U$D

DÓLAR
/
MERVAL

Pese a las tasas más bajas, el BCRA inyectó $ 60.000 millones por Lebac

El Central convalidó las tasas que se venían operando en el mercado secundario, que representan una baja de entre 151 y 331 puntos con respecto a la colocación de diciembre.

Pese a las tasas más bajas, el BCRA inyectó $ 60.000 millones por Lebac

El Banco Central (BCRA) realizó ayer su primera licitación de Lebac desde que se anunció el cambio de política monetaria y solo expandió $ 59.441 millones. En línea con lo que esperaban los especialistas, cortó la tasa en niveles similares a lo que se venía operando en el mercado secundario, aunque hizo reducciones importantes con respecto a la licitación de diciembre. La letra a 35 días pagó 27,24%.

En el mercado descartaban que la licitación de ayer iba a estar en niveles similares a lo operado en el secundario, dado que entendían que el ajuste ya se había dado inmediatamente después a que se anunciara la nueva meta de 15% de inflación para 2018. En la licitación de diciembre, previa al anuncio, las letras habían pagado entre 151 puntos (para la letra a 35 días) y 331 puntos (en el plazo de 273 días) más que ayer.

Después de la recalibración de la política monetaria los rendimientos de las Lebac ajustaron entre 150 y 175 puntos básicos. Ese nivel se ratificó ayer en la licitación primaria, donde el BCRA pagó 27,24%, 26,9%, 26,59%, 25,98%, 25,45% y 25,39% para los plazos de 35, 63, 91, 155, 210 y 273 días, respectivamente.

El organismo dirigido por Federico Sturzenegger recibió ayer propuestas por $ 359.088 millones y adjudicó $ 352.804 millones. El 95% de lo colocado se concentró en los tres plazos más cortos, aunque el vencimiento a 35 días fue el más requerido, con el 67% de la emisión total. Como resultado de la licitación, el BCRA efectuó una renovación parcial del vencimiento de $ 398.437 millones e inyectó $ 59.441 millones.

Mirá también

Analistas ven una "oportunidad de valor" en deuda de Mendoza

Un informe de Balanz Capital analiza las perspectivas de la provincia para los inversores, en medio de la pelea por la coparticipación y las dudas por la continuidad de Alfredo Cornejo, y asegura que es una “linda casa en un barrio complicado”.

Voceros del BCRA estimaron que unos $ 15.000 millones de lo expandido irán a los encajes bancarios para que las entidades puedan promediar sus requerimientos del mes y que el resto volverá al Central en los próximos días a través del mercado secundario de letras, los pases y las nuevas Letras de Liquidez (Leliq) a 7 días. Así, en la entidad destacaron que esperaban que la licitación tuviera una importante cantidad de posturas y que esperan que el efecto monetario sea casi neutro.

La semana pasada el BCRA lanzó la Leliq a 7 días destinada a los bancos. El instrumento paga lo mismo que el pase pasivo pero está exento de impuesto a los ingresos brutos y promete contribuir a la absorción de pesos por parte de la autoridad monetaria. En sus primeras cuatro jornadas de operaciones, el stock de Leliq llegó a $ 39.000 millones. En la vereda opuesta, la cantidad de pases pasivos cayó $ 28.000 millones y el stock de Lebac en poder de las entidades financieras se redujo en $ 3000 millones.

"La Leliq seguro va a matar al pase pasivo y creo que va ser más exitosa porque rinde lo mismo, no paga ingresos brutos y capitaliza intereses cada 7 días, lo que significa una tasa efectiva anual de 31%. Hoy, los bancos tienen unos $ 380.000 millones en Lebac y creo que pronto van a desarmar entre $ 200.000 y $ 250.000 millones para irse a Leliq", sostuvo Miguel Zielonka, director asociado de EconViews.

Con respecto a cómo queda la situación monetaria para el resto del mes, Gabriel Caamaño, de Consultora Ledesma, opinó: "Si bien el efecto monetario de las Lebac en el acumulado del mes viene siendo neutro, el tema será ver cómo termina el stock de pases y Leliq, que por ahora viene expansivo. Para compensarlo con esta licitación, el BCRA va tener que estar bastante activo y contractivo en mercado secundario hasta a fin de mes. En enero, por estacionalidad, tiene que empezar a absorber en términos netos para no hacer una política monetaria expansiva. Eso ya le pasó el año pasado y después tuvo que reconocer el error".