U$D

MARTES 19/03/2019

Sica defendió la agenda de apertura comercial y multilateral de la Argentina

El ministro de Producción y Trabajo aseguró que una guerra comercial entre EE.UU. y China no favorece a nadie. Satisfacción por el alineamiento de la Argentina con la agenda económica global

Sica defendió la agenda de apertura comercial y multilateral de la Argentina

El ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, sostuvo esta mañana en Parque Norte que Argentina se lleva de esta cumbre del G20 "la convicción de que la agenda económica está alineada con el resto del mundo y en el camino que necesitamos: la modernización, la adaptación al cambio tecnológico y la apertura comercial para captar mayores inversiones".

"Argentina es una de las economías más cerradas del mundo. Tiene acuerdos comerciales con menos del 10% del Producto Bruto Interno (PBI) mundial", dijo Sica.

Para el ministro, no hay preferencias sobre un grupo de países en particular para mejorar la relación. "A los países desarrollados podemos llegar mediante su demanda de nicho de alimentos; a los países asiáticos, a través de su necesidad de seguridad alimentaria, energética y mineral. Su demanda va a crecer a una tasa de dos dígitos al menos hasta 2025; y a los vecinos de América Latina, con manufacturas industriales, que deben ser más competitivas", expresó.

En relación a la volatilidad macroeconómica que atravesó Argentina en 2018, Sica señaló que el nuevo programa económico es de "normalización con reformas estructurales a distintas velocidades". "La crisis de este año fue, en parte, por una corrección de precios relativos. Y en ese sentido estamos mejor que a fines de 2017, cuando había atraso cambiario y tarifario", recordó.

La nueva situación, para Sica, tiene a la Argentina con un tipo de cambio "muy competitivo" y con dinamismo en las exportaciones. "Sin el efecto de la sequía, las exportaciones venían creciendo a un 15% con un tipo de cambio menos favorable que el actual. En 2019 se recuperarán las exportaciones agropecuarias, los servicios basados en conocimiento y también venderemos gas y petróleo al mundo", indicó.

No obstante, el funcionario pidió calma y observó que "cuando hay una modificación importante en el tipo de cambio, la demora en el cambio de tendencia de las exportaciones es de entre 6 a 8 meses".

"La demora en el impacto del tipo de cambio en las exportaciones es de 6 a 8 meses"

"Las condiciones macroeconómicas respecto a junio (momento de la asunción de Sica) son mejores, porque en los últimos 40 días bajó la incertidumbre y se anclaron las expectativas de inflación". Asimismo, el ministro adelantó que se están enfocando en sostener el empleo en los sectores más vulnerables, como las pymes textiles, de calzado y marroquinería.

Hacia adelante, Sica pronosticó que 2019 tendrá una dinámica contraria al corriente año, que arrancó con crecimiento económico antes del impacto de la sequía y la devaluación. "Tendremos un arrastre negativo de 2018, con variables en recuperación a partir de marzo, cuando empezará a tomar velocidad", expuso.

"En 2019, la recuperación económica de Brasil, las exportaciones agropecuarias, Vaca Muerta y las energías renovables serán los motores de la recuperación"

Los motores serían la recuperación económica de Brasil, las exportaciones del sector agropecuario, Vaca Muerta y las energías renovables.

Asimismo, afirmó que en el cuarto trimestre de 2018 se estaría tocando piso en cuanto a actividad y, a partir de diciembre, "los salarios reales serán positivos, después de estar en baja desde abril".

"El marco regulatorio local es potente para captar inversiones"

En otro orden, Sica respondió que el marco regulatorio local es "potente" para captar inversiones y aseguró que la imposición de retenciones a las exportaciones "no afecta a la estabilidad fiscal".