Martes  09 de Julio de 2019

Controles de empresas sobre todos los comprobantes

Controles de empresas sobre todos los comprobantes

Las empresas reciben todos los días facturas de sus proveedores, cuando adquieren un bien o contratan un servicio. Si esos comprobantes no cumplen con todos los requisitos que exigen las normas, podrían ser impugnados por la AFIP. De esta manera, el crédito fiscal y la deducción del gasto serían inválidos; y hasta se podría llegar, a pesar de que en teoría no corresponda, a considerar al documento como apócrifo. Actualmente, no existe norma vigente que obligue a los contribuyentes a validar todas las facturas que reciben. Para evitar sorpresas, previamente a realizar cada pago es conveniente efectuar determinados controles que ayudan a validar cada uno de los comprobantes recibidos. Adicionalmente, es importante verificar que se encuentre activa la constancia de inscripción del proveedor, que surge desde la página Web de la AFIP, porque si no lo está al pagarle habría que considerarlo como un "sujeto no categorizado". Con la generalización del uso de la factura electrónica, ya todos los comprobantes que se reciben de los contribuyentes inscriptos en el IVA, tienen que haberse emitido en forma digital. Ante la llegada de un comprobante inválido, que no reúne alguno de los requisitos exigidos por las normas, en primera instancia la AFIP intentará considerarlo como apócrifo; sin embargo, no lo es porque la operación existió y tuvo sus consecuencias tributarias. No es lo mismo un comprobante inválido que uno apócrifo, el primero no cumple con lo que exige las resoluciones de la AFIP; en cambio, el segundo simula una operación que no existió; en el primer caso hubo negligencia, una falla formal; en cambio, en el segundo hubo intención o dolo, por ese motivo cada caso debería tener sanciones diferentes.

Qué exigen las normas:

La ley de procedimiento (11.683), en su artículo 34 faculta al Poder Ejecutivo a condicionar el cómputo de las deducciones, los créditos fiscales y sobre los demás efectos tributarios de interés del contribuyente a la utilización de determinados medios de pago u otras formas de comprobación de las operaciones. En los casos en que los contribuyentes no utilicen tales medios o no realicen la validación de los comprobantes, quedarán obligados en otra instancia a demostrar la veracidad de las operaciones para poder computar a su favor los créditos y las deducciones impositivas. A pesar que la ley antievasión (25.345) no admita que el contribuyente pueda demostrar que la operación existió, si no se utilizaron los medios de pago definidos en la norma, este artículo de la ley de procedimiento le otorga siempre esa posibilidad de demostrar la existencia de la operación y de esta manera se autoriza a computar los comprobantes, como crédito fiscal en el IVA y como gasto en el Impuesto a las Ganancias. En este punto, como en otros casos dentro del sistema tributario argentino, dos leyes vigentes dicen sobre un mismo tema cosas diferentes.En cuanto a la obligación de verificar la validez de los comprobantes, la ley establece que si las facturas no reúnen todos los requisitos que establecen las normas, se impugnarán los gastos y créditos fiscales de los contribuyentes que por sus compras o locaciones reciban facturas o documentos equivalentes, apócrifos o no autorizados, sólo en la medida que estuvieran obligados a realizar la constatación dispuesta en el artículo sin número incorporado a continuación del artículo 33 de la ley 11.683. Este artículo dispone lo siguiente: "los contribuyentes estarán obligados a constatar que las facturas o documentos equivalentes que reciban por sus compras o locaciones, se encuentren debidamente autorizados por la Administración Federal de Ingresos Públicos. El Poder Ejecutivo nacional limitará la obligación establecida en el párrafo precedente, en función de indicadores de carácter objetivo, atendiendo la disponibilidad de medios existentes para realizar, la respectiva constatación y al nivel de operaciones de los contribuyentes...". En el 2007, a través del decreto 477, aún sin reglamentar por la AFIP, se dispuso que "están obligados a constatar la debida autorización de las facturas o documentos equivalentes los siguientes sujetos:

1) Exportadores y sujetos que realicen actividades asimilables a la exportación, con carácter de habitualistas.

2) Contribuyentes que actúen como agentes de retención del Impuesto al Valor Agregado.

3) Contribuyentes que reciban comprobantes electrónicos. Actualmente todos los contribuyentes reciben ese tipo de comprobantes, por lo que la obligación se extiende a todo el universo de los contribuyentes.

4) El Estado Nacional y sus dependencias y/u organismos dependientes, centralizados, descentralizados o autárquicos."

Por otro lado, otra norma también se refiere a los datos que tienen que controlarse cuando se recibe un comprobante, es la resolución 100 de la AFIP, que en su artículo 41 establece lo siguiente: "No serán considerados válidos a los efectos del cómputo de deducciones, créditos fiscales y demás efectos tributarios de interés para el comprador, locatario o prestatario los comprobantes que no contengan los siguientes datos: a) Respecto del emisor: Apellido y nombre o razón social, domicilio comercial, categorización frente al IVA y CUIT; b) Respecto del comprobante: Fecha de emisión, numeración de 12 dígitos, código de autorización de impresión (CAI) y fecha de vencimiento. Pero la misma norma establece a favor de los contribuyentes que siempre se podrá demostrar que la operación existió. Lógicamente, en estos casos deberían haberse realizado las retenciones correspondientes y utilizado los medios de pago que establece la ley 25.345. Resumiendo, la situación óptima sería controlar todas las facturas que se reciben, a pesar que todavía no exista una obligación dispuesta por ninguna norma que obligue a realizar esa tarea. Como última opción, si no se efectuó el control del comprobante quedará la posibilidad de discutir con la AFIP sobre la veracidad de la existencia de la operación.

La AFIP inhabilita de su página Web a determinados contribuyentes que no cumplieron con algún requisito formal, por ejemplo problemas con el domicilio fiscal, por ese motivo antes de realizar el pago de la factura debería verificarse la vigencia de la constancia de inscripción, sino debería considerar al proveedor como un sujeto no categorizado y retenerle del pago el 28% del Impuesto a las Ganancias, sin considerar un mínimo exento.

En relación con los proveedores monotributistas, la ley 24977 y el decreto 1/10 establecen que los adquirentes o

prestatarios sólo podrán descontar en su declaración jurada de Ganancias:

1) Respecto de un mismo emisor: hasta un 2% del total de las compras y locaciones del ejercicio comercial;

2) De todos los proveedores monotributistas: hasta el 8% del mismo límite anual. No existirán restricciones de deducción en los casos de que sean proveedores recurrentes dentro del ejercicio; condición que se logra cuando existen 24 o más compras a un mismo proveedor monotributista; o 10 o más facturas de servicios. Por otro lado, la AFIP tiene implementado un Régimen de Retención de Ganancias y del IVA que se aplica a los pagos que se hacen a un proveedor monotributista que, durante el último año aniversario, haya superado por esas operaciones entre ambos el nivel de ingresos que permite permanecer en el Régimen Simplificado. Si se supera ese tope el contribuyente que paga queda obligado a retener del importe de la liquidación el 35% del Impuesto a las Ganancias y el 21% correspondiente al IVA. Por último existen controles, que a pesar de no ser obligatorios de realizar, deberían ser cumplidos al momento de recibir una factura correspondiente a un Monotributista. Consiste en verificar que el precio unitario del bien no supere el mínimo de $ 19.269,14, valor que excluye al pequeño contribuyente del régimen durante este año.

Concluyendo, a pesar que no haya obligación impuesta por alguna norma, sería conveniente verificar la validez de las facturas recibidas y previamente a realizar el pago constatar la vigencia de la constancia de inscripción del proveedor que figura en la página Web de la AFIP.

Controles previos a facturar:

En materia de facturación todos los contribuyentes, cualquiera sea su tamaño, tienen que cumplir con las normas de facturación que ordena la AFIP. La factura electrónica ya debe ser utilizada masivamente por todos los que están inscriptos en el IVA. Para los Monotributistas existe un cronograma que se vino cumpliendo, por el que desde abril de este año el universo de los inscriptos en el Régimen Simplificado deben utilizar la modalidad electrónica de facturación. Los Posnet tienen que utilizarlos obligatoriamente todos los comercios que vendan bienes y los que prestan servicios, en la medida que las operaciones superen $ 100. En cuanto a los controladores fiscales, se autorizaron nuevos equipos que deberán reemplazar de a poco a los de vieja tecnología. Por último, este año se aprobó la ley 27.440, que obliga a las Pymes a emitir las facturas de crédito electrónicas cuando realicen operaciones con empresas que no sean Pymes, la vigencia estará dada mediante un cronograma actividades que fue establecido por la AFIP. A continuación una guía de lo que está obligado utilizar cada uno de los contribuyentes:

Facturas electrónicas

A fin de respaldar las operaciones de compraventa de cosas muebles, locaciones y prestaciones de servicios, los comprobantes que tienen que emitirse en forma electrónica son: Facturas y Notas de Débito y Crédito de los tipos "A"; "B"; "C" y "E". Por esta medida, están obligados los que están inscriptos en el IVA, los no alcanzados, los exentos y los Monotributistas. El cronograma de aplicación fue el siguiente:

1. Monotributistas: Todos ya están obligadas a emitir facturas electrónicas. Por las operaciones realizadas con consumidores finales la obligación de aplicación fue a partir del 1 de abril de 2019, independientemente de la categoría de adhesión en el Régimen Simplificado.

2. Contribuyentes exentos en el impuesto al valor agregado, de acuerdo con el siguiente cronograma: Con ventas del último año calendario (incluidos impuestos), iguales o mayores a un millón de pesos: fue desde el 1/11/18, Con ventas menores, a partir del 1/01/19 3. Operaciones cuya facturación se deba efectuar con la modalidad electrónica, en momento de la entrega de los bienes o prestación del servicio, en el domicilio del cliente o en un domicilio distinto al del emisor del comprobante, de acuerdo con el siguiente cronograma:

* Comprobantes en línea /Facturador móvil: desde el 1/01/19

* Webservices: a partir del 1/04/19

La obligación de emisión y almacenamiento de duplicados electrónicos de comprobantes, será a partir del 1 de agosto de 2019.

Posnet

A partir de la ley (27.253) que dispuso la devolución de parte del IVA por las compras que realizan sectores de bajos recursos, beneficio que ya está discontinuado, existe la obligación de todos los comercios y de los prestadores de servicios de aceptar el pago con tarjetas de débito. Se incluyen las transferencias instrumentadas mediante tarjeta de débito que operen bajo la modalidad de Pago Electrónico Inmediato (PEI) como lo son billetera electrónica y el botón de pago. Desde el 1 de enero de 2020 se podrán aceptar pagos que se efectúen a través de la utilización de códigos de respuesta rápida (QR). En cada punto de venta del local tiene que exhibirse el F 960/D, que es un formulario interactivo que lleva impreso un código de respuesta rápida QR, que permite conocer el comportamiento fiscal que tiene un comercio. La última ley de presupuesto, recientemente sancionada, aprobó el premio que se otorgará a los consumidores finales por pedir facturas; parecido a lo que ya sucedió tiempo atrás.

Controladores Fiscales

A partir del día 1 de abril de 2019 el controlador fiscal debe ser de "nueva tecnología" para los contribuyentes que desarrollen como actividad principal la "venta al por mayor en supermercados mayoristas de alimentos" y/o "venta al por mayor de materiales y productos de limpieza", que registren en el último año comercial cerrado operaciones por un monto mayor o igual a 50 millones de pesos y opten por utilizar dicha herramienta para emitir sus comprobantes. Para las demás actividades, se establece gradualmente la obligación de reemplazar los equipos identificados como de "vieja tecnología" por los denominados de "nueva tecnología". Los que inicien actividades y utilicen controladores fiscales, sólo podrán utilizar los Controladores Fiscales de "nueva tecnología" homologados por la AFIP y provistos exclusivamente por las empresas proveedoras autorizadas. Aquellos que utilicen "controladores fiscales", habilitados exclusivamente para la emisión de tique, podrán emitir las facturas mediante sistema manual o electrónico, únicamente cuando realicen excepcionalmente operaciones con:

* Contribuyentes adheridos al Monotributo,

* Responsables inscriptos en el IVA,

* Sujetos exentos o no alcanzados en el IVA,

* Consumidores finales, por un importe superior a $ 5.000, o cuando corresponda identificar al adquirente, locatario o prestatario.

De igual forma se procederá cuando se trate de equipamiento denominado de "vieja tecnología" y corresponda emitir una nota de crédito, la cual podrá emitirse excepcionalmente mediante sistema manual o electrónico. Las operaciones revisten carácter excepcional cuando los comprobantes respaldatorios emitidos en la casa central o matriz con sucursales, locales, agencias o puntos de venta, según el caso, no superen en conjunto la cantidad de 240 en el último año calendario.Los que utilicen los controladores fiscales de "nueva tecnología", deberán generar e informar semanalmente reportes de facturación.

Vieja tecnología

Los equipos de "vieja tecnología" con homologación vigente a partir del 01/04/2014, y los que se homologaron con posterioridad a esa fecha, sólo pudieron ser comercializados hasta el 31/03/2019. Además, únicamente podrán realizarse recambios de memorias hasta la mencionada fecha, luego sólo se admitirán por motivos de fallas técnicas durante el primer año contado desde su alta. Los equipos viejos podrán utilizarse hasta el 31 de enero de 2021. Hasta tanto se ajuste la funcionalidad de los equipos al nuevo tope de $ 5.000, podrán continuar identificando al receptor del comprobante cuando el monto de la operación sea igual o superior a $1.000.

Qué controles deben realizarse antes de facturar

La AFIP está inhabilitando contribuyentes de su página Web, por encontrar diferentes inconsistencias en sus conductas impositivas. Por eso, previamente a la tarea diaria de facturar, es conveniente realizar determinadas tareas que se encuentran previstas en diferentes reglamentaciones de la AFIP. Primeramente, debe imprimirse la constancia de inscripción que registra el cliente como contribuyente o alternativamente bajar el archivo que se encuentra en la página Web de la AFIP, ambos tienen una vigencia de validez de 180 días. De acuerdo con lo establecido por la Resolución 1817 de la AFIP, si la operación es igual o superior a $ 150 debe verificarse que el contribuyente (cliente) figure como inscripto en el IVA, de no ser así obligatoriamente tiene que realizarse la percepción del impuesto que corresponde para los sujetos no categorizados, que se encuentra prevista en la resolución 2126 de la AFIP. Esta percepción se materializa emitiendo una factura clase "B" con la tasa del 10,5% sobre el importe bruto de la operación (incluyéndose en el cálculo el Impuesto al Valor Agregado). Luego, el importe percibido se ingresa a la AFIP utilizando el programa aplicativo SICORE. No hay que realizar percepción en los casos que los clientes sean monotributistas o exentos en el Impuesto al Valor Agregado. La percepción se tiene que efectuar en los casos de ventas de cosas muebles y en las locaciones o prestaciones de servicios. Pero en la actualidad ese control, referido a la situación fiscal que posee cada cliente, se materializa imprimiendo previamente a emitir cada factura la constancia de inscripción ante la AFIP. Este control es imprescindible realizarlo antes de facturar, incluso a pesar de que exista una constancia vigente impresa del cliente. El motivo es porque la AFIP habitualmente da de baja de su página a los contribuyentes que tienen problemas con el domicilio fiscal, y también porque se verifican otras inconsistencias; entonces, si se emite el comprobante sin notarlo en el momento se estaría cometiendo un error de facturación, ya que debería emitirse una Factura "B" en lugar de la tipo "A".

Plazos para facturar

Desde la vigencia de la resolución 2098/06 de la AFIP, los bienes pueden transportarse sin obligación de estar acompañados por la factura. En las operaciones de venta de bienes el comprobante puede generarse hasta el último día del mes en que se generó el hecho imponible. Anteriormente, los comprobantes debían encontrarse emitidos en forma concomitante con la generación del hecho imponible, o sea en el momento de la entrega del bien. Una vez que nace la obligación de emitir el comprobante, el plazo de entrega del mismo es dentro de los 10 días corridos contados a partir de la fecha de su emisión. En cambio, todo traslado de un bien debe respaldarse con el Remito "R", incluso por los traslados internos que se hagan de un lugar a otro correspondientes a la misma empresa. En Buenos Aires, también para los traslados que se hagan dentro de la provincia deben estar acompañados por el Código de Transporte "COT".

La factura y los demás comprobantes, deberán ser emitidos y entregados en los momentos que, para cada operación se indican seguidamente (según surge de la RG 1415, de la AFIP): 1. Compraventa de cosas muebles: Existe fecha límite para emitir la factura hasta el último día del mes calendario en que se produjo la entrega de la cosa mueble o de su puesta a disposición del comprador, lo que sea anterior.

2. Locaciones y prestaciones de servicio y locaciones de obra: La fecha tope para emitir la factura es en día en que se concluya la prestación o ejecución o en que se perciba –en forma total o parcial- el precio, el que fuera anterior.

3. Servicios continuos: Hasta el último día de cada mes calendario, excepto que con anterioridad se hubiera cobrado –total o parcialmente- el precio o concluido la operación.

4. Locaciones de cosas: En la fecha de vencimiento establecida en el contrato para el pago del alquiler o del precio correspondiente a cada período.

5. Anticipos que fijan precio: En el día en que se percibe, total o parcialmente, el importe del anticipo.

6. Pesaje de productos agropecuarios: En el día en que se realice la operación de pesaje. La ley del Impuesto al Valor Agregado, establece cuándo es el momento en que se genera el hecho imponible, y nace la obligación de facturar:

1) En las operaciones de ventas —inclusive de bienes registrables—, en el momento de la entrega del bien, emisión de la factura respectiva o del pago, el que ocurra antes.

2) En el caso de prestaciones de servicios y de locaciones de obras y servicios, en el momento en que se termina la ejecución o prestación o en el de la percepción total o parcial del precio, el que fuera anterior.

Lógicamente, en el mes siguiente en que se genera el débito fiscal tiene que ingresarse el impuesto, se haya cobrado o no la factura. De esta manera, puede haber casos en los que el contribuyente financie al Estado, ya que tiene que ingresarle el impuesto a pesar de no haberlo percibido. El problema se solucionaría modificándose el sistema de liquidación del IVA, pasando del devengado por el percibido.

Factura de crédito electrónica

Luego de idas y venidas en la definición del cronograma de aplicación de la factura de crédito, modificándose en reiteradas oportunidades el monto de facturación a partir del cual se hace obligatorio su uso, parece que finalmente septiembre será el mes en que este régimen se irá generalizando a todas las Pymes. A partir de ese mes, el importe mínimo de la operación se reduce de 6 millones a cien mil pesos, para muchas actividades. Según la Resolución 17/19 de la Secretaría de Simplificación Productiva, la Factura de Crédito Electrónica comienza a regir desde mayo para las Pymes que le venden a empresas grandes. La intención de la Ley 27.440 fue que las empresas que califican como Pymes tengan una herramienta financiera para cobrar sus facturas, pudiendo descontarlas en el sistema financiero y en la bolsa. No se conoce el costo, ni tampoco la agilidad que tienen los trámites que deben hacerse; pero en tiempos de altas tasas podría significar un alivio financiero, pero el resultado definitivo se verá con el tiempo. Para las grandes empresas este sistema provoca una carga administrativa extra, por ese motivo originalmente se elevó el monto a partir del cual se hace obligatorio el uso de la factura de crédito, que pasó de $ 50.000 a $ 6.000.000. Pero pasado poco tiempo se decidió volverle a dar impulso, cronograma por medio, al reducir ese importe a $100.000 por operación. El régimen funciona de la siguiente manera: la Pyme antes de confeccionar una factura tendrá que ver en la página Web de la AFIP si el cliente es una empresa grande (no Pyme) y qué actividad desarrolla. Si su actividad está vigente en el cronograma que se dispuso debe emitirse en forma obligatoria una factura de crédito electrónica, que tendrá un punto de venta diferente al que tienen los demás comprobantes fiscales. Si la empresa grande paga dentro de los 30 días o con un cheque de pago diferido, dentro de ese plazo, a pesar de que sea a más tiempo, ahí concluye la cuestión. Si en cambio, le paga pasado los 30 días, esa factura tendrá una aceptación tácita o expresa y podría ser descontada, con un costo económico, en una institución financiera o en la bolsa. Luego, la empresa grande tendrá que seguir el circuito que sigue la factura para conocer a quién le tiene que pagarle en forma electrónica también.

Ya se intentó en el pasado

Se probó sin éxito en el 2001, momento en que no existía moneda y circulaban los títulos patacones y lecops y la cadena de pagos se encontraba cortada. Sin embargo, en ese momento y a pesar de los problemas que existían, este instrumento no fue utilizado por las empresas; más aún, terminó significando una carga administrativa para los contribuyentes. Era de uso obligatorio para todas las empresas que cobraban a más de 30 días, pero nadie lo usaba y sólo la AFIP controlaba el cumplimiento, sancionando a la empresa que no lo hacía.

Cómo será ahora

En esta oportunidad, el uso de este instrumento será parcialmente obligatorio para las empresas y no impuesto por la fuerza para todas, como ocurrió en el régimen anterior; ya que tendrá que utilizarse obligatoriamente en los casos en que las Pymes les facturen a las empresas que no sean Pymes; siendo de uso optativo entre las que califican como Micro, Pequeñas y Medianas Empresas. Lo que define qué empresa es Pyme y cuál no, es el nivel de facturación y los demás conceptos de encuadre, que se encuentran definidos en la Resolución 220 del Ministerio de Producción y Trabajo. Se dispuso que hasta el 30 de abril este régimen sea limitado a las facturas que emita el sector de fabricación de autopartes hacia empresas grandes del sector automotriz y de motocicletas, en la medida que el comprobante sea igual o supere nueve millones de pesos. Luego, la implementación será gradual arrancando a partir del mes de mayo; siendo obligatorio cuando una Pyme le venda a una empresa no Pyme que desarrolle actividades de acuerdo con un cronograma para este año, que comienza con seis millones y va bajando a 2 millones y 1 millón y llega a los cien mil pesos por cada operación. El tope más bajo de $ 100.000, que debe igualarse o superarse en cada factura, comienza a regir en el mes de septiembre para diversas actividades que desarrollen las grandes empresas a las que les facturan las Pymes. El cronograma completo se puede consultar en el siguiente enlace: http://servicios.infoleg.gob.ar/infolegInternet/anexos/320000 -324999/323785/norma.htm

Cómo es el circuito de la factura de crédito electrónica:

1) Comprobantes: Dentro de los comprobantes incluidos están las Facturas, las notas de débito y de crédito tipo "A"; "B" y "C". Las de la clase "A", con la cláusula CBU, que no sean informadas a un agente de depósito, tendrán que ser canceladas –como siempre- depositándose en la cuenta informada en el comprobante. Este sistema no incluirá a las facturas "M", que son las que la AFIP autoriza a los nuevos contribuyentes que no pueden demostrar capacidad económica. La emisión del comprobante podrá realizarse utilizando alguno de los siguientes métodos: a) comprobantes en línea, que funciona desde la página de la AFIP; o b) mediante intercambio de información denominado "WebService". Para ello, previamente se tendrán que habilitar puntos específicos de venta. Antes de la emisión del comprobante, habrá que consultar el Registro de Facturas Electrónicas, a los efectos de constatar si el comprador, locatario o prestatario se encuentra obligado a utilizar estos comprobantes; o sea si no está inscripta como MiPyMe, por ser una empresa grande. El plazo para poder confeccionar el comprobante será de los 5 días anteriores o de 1 día posterior de la fecha que figura en el comprobante, debiendo ser del mismo mes calendario. Estos comprobantes electrónicos tendrán que ser entregados a los clientes, en la dirección de correo registrado frente a la AFIP o llegará al domicilio electrónico constituido por el contribuyente, hasta la hora 24 del día siguiente al de su emisión. La factura que se emite deberá contener una fecha cierta de vencimiento para el pago; además, en ella tendrá que figurar el número de remito que respalda el traslado de la mercadería. Si el documento se confecciona en dólares, luego tiene que emitirse la nota de débito o de crédito con las diferencias de cambio que pueden originarse entre el período que abarca la fecha de emisión y las de aceptación expresa o tácita (sin respuesta) de la factura. Las notas de débito o de crédito tendrán que estar asociadas a la factura original, debiendo figurar su número. Una vez aceptada la factura original no podrá ser anulada por el que la emite, confeccionándose una nota de crédito.

2) Recepción: La AFIP pondrá a disposición en el domicilio fiscal electrónico del receptor, los comprobantes emitidos por sus proveedores Pymes. Por ese motivo, todos deberán tener registrados los domicilios en la página Web de la AFIP. El comprobante se considerará recibido a la hora 24 del día siguiente al de la puesta a disposición, a los efectos de computar el plazo de aceptación tácita, que es de 15 días corridos (postergado por un año a 30 días). El comprador tendrá que informar la cancelación, la aceptación o el rechazo de la factura en el Registro de Facturas Electrónicas de Crédito. Si no existe aceptación expresa dentro del plazo establecido se las considerará aceptadas tácitamente. Los agentes de percepción deberán incluir en la factura de crédito las percepciones, de impuestos nacionales o provinciales, que correspondan. En el momento de aceptarse expresamente la factura el agente de retención tendrá que informar en el Registro el importe de las retenciones de los impuestos nacionales y provinciales que correspondan aplicar. Lo mismo ocurre cuando la aceptación es tácita. En esos casos, los importes de la factura a negociar serán los que resultan luego de aplicar, incrementando o descontando del importe las percepciones/retenciones impositivas, respectivamente.

3) Registro: Habrá un registro de facturas que será dinámico, y en el mismo estarán todos los comprobantes emitidos, aceptados, cancelados y rechazados. De los mismos surgirá lo siguiente: 1) contribuyentes obligados a recibir facturas electrónicas de crédito (empresas no Pymes); 2) información sobre las cancelaciones parciales de las facturas; 3) manifestación de voluntad de que dichos comprobantes sean informados a un agente de depósito colectivo. Si existe voluntad del vendedor de transferir la factura de crédito tendrá que constar en el

Registro, informándose los datos de la cuenta comitente. De esa forma la AFIP pondrá a disposición del agente de depósito la factura de crédito con el monto que podrá negociarse, ajustado con las notas de débito y crédito que están vinculadas a las mismas. Las Pymes que quieran, opcionalmente, ingresar al sistema de factura electrónica de crédito, en carácter de compradoras de otras Pymes, tendrán que adherir ingresando en el sistema registral/registro tributario, dentro de la opción características y registros especiales, que funciona en la página Web de la AFIP. Desde el mismo sitio podrán luego darse de baja.

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,000053,000057,0000
DÓLAR BLUE0,000056,000058,0000
DÓLAR CDO C/LIQ29,7206-56,7088
EURO0,081561,459261,5093
REAL0,140513,385613,3969
BITCOIN2,940110.402,840010.409,3100
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS0,000057,1250
C.MONEY PRIV 1RA 1D-2,857168,0000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-2,816969,0000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000057,0000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)0,0000161,00161,00
CUPÓN PBI EN PESOS-2,76241,761,81
DISC USD NY-2,649073,5075,50
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL-4,000027.982,9600
BOVESPA-2,3400100.011,2800
DOW JONES-2,370026.252,2400
S&P 500 INDEX-2,59462.922,9500
NASDAQ-3,00007.991,3880
FTSE 1000,14007.139,7600
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO-1,6355309,3820314,5262
TRIGO CHICAGO1,7121174,6245171,6850
MAIZ CHICAGO-1,3765141,0377143,0061
SOJA ROSARIO0,0000246,0000246,0000
PETROLEO BRENT-1,702358,900059,9200
PETROLEO WTI-2,944953,720055,3500
ORO1,99691.527,20001.497,3000