U$D

MARTES 18/12/2018
Dólar Banco Nación
/
Merval

Amazon explora con JP Morgan ofrecer cuentas bancarias

El gigante de comercio electrónico en forma gradual, pero constante, incursiona en un terreno históricamente dominado por los bancos tradicionales

Amazon explora con JP Morgan ofrecer cuentas bancarias

Amazon conversa sobre una potencial asociación que le permita ofrecer a sus clientes cuentas bancarias a través de JPMorgan Chase. Se trata de un acuerdo que podría unir la mayor plataforma de comercio electrónico de Estados Unidos con el banco más grande del país.

El gigante con casa central en Seattle mantiene conversaciones con JPMorgan para desarrollar un producto similar a una cuenta corriente, según allegados a las compañías, porque busca fortalecer sus lazos con millones de consumidores que recurren al sitio para comprar una creciente porción de sus consumos diarios.

Las negociaciones están en una etapa exploratoria, advirtieron estos allegados, y es probable que se compliquen los planes cuando se discutan con el ente regulador, la Federal Deposit Insurance Corporation.

Pero si Amazon logra ofrecer a sus usuarios acceso a algún tipo de cuenta bancaria, marcaría otro avance en su constante incursión en terreno históricamente dominado por los grandes bancos tradicionales. Amazon ya entró en el negocio de los préstamos a pequeñas empresas que operan en su plataforma Marketplace. En junio del año pasado anunció que había originado un total de u$s 3000 millones desde que lo lanzaron con muy bajo perfil en 2010.

Tanto Amazon como JPMorgan no hicieron comentarios sobre una posible alianza.

"Amazon es un ejemplo de compañía tecnológica grande... que piensa en el área financiera no sólo como una herramienta que ayuda a concretar la compra de productos en su plataforma minorista, sino que quizás también como un negocio en sí mismo", dijo David Klein, CEO de CommonBond, una plataforma de préstamos online con base en Nueva York.

Lo mismo podría aplicarse a Apple o Facebook o Google, agregó. "Los datos y las finanzas funcionan bien juntos, y si tienen la tecnología para aprender del negocio y luego aplicarlo eso podría ser muy atractivo... ya sea que quieran convertirse en una compañía financiera ellas mismas o si prefieren monetizarlo con compañías financieras".

No queda claro si una alianza entre Amazon y JPMorgan habilitaría a los clientes a emitir cheques, directamente pagar cuentas, o acceder a las redes de cajeros automáticos del banco.

Amazon podría encontrar una audiencia receptiva. Un reciente estudio elaborado por Bain, la consultora en estrategias, señala que casi 60% de los clientes bancarios en Estados Unidos están dispuestos a probar un producto financiero ofrecido por grupos tecnológicos que ya utilizan. Amazon y PayPal son las dos marcas en las que los consumidores más confiarían su dinero, según el sondeo, antes que Apple, Google, Microsoft, Facebook y Snapchat.

JPMorgan y Amazon ya son socios en otras áreas. El mes pasado las dos firmas unieron fuerzas con Berkshire Hathaway para crear una compañía de salud sin fines de lucro, mientras que Chase la división de banca minorista de JPMorgan emite la tarjeta Amazon Prime Rewards Signature. La directora de Finanzas del banco, Marianne Lake, nombró a Amazon, British Airways y Starbucks como sus socios en tarjetas de crédito "verdaderamente impresionantes".

Las conversaciones no son exclusivas, según un informe del diario The Wall Street Journal, que también vinculó a Amazon con Capital One, un banco con sede en Virginia. Capital One se negó a hacer comentarios.

Brendan Dickison, socio de Canaan Partners, una firma de capital de riesgo, sugirió que JPMorgan probablemente camine con pie de plomo cuando discuta una potencial asociación con una compañía que casi la duplica en tamaño.

JPMorgan tiene una capitalización bursátil de u$s 393.000 millones, comparado con los u$s 732.000 millones de Amazon.

"En el corto plazo, estoy seguro que financieramente le sería lucrativo cerrar un acuerdo. Pero en el largo plazo podría parecerse a los estudios cinematográficos que se asocian con Netflix para distribuir sus catálogos viejos: es mucho dinero en ese momento, pero luego se transforma en una amenaza existencial para los estudios", explicó Dickinson.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés