U$D

MARTES 19/03/2019

Hallan una carnet inédito de Vladimir Putin como agente del servicio alemán

El actual Presidente ruso residió en la Alemania del Este como oficial de inteligencia durante cuatro años. 

Hallan una carnet inédito de Vladimir Putin como agente del servicio alemán

El diario alemán Bild publicó la fotografía del carnet que acreditó hasta 1990 al actual presidente ruso, Vladímir Putin, como agente de los servicios secretos de la extinta Alemania del Este, conocidos como la Stasi, por sus siglas en alemán.

El carnet, firmado por Putin, fue expedido el 31 de diciembre de 1985 y fue renovado regularmente hasta finales de 1989.

En esos años Putin se encontraba en Dresde (este de Alemania) como oficial de los servicios secretos soviéticos, el célebre KGB, pero hasta ahora se desconocía que hubiese tenido también un carné de la Stasi.

Es en dicho lugar, en el departamento de cuadros y formación de la oficina de la Stasi en Dresde, donde supuestamente fue descubierto el documento

Según el director del Archivo de la Stasi, Konrad Felber, el carnet le permitía a Putin entrar sin problemas a las dependencias de los servicios secretos de la extinta República Democrática Alemana y reclutar informantes sin identificarse como agente del Comité de Seguridad del Estado soviético (KGB).

Tras acabar la carrera de Derecho en la Universidad Estatal de Leningrado (hoy San Petersburgo), Putin vivió en Dresde desde agosto de 1985 como oficial de inteligencia. De hecho, su segunda hija, Katerina, nació en la ciudad alemana en 1986.

Allí Putin fue testigo de la toma de la central de la Stasi de Dresde por parte de unos 5000 manifestantes el 5 de diciembre de 1989, durante la revolución pacífica que selló el fin de la Alemania comunista. Cuando los manifestantes se acercaban a la central se produjeron escenas de tensión con militares soviéticos.

El actual presidente ruso siempre se refirió con cariño a los años que pasó en Alemania y en ocasiones se ha comunicado en alemán tanto con la actual canciller, Angela Merkel, -que habla ruso- como con su antecesor, Gerhard Schröder.

"Sabido es que la KGB y la Stasi cooperaban en la época de la Unión Soviética, así que no podemos descartar semejante cambio de credenciales", señaló el portavoz de la Presidencia rusa al respecto, que no descarta que sea un documento auténtico.