Martes  24 de Marzo de 2020

La amenaza de una "depresión" es el gran desafío de los gobiernos

Como prestamistas de último recurso, los bancos centrales deben garantizar la liquidez manteniendo bajos los costos de endeudamiento y financiando la oferta de crédito.

La amenaza de una "depresión" es el gran desafío de los gobiernos

La pandemia no fue inesperada. Pero la realidad siempre difiere de las expectativas. No sólo amenaza la salud, sino también puede ser una amenaza económica mayor de lo que fue la crisis financiera de 2008-09. Enfrentarla requerirá de un liderazgo fuerte e inteligente. Los bancos centrales tuvieron un buen comienzo. La responsabilidad ahora recae en los gobiernos. Ningún acontecimiento demuestra mejor por qué un estado con calidad administrativa, dirigido por personas capaces de diferenciar a los expertos de los charlatanes, es tan vital para la gente.

Una pregunta central es cuál será la profundidad, y la duración, de esta emergencia sanitaria. Hay esperanzas puestas en que los bloqueos en países (como España) o en partes de ellos (como en China) eliminen el virus. Sin embargo, incluso si así fuera en algunos lugares, es evidente que no lo será en todas partes. El extremo opuesto es que podría contagiarse hasta el 80% de la población mundial y que la posible tasa de mortalidad sea de 1%, lo que significaría otras 60 millones de muertes, el equivalente a las de la Segunda Guerra Mundial. Esta calamidad probablemente también tomaría tiempo: la gripe española de 1918 se produjo en tres oleadas durante un mismo año. Sin embargo, lo más probable es que esto termine en un punto medio: la tasa de mortalidad será menor, pero la enfermedad tampoco desaparecerá.

Si es así, es probable que el mundo no vuelva al comportamiento anterior a la crisis hasta bien entrado 2021. Aunque quizás las personas más jóvenes lo hagan antes. Pero los mayores no lo harán. Además, aunque algunos países logren eliminar la enfermedad, seguirán las cuarentenas en relación con otros países. En resumen, probablemente el impacto del coronavirus sea grave y prolongado. Como mínimo, los legisladores deben planificar en base a eso.

La pandemia ya ha afectado tanto la oferta como la demanda. Los bloqueos detienen los suministros esenciales y una amplia gama de compras, especialmente en los sectores de entretenimiento y viajes. El resultado será una pronunciada caída de la actividad durante el primer semestre de este año.

Pero, por sobre todo, existe la amenaza de una depresión. Es probable que muchos hogares y empresas pronto se queden sin dinero. Incluso en los países ricos, una gran porción de la población casi no tiene ahorros en efectivo. El sector privado —sobre todo el sector corporativo no financiero— está muy endeudado.

Así es como la demanda de los consumidores se debilitará aún más. Las empresas irán a la quiebra. Nadie querrá vender productos o servicios a empresas que probablemente quiebren, a menos que paguen por adelantado. Volverán a surgir sobre la salud del sistema financiero. Existe el riesgo de un derrumbe de la demanda y de la actividad económica que vaya mucho más allá del impacto directo de la emergencia sanitaria.

También será particularmente difícil contener la propagación de la enfermedad en países donde el seguro social es limitado y los controles sociales, débiles. Esto afectará sobre todo a EE.UU. dado que allí muchas personas enfermas se negarán a ir al hospital y también se verán obligadas a trabajar.

Como prestamistas de último recurso, los bancos centrales deben garantizar la liquidez manteniendo bajos los costos de endeudamiento y financiando la oferta de crédito, tanto directa como indirectamente. Pero los bancos centrales no pueden ofrecer solvencia. No pueden reforzar los ingresos de los hogares ni asegurar a las empresas contra este desplome de la demanda. Como tomadores de crédito y gastadores de última instancia, los gobiernos pueden y deben hacerlo.

La deuda pública a largo plazo está tan barata que tampoco deben sentir temor de hacerlo: Alemania, Japón, Francia y el Reino Unido actualmente pueden pedir préstamos a 30 años a una tasa nominal inferior a 1%, Canadá a 1,3% y EE.UU. a 1,4%.

Esto, entonces, representa una crisis temporal, con consecuencias económicas y sanitarias que los gobiernos deben gestionar. A nivel nacional, lo mínimo que hay que ofrecer es una licencia paga por enfermedad y un generoso seguro de desempleo, incluso para los trabajadores independientes, durante el período de crisis. Si eso es demasiado difícil, los gobiernos pueden mandar un cheque a todo el mundo.

Sin embargo, esto no será suficiente para evitar los costos de una quiebra masiva y una depresión. Emmanuel Saez y Gabriel Zucman de Berkeley sostienen que "la forma más directa de brindar. . . un seguro es hacer que el gobierno actúe como comprador de última instancia. Si el gobierno reemplaza completamente la demanda que se evapora, todas las empresas pueden seguir pagando a sus trabajadores y mantener su capital social, como si estuviera operando... como de costumbre".

Al brindar ese alivio no se creará un riesgo moral. Recibir ayuda durante una pandemia que sólo sucede una vez en un siglo difícilmente fomente la irresponsabilidad. Si las empresas se endeudan demasiado, al final igual irán a la quiebra.

Es esencial mantener los ingresos y minimizar los costos a largo plazo de las empresas que atraviesan extremas dificultades. Además, dentro de la eurozona será esencial ayudar a los gobiernos con limitada capacidad de endeudamiento. A nivel mundial, los países emergentes vulnerables también necesitarán ayuda para enfrentar las crisis sanitaria y económica.

Esta crisis también pasará. Pero no será mañana. La pandemia crea el riesgo de generar una depresión. En tiempos de guerra, los gobiernos gastan generosamente. Ahora también deben movilizar sus recursos para evitar un desastre. Hay que pensar a lo grande y actuar de inmediato. Juntos

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,000065,750070,7500
DÓLAR BLUE1,6260121,0000125,0000
DÓLAR CDO C/LIQ0,4454-114,9240
EURO0,330477,677977,9346
REAL0,325713,878813,9240
BITCOIN-0,96689.691,86009.697,2500
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS1,939729,5625
C.MONEY PRIV 1RA 1D-18,181813,5000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-17,142914,5000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000030,0000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)0,0000120,00120,00
CUPÓN PBI EN PESOS-7,21312,833,05
DISC USD NY0,141870,6070,50
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL3,326043.676,1800
BOVESPA0,860093.828,6100
DOW JONES3,150026.281,8200
S&P 500 INDEX2,62123.112,3500
NASDAQ2,06009.615,8130
FTSE 1001,10007.273,4700
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO0,0576319,0273318,8435
TRIGO CHICAGO-1,6229189,3220192,4452
MAIZ CHICAGO1,0638130,9003129,5224
SOJA ROSARIO0,0000225,0000225,0000
PETROLEO BRENT4,651241,850039,9900
PETROLEO WTI4,089838,940037,4100
ORO-2,29221.679,50001.718,9000

OpenGolf Newsletter

Anotate y recibí el resumen semanal del mundo del golf.

OpenGolf
Revista Infotechnology