Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
SBS FONDOS
DÓLAR
/
MERVAL

Los fondos comunes de inversión ganan poder y hacen temblar al mercado

En 2017 los ETF registraron un crecimiento récord y recibieron más de u$s 460.000 millones a nivel global. Y en 2018 se espera un crecimiento exponencial. Riesgos e implicancias del cambio profundo que pone en riesgo al capitalismo.

Los fondos comunes de inversión ganan poder y hacen temblar al mercado

En la última primavera boreal ocurrió algo extraño en un montón de pequeñas mineras de oro norteamericana: sus acciones registraron caídas pese a que el precio del lustroso metal en ese momento estaba en su nivel más alto en cinco meses.

Las bajas no se debían a ninguna de las razones habituales como malos informes de resultados, o señales de un menor interés por el oro entre las celebridades de Nueva York, las novias de India o los coleccionistas chinos. Por el contrario, las acciones se derrumbaron por la creciente importancia de los fondos cotizantes (exchange-traded funds o ETF).

Ese extraño alboroto que se produjo en el precio de las acciones de unas pocas mineras de oro representa un ejemplo potente, pero ignorado, de cómo los ETF tienen un mayor y a veces indeseado impacto sobre los mercados, aún cuando permite a los inversores de todo el mundo ahorrar miles de millones de dólares en comisiones que, de lo contrario, irían a las administradoras de fondos tradicionales.

En 2018, la industria mundial de ETF casi seguro superará la marca de u$s 5 billones en valor total de los fondos invertidos.

Los ETF son vehículos de inversión pasiva que combinan lo barato de los fondos índice, que simplemente intentan replicar los retornos de una referencia, con la sencillez y la conveniencia de una acción normal a la hora de negociarlos.

En 2017 los ETF registraron un crecimiento récord y recibieron más de u$s 460.000 millones a nivel global. Eso representa apenas u$s 1800 millones de dinero nuevo por cada día laboral del año. En 2018, la industria mundial de ETF casi seguro superará la marca de u$s 5 billones en valor total de los fondos invertidos.

Este alejamiento de la tradicional gestión de carteras "activa" es uno de los cambios más profundos para el sistema financiero global de la historia y ahora es lo suficientemente poderoso como para modificar la manera en que funcionan los mercados. Hay muchos inversores grandes preocupados por las implicancias.

En 2017 los ETF registraron un crecimiento récord y recibieron más de u$s 460.000 millones a nivel global.

"La inversión pasiva corre peligro de devorarse al capitalismo", le dijo a los inversores Paul Singer, el fundador de Elliott Management, uno de los hedge funds más grandes del mundo, en una carta. "Lo que quizás ha sido una idea inteligente en su infancia se convirtió en una mancha que destruye las posibilidades del capitalismo de libre mercado de crear crecimiento y armar consensos".

En el caso de las mineras de oro, un único fondo llamado VanEck Vectors Junior Gold Miners ETF provocó los misteriosos movimientos. Su popularidad hizo que creciera demasiado para el índice que emula, por lo que el fondo tuvo que lidiar con los topes regulatorios en cuanto al monto que puede tener una compañía. Así, en abril pasado, MVIS, la unidad de índices de Van Eck, decidió cambiar la referencia -y casi duplicó el valor de mercado de las mineras de oro en las que tenía permitido invertir. Eso llevó a que otros operadores contaran con que algunas compañías abandonarían el índice, lo que hizo bajar las acciones.

Si bien sólo afecta a un pequeño rincón de los mercados financieros, y en ese momento pasó casi desapercibido, el hecho es un poderoso ejemplo de cómo el surgimiento de los ETF no es sólo un desafío para los administradores de carteras tradicionales, sino que empieza a reformular los mercados de a poco pero de manera profunda.

Los reguladores también exploran más algunos desafíos que surgieron a partir de este crecimiento. En septiembre, la Securities and Exchange Commission (SEC) norteamericana organizó una conferencia sobre ETF, donde académicos, analistas, reguladores, abogados e inversores hablaron sobre sus efectos sobre los mercados financieros. Itzhak Ben-David, profesor de finanzas en la Ohio State University, presentó un trabajo que demostraba que cuando una compañía se une a un índice grande, su propiedad de ETF y la volatilidad suben; y cuando se retira, su propiedad de ETF y la volatilidad bajan. "Nadie duda que los ETF son una gran innovación, pero al mismo tiempo podría tener algunas consecuencias indeseadas", aseguró Ben-David en la conferencia.

Mientras el sector de ETF se resigna a que se lo culpe de los futuros contratiempos del mercado, hay poca evidencia de que sea la causa principal de turbulencia y hay pocos ejemplos de ETF que hayan empeorado significativamente una liquidación. De hecho, la experiencia de correlación dentro de los índices de acciones es un buen ejemplo de cómo hace poco quedó demostrado que una gran crítica a la inversión pasiva estaba equivocada.

En la era posterior a la crisis financiera, las acciones individuales empezaron a moverse cada vez más in tandem, lo que frustra a los administradores de fondos que dependen de los movimientos idiosincrásicos para ganarle a sus referencias. La culpa la tuvieron el agresivo ablandamiento monetario de los bancos centrales y el surgimiento de los ETF. Sin embargo, las correlaciones se revirtieron en el último año, pese a que el dinero sigue entrando en esos fondos.

En septiembre, la SEC norteamericana organizó una conferencia sobre ETF, donde académicos y analistas hablaron sobre sus efectos sobre los mercados financieros.

Que los tradicionales gestores de hedge funds y fondos de inversión -y los analistas que dependen de sus negocios- critiquen a los ETF y a la inversión pasiva es comprensible y natural. Mucho del dinero que entra en el sector se ha filtrado de los fondos activos, lo que extrema la presión sobre sus comisiones.

El coeficiente de gasto neto promedio de los fondos mutuos de acciones norteamericanos cayó a 1,13% el año pasado, comparado con 1,44% en 2000, según el proveedor de datos Morningstar. La competencia de los ETF ha sido menos intensa en el campo de la renta fija, pero ahora está en aumento, lo que redujo el costo promedio de gestión de fondos de bonos estadounidenses de 1,14% a 0,91% en 2017 en el mismo período.

Por lo tanto, los ETF ahorraron a los inversores muchos miles de millones de dólares directa e indirectamente, mediante las presiones de precios que ejercen sobre los gestores de carteras tradicionales.

Eso no quiere decir que la industria de ETF esté en una posición universalmente confortable. Una creciente guerra de precios está achicando los márgenes y, dado que la mayor parte de los flujos ingresan a las "tres grandes" -BlackRock, Vanguard y State Street-, muchos proveedores han tenido que cerrar fondos por no poder reunir suficientes activos.

Los gestores activos también registran un mejor desempeño, y las comisiones más bajas hacen que muchos fondos mutuos sean más atractivos para los inversores interesados en obtener mejores resultados que sus referencias.

Sin embargo, pocos se atreverían a apostar en contra del sector de ETF, que está disfrutando de otro año excepcional.

Traducción: Mariana I. Oriolo

Más notas de tu interés

Comentarios1
sebastian C.
sebastian C. 19/02/2018 11:39:15

Creo que es más perjudicial para el sistema comprar por los valores técnicos como hace la mayoría hoy ( variaciones de precio) , muy pocos compran por los valores fundamentales ( análisis de ganancias, análisis del negocio, etc)