U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Los republicanos aún deben convencer a sus votantes del beneficio de los recortes fiscales

Trump necesita que la nueva ley tributaria impulse los empleos y los salarios. Los ciudadanos consideran que la flamante norma beneficia sólo a los más ricos

Los republicanos aún deben convencer a sus votantes del beneficio de los recortes fiscales

En uno de los pocos debates en el Congreso sobre la reforma fiscal de los republicanos, Orrin Hatch, una figura clave por su apoyo a la legislación, perdió los estribos. Al reaccionar a los reclamos de los demócratas de que los recortes planeados beneficiarían en gran medida a los ricos, el republicano de Utah, normalmente una persona cortés, atacó verbalmente a los críticos, presumiendo sus propios humildes comienzos y desacreditando la idea de que los ricos se volverían más ricos como "basura".

He estado aquí trabajando toda mi maldita carrera para personas que no tienen oportunidades y realmente me molesta que alguien diga que sólo hago esto por los ricos", dijo Hatch, de 83 años, y presidente del comité de finanzas del Senado.

Mientras los republicanos se deleitaban con la aprobación de los recortes fiscales la semana pasada, estaba claro que la mayoría de los estadounidenses no creen en las garantías de Hatch sobre el proyecto de ley. Al menos no todavía.

Las encuestas de CNN mostraron que alrededor de dos tercios del país creen que los republicanos, que aprobaron una reducción fiscal de u$s 1,5 billones sin un solo voto demócrata, están ayudando a los ricos entre ellos al presidente Donald Trump y su familia y no a la clase media. Los últimos cambios introducidos por Hatch aumentaron los beneficios potenciales para personas con muchas propiedades como Bob Corker su colega senador quien se había opuesto a la ley antes de los cambios y reforzaron la impresión de una camarilla de legisladores que ha perdido el contacto con la clase media y que busca beneficiar a sus donantes y a los ricos.

La percepción en muchos sectores de que el Congreso acaba de aprobar un paquete para plutócratas contrasta fuertemente con la retórica electoral de "drenar el pantano" de Trump, cuya administración se comprometió a eliminar el clientelismo político y ayudar a los hombres y mujeres olvidados de EE.UU..

Aunque la Casa Blanca predice que los recortes impulsarán una bonanza de crecimiento y empleo, muchos economistas creen que exacerbarán la creciente desigualdad de ingresos y riqueza en el país.

"Éste es un Congreso que aparentemente no está en contacto con el votante estadounidense promedio, y mucho menos con quienes perciben menores ingresos, dice Jacob Kirkegaard, investigador principal del Instituto Peterson de Economía Internacional. "Debo aplaudir a los líderes republicanos por engatusar a sus miembros para votar por algo tan impopular. Es extraordinario".

Los demócratas cuentan con que persista la hostilidad en los meses previos a las elecciones legislativas de noviembre. La retórica del liderazgo del partido ha sido apocalíptica, pues Nancy Pelosi, la líder de la minoría de la Cámara de Representantes, habló de "robo monumental y descarado a la clase media estadounidense". Con el nuevo proyecto de ley de impuestos firmado, la oposición ahora se está enfocando en la amenaza a los programas de redes de seguridad social si los ingresos públicos se reducen a causa de las reducciones fiscales, que incluyen un recorte en la tasa corporativa del 35% al 21%.

El análisis de una serie de grupos de expertos sugiere que los beneficios del proyecto de ley fiscal están sesgados a favor de los ricos. El Centro de Política Fiscal calcula que el aumento de los ingresos después de impuestos de los recortes fiscales el año próximo será el doble en términos porcentuales para el 1% superior que para el quintil intermedio. En términos de dinero, aquellos en el 1% superior recibirán un recorte de u$s 51.140, en comparación con una reducción de u$s 930 para el quintil medio. Para el año 2027, las personas de ingresos medios terminarán con un pequeño aumento impositivo de u$s 20, mientras que el 1% más adinerado disfrutará de ahorros de poco más de u$s 20.000. El 0,1% más alto en ese momento experimentará reducciones de casi u$s 150.000.

Esto se produce en un momento en que los políticos estadounidenses de todo tipo han reconocido los peligros que plantea el aumento de la desigualdad, así como la amenaza para las generaciones futuras de un creciente endeudamiento público. "La idea de que van a hacer algo como esto que aumentará drásticamente la desigualdad de ingresos en el peor momento posible y explotará la deuda y los déficits es un reflejo sorprendente de un sistema fallido", dice Norman Ornstein, del conservador American Enterprise Institute.

Los líderes republicanos consideran que estos ataques están profundamente equivocados. La Casa Blanca espera que el crecimiento del Producto Bruto Interno se acelere a al menos 2,9% en los próximos años y ha pronosticado que el recorte de impuestos corporativos por sí solo galvanizará la inversión y ofrecerá un impulso salarial al estadounidense promedio de u$s 4000 o más. Trump ha señalado a empresas, entre las que se incluye AT&T, que anuncian inversiones adicionales y pagos de personal a medida que avanza la legislación fiscal. "Tenemos compañías que están regresando a nuestro país", dijo el presidente antes de firmar el proyecto de ley.

Los opositores enfocaron además sus críticas en un nuevo régimen para las empresas no constituidas en sociedad conocidas como entidades fiscalmente transparentes que dicen que contienen un banquete de favores injustos y oportunidades para evitar impuestos. Los republicanos redujeron los impuestos a las entidades fiscalmente transparentes cuyas ganancias se destinan directamente a los ingresos de sus propietarios para que los propietarios no sintieran que estaban recibiendo un trato injusto frente a los beneficiarios del recorte de la tasa corporativa.

Pero los legisladores provocaron indignación con una revisión de último minuto que les dio los mismos beneficios a los propietarios de bienes inmuebles a través de entidades fiscalmente transparentes, incluyendo a varios miembros adinerados del congreso. Corker, el senador de Tennessee que tiene propiedades comerciales en su estado natal, votó "sí" en el proyecto de ley final después de haber votado "no" en una versión anterior. Negó que la revisión del texto tuviera algo que ver con su cambio.

Timothy LaPira, un académico de la Universidad James Madison que estudia el cabildeo, dice que la decisión de llevar a cabo negociaciones a puertas cerradas entre un estrecho círculo de legisladores y legisladores republicanos hizo que el proceso de reforma fuera inusual.

La falta de escrutinio redujo la capacidad de los grupos externos, entre ellos los constituyentes, los grupos de presión y los grupos de expertos, para contribuir al proceso durante la carrera para finalizar las reformas.

También implicó que la pequeña cantidad de grupos de interés que estaban cercanos a los responsables políticos clave tuvo una influencia enorme. Dice: "La mayoría de nosotros [estadounidenses] quedamos excluidos del proceso".

Los republicanos insisten en que muchas de las grandes medidas impositivas han estado sometidas a debate durante años, lo que significa que no sorprendieron a un público incauto.

Ro Khanna, un congresista demócrata de California, dijo que "este proyecto de ley fomenta la percepción de que el congreso ya no es la institución democrática que nuestros fundadores previeron".

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar