Martes  21 de Mayo de 2019

Maubré: "El argentino sabe mucho de deuda pero casi nada de ahorro"

En diálogo con El Cronista, Maubré analiza las necesidad de encarar instrumentos de largo plazo en un contexto de escasez y alta volatilidad local

Maubré: "El argentino sabe mucho de deuda pero casi nada de ahorro"

Su pase fue uno de los más resonantes de esta primera parte del año en la City porteña. Tras muchos años al frente de Cohen SA, Jackie Maubré dio el salto para ponerse al frente de BNP Paribas Asset Management. Con la creación y administración de fondos como su principal expertise, esta ejecutiva analiza la dicotomía que vive la economía local urgida de instrumentos de financiamiento de largo plazo, pero que no puede dejar de lado la volatilidad del día a a día.

"El argentino sabe de deuda, porque todo el tiempo estamos hablando del endeudamiento del país, de las familias con las tarjetas de crédito... Pero no así del tema del ahorro. Y el ahorro es fundamental para el desarrollo y el crecimiento", dice desde su flamante oficina del microcentro porteño. "El ahorro de las familias y de los agentes económicos es lo que hace que un mercado de capitales tenga sentido. Si ese ahorro se canaliza a través de los instrumentos financieros del mercado de capitales, lo que estamos haciendo es financiar un país. Sin ese ahorro, no hay posibilidades de que una empresa se pueda financiar. Esto es lo que le pasa a la Argentina. La falta de una cultura del ahorro es notable. Estamos haciendo un esfuerzo por volver a poner el foco en eso".

- Plantear la necesidad de ahorro de largo plazo en un momento de crisis financiera, donde tanto inversores como familias apuestan por no perder el valor de su capital y poder saldar las cuentas corrientes parece una utopía...

- Es exactamente el momento donde uno tiene que tomar conciencia de que lo que está pasando es porque quizás no pudo prever a través del ahorro un patrimonio para poder enfrentar un contexto de escasez. Se que es muy difícil y que en este momento hay muchas familias que no llegan a poder ahorrar. Pero es un concepto que hay que reivindicarlo y que tiene que adquirir la importancia necesaria para que los chicos de hoy aprendan que ahorrar es una de las cosas que tienen que hacer en la vida.

- Más allá de las iniciativas que pueda tener el Gobierno en este aspecto, ¿cuál es el rol de las empresas?

- Los planes de ahorro corporativos ayudan a los empleados a ahorrar. Y aunque esto es optativo en la Argentina, generalmente las empresas imitan el modelo estadounidense de 401 k, es decir que si el empleado decide ahorrar $ 100, la empresa matchea ese monto y se genera un ahorro adicional. Y el empleado se lo va a poder llevar si se cumplen determinadas condiciones. El diseño de esos programas de ahorro de mediano y largo plazo es el principal expertise del BNP Paribas y resulta fundamental en este momento de Argentina donde se está reglamentando una parte de la Ley de Financiamiento Productivo que incluye a los fondos de pensión.

- ¿Qué impacto pueden tener estos fondos en el mercado?

- Van a ser instrumentos de ahorro de largo lazo. Son instrumentos necesarios para poder crear un mercado de capitales que le ofrezca un financiamiento razonable al país. Hoy todos, con la inflación, la volatilidad de los instrumentos financieros locales, con la volatilidad misma del dólar, están volcados al corto plazo. No hay ningún proyecto de la economía real que pueda financiarse en el corto plazo. Claramente lo que se necesitan son estos vehículos de largo plazo. En el caso de un fondo de pensión, donde la persona por lo menos va a estar ahorrando por cinco años, podemos empezar a extender el plazo de emisión de los instrumentos.

- Pero, ¿cree que van a tener aceptación a nivel general?

- Si, porque lo vemos en el ámbito privado. Nosotros estamos trabajando con estos vehículos de ahorro desde después de la gran crisis de 2001. Lo que nosotros vemos es que este segmento es creciente en todo el mundo.

- ¿Cuál es el potencial de crecimiento de este segmento en la Argentina?

- Argentina está rezagada por un lado por el tamaño acotado de su mercado de capitales, y por otro por la volatilidad propia de su economía, que no le hace bien a nadie. Pero, el concepto de pirámide poblacional, donde los jóvenes formaban la base y los viejitos el vértice ya no existe más. La pirámide ahora es un rectángulo, por varios factores: porque se estiró la esperanza de vida y ha comenzado a disminuir la tasa de natalidad. Esto hace que en el futuro no sea sostenible tener un modelo de jubilación como el que tenemos. Esto es un proceso global, que preocupa en todo el mundo.