U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Acero y aluminio: EE.UU. eligió la opción más drástica

Tenía tres alternativas diferentes para cada metal: un arancel global, aranceles para China y otros países clave mezclados con cupos, y un cupo universal

En EE.UU. 6,5 millones de personas trabajan en industrias que usan acero

En EE.UU. 6,5 millones de personas trabajan en industrias que usan acero

Donald Trump dijo que impondrá aranceles nuevos a las importaciones de acero y aluminio, lo que aviva los temores de que Estados Unidos esté por iniciar una guerra comercial con China y sus principales socios comerciales.

La medida provocó una fuerte liquidación en los mercados financieros y fuertes quejas provenientes de la comunidad empresaria, que asegura que las compañías norteamericanas se verán perjudicadas porque subirán los precios.

El presidente dijo que firmará una orden que anunciará aranceles de 25% para importaciones de acero y de 10% para las de aluminio.

El mes pasado, el departamento de Comercio recomendó tres opciones diferentes para cada metal: un arancel global, aranceles para China y otros países clave mezclados con cupos, y un cupo universal.

Trump eligió el arancel global, que someterá las importaciones de todos los países a un pesado gravamen.

La pregunta es si eso tiene sentido económico. Las industrias estadounidenses de acero y aluminio aseguran que durante más de una década padecieron un ataque existencial de parte de China, que se convirtió en el mayor productor mundial de ambos metales y que inundó los mercados globales con productos baratos. Los aranceles buscan restringir las importaciones y permitir que esas industrias eleven la producción y usen su capacidad ociosa.

Pero la historia demuestra que fijar aranceles para proteger una industria en general termina provoca sufrimiento a otra. Según varias cámaras industriales, cerca de 6,5 millones de personas trabajan en empresas norteamericanas que usan acero y aluminio. Cuando George W. Bush fijó aranceles a las importaciones de acero en 2002, según un estudio, la medida tuvo un costo de cerca de 200.000 empleos en el país.

Es por eso que muchos republicanos sostienen que los aranceles son un error, y temen que esa medida debilite otros esfuerzos como la reforma tributaria apuntados a impulsar el crecimiento económico.

Por otro lado, China probablemente no sienta las consecuencias. Las industrias de aluminio y acero norteamericanas hace tiempo que piden protección contra lo que aseguran es competencia injusta desde China.

Pero debido a una serie de aranceles específicos por país o por producto introducidos en los últimos años, China ahora representa muy poco del acero y aluminio que importa EE.UU. Por el contrario, para Norteamérica la principal fuente de esos metales es Canadá. Otros miembros grandes de la OTAN como Alemania también son grandes exportadores de acero a EE.UU.

Muchos expertos esperan que haya un proceso para que los países y las compañías soliciten ser exceptuados de las aranceles. Por ejemplo, Canadá hace tiempo que es considerado parte de la base industrial de seguridad nacional de EE.UU, lo que implicaría que tiene un argumento sólido a su favor.

Desde que nació después de la segunda guerra mundial, el acuerdo comercial Nafta incluye un tecnicismo que permite a los países invocar a la "seguridad nacional" para imponer aranceles y otras barreras comerciales en caso de guerra u otras amenazas nacionales. Pero durante décadas lo países evitaron recurrir a ese tecnicismo por temor a que ello condujera a los demás países a hacer lo mismo.

Al invocar la seguridad nacional en los aranceles para el acero y aluminio, Trump está tirando por la borda ese acuerdo entre caballeros. Parte del problema es que el presidente dejó en claro su desprecio por la OMC. Si un panel de la OMC determina que Washington invocó erróneamente la seguridad nacional, Trump podría decidir ignorar la decisión o incluso retirar al país de la organización.

Otros temen que haya un "efecto dominó" y que los países como China usen la seguridad nacional como excusa para fijar sus propias medidas comerciales.

Más notas de tu interés

Comentarios1
Carlos Angel
Carlos Angel 06/03/2018 07:53:01

Un elefante en el bazar!!!!