U$D

VIERNES 22/03/2019

"La crisis financiera no afecta el desarrollo del sector fintech"

Entrevista a Juan Pablo Bruzzo, cofundador de Moni

Juan Pablo Bruzzo

Juan Pablo Bruzzo

Juan Pablo Bruzzo, cofundador de la empresa de préstamos digitales Moni, se puso al frente de la Cámara Argentina de Fintech, pocos meses después del repentino fallecimiento de su socio Alejandro Estrada. Referente de un segmento en expansión, Bruzzo analizó las consecuencias de la crisis financiera en su industria.

-¿El sector fintech está amenazado por la crisis financiera?

- Es difícil hablar de fintech en general porque cada uno de los verticales es bastante distinto. Pero, lo que nos une es un nuevo hábito de consumo que cambió aunque muchos no nos demos cuenta todos los días. En el caso de Moni, el 80% de las transacciones se hace por mobile, cuando hace unos años apenas era el 10%.

- ¿Y eso es una ventaja frente a la competencia?

- Hoy, tanto en la industria financiera como en cualquier otra, van a ganar los negocios que sepan satisfacer las necesidades de los clientes desde principio a fin. Esto va más allá de la coyuntura: los que vivimos en Argentina hace mucho tiempo sabemos que estos son ciclos y que en algún momento viene una mejora. El desarrollo fintech sienta las bases para lo que venga. Esto trasciende cualquier crisis macroeconómica que pueda haber: es la forma en la que todos van a consumir.

- ¿Hubo que frenar proyectos de inversión?

- Probablemente los que tenían intención de levantar dinero tuvieron que esperar. Pero la semana anterior tuvimos la buena noticia de Ualá, que consiguió u$s 34 millones en una rueda de inversión. Todavía el mercado fintech es en términos relativos chico. Por eso, el impacto de una crisis financiera es menor. Obviamente va a depender del estado financiero de cada una, ver cuál tiene mejores chances para surfearla.

- Entonces no ves que se demore la transformación digital

- El segmento fintech es una apuesta por tecnología: si no nos seguimos acomodando a las necesidades de los usuarios, nos vamos a quedar atrás como se quedó Blockbuster. En este sentido, hay un tercer punto que explica porque esta crisis del país no nos afecta directamente. El mercado de sub-bancarizados, de personas que cuentan con una cuenta pero acceden a pocos servicios financieros, es muy grande. Hay una buena porción de la sociedad a la que si se le pregunta cuál es su banco, responde que no tiene, aún estando bancarizada. Tienen tan poca relación con las entidades que cobran el sueldo, sacan la plata y prefieren tenerla en el bolsillo.

- Ya se cumple un año de la creación de la Cámara. ¿Cuál es el desafío al que le hacen frente como sector?

- Nuestra visión como Cámara es lograr la inclusión financiera y tratamos que esté el marco para que todos nuestros socios puedan hacer sus negocios. Nos encantaría que el mercado de capitales en Argentina sea más grande, así todas las compañias, no sólo las fintech, puedan crecer más que ahora. En el medio, con esta volatilidad, los inversores extranjeros tienen dudas. Esto se extiende a cualquier industria, pero pega menos en el segmento fintech.

-¿Cuál es en la actualidad la relación entre las fintech y los bancos?

- Un poco depende de cada uno de los negocios, pero a nivel general la Cámara nunca tuvo una postura contraria a los bancos. Si es cierto que en algunos segmentos se les compite, en otros se complementa la actividad. Creo que las reglas son claras y en este punto cada empresario puede decidir si prefiere ser un banco tradicional, uno digital o una compañía fintech. No hay una pelea con los bancos: hay casos de competencia, otros de colaboración, otros que se complementan e incluso casos de fintech que les dan servicios a los bancos. A veces, suena a que es un planteo más que se puso sobre la mesa, que un planteo real. La mayor competencia de los bancos, son los otros bancos.

- Con todo en los bancos expresan preocupaciones...

- Seguramente, porque son jugadores nuevos, que plantean un juego distinto. En parte tiene que ver con el hecho de que nosotros, las fintech, nacimos con el 100% de tecnología, armamos una solución pensada en el cliente. Eso es lo que genera más incertidumbre.

- ¿El mercado fintech todavía está muy atomizado?

- Las compañías fintech tienen un promedio de vida de tres años. Está muy atomizado y eso está buenísimo. Se que muchos jugadores chicos en un tiempo van a ser medianos y van a crecer hasta ser grandes. En el ecosistema hay modelos que ya están definidos, pero es tan dinámico, que incluso eso puede cambiar. Hay que escuchar qué necesita la gente.