Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

U$D

DÓLAR
/
MERVAL

Las mujeres deben subir sus expectativas para achicar la brecha con los hombres

Antes de negociar el sueldo, las candidatas tendrían que investigar en profundidad sobre la potencial compañía empleadora, su cultura y su enfoque hacia las remuneraciones

Las mujeres deben subir sus expectativas para achicar la brecha con los hombres

Cuando se trata de negociaciones salariales, Otegha Uwagba sigue una regla de oro: pedir 20% más de lo que una instintivamente consideraría justo. A menudo una descubre que la cifra "justa" es superior a la que se tenía en mente. Con el paso del tiempo, cuenta esta joven de 27 años, las mujeres tienden a ser subestimadas por los empleadores en términos de remuneración, o quizás lo que es más importante, tienden a subestimarse ellas mismas.

"Cuando les pregunto a colegas hombres, siempre me sorprende cuánto más piden comparado conmigo", contó Uwagba, consultora de marca y autora de Little Black Book, una guía de carreras profesionales para las mujeres.

"Eso dice mucho de la psicología de las mujeres en el lugar de trabajo, ellas están condicionadas a esperar menos. Pero el momento de mayor poder se ante una oferta de trabajo".

Ser dura en la negociación dura con posibles empleadores sigue siendo importante para una generación de mujeres jóvenes que busca ayudar a cerrar la brecha salarial de género de una vez por todas.

La mayor cantidad de mujeres con educación superior, junto con la regulación apuntada a la igualdad y los derechos de maternidad permitieron un progreso gradual pero notable en cuanto a las disparidades salariales.

Cuando los babyboomers los nacidos unos veinte años después de la segunda guerra mundial transitaban su segunda década de vida, la brecha promediaba el 16%. Sin embargo, para la Generación X nacidos entre mediados de los 60 y 1980 se redujo a 9%, según el think tank Resolution Foundation, cuyas cifras muestran una brecha cercana a 5% en los millennials de hoy.

Pese al avance, los datos indican que las mujeres jóvenes se verán más perjudicadas a medida que pasen los años: la diferencia aún crece para quienes tienen de treinta a cincuenta años, una tendencia que no se eliminó incluso en los países socialmente más progresistas.

Un factor a abordar es la "brecha en las expectativas" mencionada por Uwagba. Un estudio de los graduados realizado por el sitio de empleos Totaljobs en 2016 señala que en todas las funciones y en todos los niveles de experiencia las mujeres británicas aún tienen menos expectativas salariales que los hombres.

Normalmente, esto comienza desde el inicio de la carrera profesional de la mujer, sostiene la profesora Christine Naschberger del departamento de gestión de Audencia Business School en Nantes, Francia. Para su primer sueldo, las graduadas en Francia esperan ganar 15% menos que los hombres, contó. Sus pares varones tienden a trabajar en sectores que pagan más y elegir empleos mejor remunerados. "Las mujeres jóvenes deben ser concientes de la diferencia de género porque comienza temprano, inmediatamente después de la graduación".

Hay medidas prácticas que pueden tomar las jóvenes para combatir ésto, como investigar antes de iniciar una negociación salarial. Descubrirán que la brecha salarial de género varía según el sector, dependiendo de factores como la representación femenina en los niveles altos y en funciones part-time. Lo que es más importante son los programas que haya emprendido un sector o una empresa en particular para abordar los desequilibrios de género, aseguran los profesionales que se especializan en diversidad.

"Se trata de estar bien informadas, sobre la compañía, su cultura y su enfoque hacia la remuneración. Hay que preguntarse: "¿cuáles son mis expectativas?", dijo Mark McLane, directora global de diversidad e inclusión en Barclays.

Más notas de tu interés

Comentarios1
Adrian Hawk
Adrian Hawk 13/03/2018 03:23:37

cuanta IDEOLOGÍA FEMINISTA por favor..... CUANTA LOCURA FEMENINA...... Que sentido REAL tiene achicar brechas de generos, que son diferentes ...... CUANTA MANIPULACION ......