ley brinda, señala Juan Carlos Ojam, name partner de Mitrani, Caballero, Ojam & Ruiz Moreno Abogados. Puntualmente, según el especialista, generó curiosidad en relación a la "obtención de inversión y a cómo estructurar su relación con los inversores".

Cuando se trata de una primera ronda de inversión por parte de inversores institucionales (fondos de private equity o venture capital), comenta Hernán Slemenson, socio de Marval, O'Farrell & Mairal, hay que hacer un breve proceso, si se quiere, educativo o de entendimiento sobre cómo será la dinámica, y qué implica para la compañía y para los emprendedores la entrada de inversores institucionales en la empresa.

"Esta etapa inicial es buena para aprovecharla también para explicar qué buscan unos y otros (emprendedores e inversores) en este proyecto en común y, luego, detallar la documentación a suscribir y el por qué de cada papel y clausula", dice.

Desde Cerolini & Ferrari Abogados, Agustín Cerolini y Tomás French señalan que las preguntas más frecuentes se vinculan con la estructuración societaria, rondas de inversión, cuestiones impositivas, de propiedad intelectual y aspectos regulatorios propios de la actividad que planean desarrollar.

En respuesta a la primera, lo usual es la apertura de una sociedad offshore en jurisdicciones como Delaware, Reino Unido, Caimán o BVI, preferidas por inversores, aceleradoras y fondos debido a su seguridad jurídica, baja tributación y flexibilidad para adaptarse a distintos negocios, describen. Luego, en las jurisdicciones donde el negocio se desarrollará, se constituyen subsidiarias locales que contratan el personal y facturan a nivel local, explican.

Pablo Vergara del Carril, socio de Zang, Bergel & Viñes, reconoce que no hay un patrón común respecto de las consultas iniciales, que dependen del "estado del proyecto" (si es embrionario, si ya tiene inversores friends & family o angel investors o seed capital, si ha intervenido una incubadora o una aceleradora, entre otros).

"Algunos solo focalizan en cómo poner a andar el proyecto (lo que no es necesariamente malo), otros en la estructura para llegar a la "Serie A", y los más ambiciosos miran al final del camino, vía incorporación de un fondo de private equity o de una salida a la Bolsa. Lo que sí es una preocupación generalizada es cómo no diluirse o cómo morigerar el efecto dilutivo", reconoce.

Lo que hay que saber

¿Cómo armo una buena PPT de mi proyecto? ¿Necesito completar el equipo? ¿Dónde puedo encontrar un socio? ¿Existe algún programa de gobierno (nacional, provincial o municipal) del que pueda hacer uso para apalancar mi proyecto?

En términos generales, señala Slemenson, no se pregunta demasiado sobre qué deberán hacer para cumplir con las cargas de compliance que implica el ingreso de un inversor institucional post transacción. "Esto no está mal, porque el foco de los emprendedores está puesto en la parte comercial y de negocio, pero es bueno que entiendan que deberán dedicar algo de tiempo y recursos también a cumplir con los requerimientos de tener los libros y registros al día", ejemplifica, y aclara que "si bien al principio puede resultar un poco pesado, es un trabajo que facilita luego las subsiguientes rondas de financiamiento".

Para Mariel Chichisola, integrante del equipo de emprendedorismo de la firma encabezada por Mitrani, en general hay "bastante desconocimiento" en relación a la protección de los activos intangibles. "Muchos saben que deben registrar sus marcas, pero pocos saben acerca de la necesidad de hacer búsquedas de antecedentes y de registrar sus marcas cuanto antes", ejemplifica.

Cuando se trata de inventos (patentes), know how e información confidencial, el desconocimiento es aún mayor, lo cual pone en riesgo la viabilidad del proyecto, agrega. "No es lo mismo tener una start up con una patente con exclusividad mundial por 20 años, que tener un invento patentable pero, por desconocimiento, no patentado, que puede ser usado por otros con solo hacer ingeniería inversa. Ello equivale a pasar de un proyecto viable y con grandes expectativas de ganancia y crecimiento, a un proyecto débil", diferencia.

María Paula Giannetti, coequiper de Chichisola, en el mismo sentido, suma: "El nombre que le ponga al producto que ofrezca o al servicio que preste o al invento, know how e información confidencial que tiene ya son activos susceptibles de ser protegidos legalmente y, cuanto antes lo haga, más eficiente será su protección"

Con la sanción de la ley de emprendedores se incorporaron herramientas que facilitan la constitución, el desarrollo y el financiamiento de los emprendedores y de las PyMES, destacándose la creación de la SAS como un nuevo tipo societario que brinda un esquema sencillo, flexible y digital, con ventajas frente a los otros tipos societarios existentes. En este mismo sentido, la Inspección General de Justicia (IGJ) redujo los plazos y trámites para constituir una SRL en 24 horas, precisa Werner.

Por su parte, la ley de fomento a las PyMES establece un nuevo marco tributario, eliminando la aplicación del Impuesto a las Ganancias mínima presunta, permitiendo el diferimiento del pago del IVA a 90 días, y estableciendo una simplificación administrativa vía AFIP, entre otras muchas medidas de fomento y opciones de financiamiento promocionado, agrega.

Honorarios

"Estamos atravesando un cambio de paradigma y en ello el emprendedorismo lleva la vanguardia. La nueva forma en la que los negocios nacen y crecen de forma globalizada obliga a los abogados tradicionales a romper los moldes clásicos y generar soluciones creativas", explica Chichisola, y amplía: "Nuestra premisa es ser flexibles y apoyar al emprendedor en sus primeros pasos, apostando a su crecimiento futuro. De nuestra experiencia aprendimos que el emprendedor quiere números predeterminados y claros. En algunos casos, analizado el proyecto y su viabilidad, podemos incluso sujetar nuestros honorarios, o parte de los mismos, al éxito del proyecto", apunta.

En general, en Marval están del lado de los inversores, que están acostumbrados a trabajar en base a honorarios calculados por hora. "Cuanto más prolijas y al día estén las compañías, más rápida debería ser la transacción y, por ende, menores los honorarios", señala Slemenson.

En Alchourón, el esquema al que acuden en estos casos es el de valores fijos y preestablecidos por tarea o por proyecto.

Los honorarios en Tanoira Cassagne, en general, son por hora. "Algunas cosas se pueden cobrar a precio cerrado, pero en este tipo de proyectos es difícil de calcular con excepción de marcas, sociedad, términos y condiciones de una web o app", señala el socio del estudio jurídico.

Según sus cálculos, una PyME de rápido crecimiento consume unas 20 horas mensuales promedio de asesoramiento legal durante los primeros tres años.

En Zang, Vergara Del Carril aclara:"Cuanto más embrionario, mayor será la dificultad en poder acordar una tarifa horaria estándar (esquema que de todas maneras está en crisis). No es entonces infrecuente que (se) ofrezcan honorarios crecientes u honorarios de éxito en la medida en que se vayan cumpliendo hitos, o la entrega de acciones", dice.

Por su parte, en Cerolini & Ferrari distinguen instancias que, generalmente, se presupuestan en forma separada.

"El primer paso es la estructuración societaria y los honorarios se calculan en un monto fijo que varía según el tipo societario a constituir y la jurisdicción. En promedio, ronda los US$ 2.000 más gastos, tanto en la Argentina como en las otras jurisdicciones mencionadas", apuntan.

Los honorarios se cotizan también por un monto fijo y en algunos casos están ligados al de la operación. "En ciertas ocasiones, los abogados se suman al proyecto pactándose una participación en acciones a cambio del asesoramiento legal", explica, en la misma línea, Cerolini, de Cerolini & Ferrari.

Según los distintos abogados consultados, el porcentaje puede oscilar entre el 1 y el 1,5% del monto recaudado. Esta cifra varía según el estudio en cuestión.

Pendientes

¿Qué hace falta actualizar o reformar para beneficiar el desarrollo del ecosistema emprendedor en la Argentina?

Para Giannetti, en lo que respecta a la propiedad intelectual, "más que un tema normativo, el gran problema es el desconocimiento".

Por su parte, el socio de Marval entiende que si bien la ley de apoyo al capital emprendedor y la creación de las SAS han sido de "gran ayuda" y será muy beneficioso para el ecosistema emprendedor, hay que avanzar con "normas que faciliten la transformación en SAS de sociedades de otro tipo, como así también simplificar las normas para la inscripción de sociedades extranjeras para poder participar en sociedades argentinas".

En materia normativa, señalan desde Cerolini & Ferrari Abogados, nuestro país "ha realizado importantes avances en el último año y medio", y el sector se encuentra "a la expectativa de las regulaciones administrativas que restan emitir y que permitirán poner en práctica los instrumentos creados por la ley".

"¡Creo que por el momento no hay que abusar pidiendo más!", responde el socio de Zang, luego de compartir la enumeración anterior. Nuestro país es destacado entre los que tienen "mayor espíritu emprendedor y cantidad de emprendedores, si a eso se le agregan todas las herramientas que se han creado para facilitar que los propios argentinos inviertan en proyectos de venture capital, es imposible no ser optimistas", considera.

Para Tanoira, en tanto, hay que ir hacia una escala gradual de Impuesto a las Ganancias para emprendedores y PyMES. Además, habría que prever que los emprendedores puedan dar acciones a sus empleados sin que sean remuneratorias y que no paguen impuesto a las ganancias hasta que no sean vendidas o reciban dividendos.

A eso, suma, la extensión del período de prueba y la baja del costo laboral.

 

Más notas de tu interés

Comentarios1
Nortec Argentina
Nortec Argentina 11/09/2017 10:57:39

Como saber que el Gobierno puede acompañar a un emprendedor sin ponerle piedras en el camino ya que la SAS te cobra sólo para arrancar 4000 pesos de inscripcion sin contar todo lo burocrático que se pone después.