U$D

JUEVES 25/04/2019

Por el dólar y la recesión, el rojo comercial con Brasil bajó a la mitad en 2018

En diciembre se registró un superávit de u$s 260 millones en la balanza comercial, el primer dato positivo desde 2014. Algunas proyecciones privadas estiman que este año el  intercambio bilateral podría alcanzar el equilibrio.

Por el dólar y la recesión, el rojo comercial con Brasil bajó a la mitad en 2018

Los datos de comercio bilateral con Brasil, correspondientes a diciembre expusieron de forma clara el impacto que tienen en las cuentas externas la devaluación del peso y el profundo proceso recesivo desatado este año.

Según datos del Ministerio de Industria, Comercio Exterior y Servicios de Brasil, las exportaciones argentinas a ese país totalizaron u$s 967 millones, mientras que las compras desde Brasil cerraron el último mes del año con u$s 706 millones.

Así, el saldo de la balanza comercial arrojó un superávit de u$s 261 millones, el primer dato con signo positivo desde 2014. El cambio de tendencia fue posible gracias al incremento del 29,3% interanual en las exportaciones argentinas a Brasil, y un verdadero desplome de las importaciones, que llegó a 55,2% en diciembre, en comparación al mismo mes del año anterior.

En el acumulado del año, sin embargo, las exportaciones argentinas terminaron en u$s 11.100 millones, mientras que las importaciones treparon a u$s 15.000 millones. De esta manera, el 2018 cerró con un rojo comercial bilateral de u$s 3900 millones.

En comparación al resultado final de 2017, el déficit comercial se redujo más de la mitad (52,2% menos), tras el desbalance de casi u$s 8200 registrado el año anterior.

Nuevo escenario

Tras el cambio de tendencia que tuvo lugar a partir del tercer trimestre del año, para el primer año de la gestión Bolsonaro en Brasil, se espera que la Argentina pueda achicar sustantivamente el déficit bilateral e incluso recuperar en las cuentas externas con la principal economía sudamericana.

Consultado sobre los motores de crecimiento en 2019, Marcelo Elizondo, director general de la consultora DNI, dstacó que "serán el sector automotor, que hoy representa el 40% de todas las ventas a Brasil, el impulso de los sectores industriales tradicionales (químicos, plásticos, máquinas y aparatos eléctricos y mecánicos y la industria metalmecánica), alimentos elaborados y eventualmente el trigo", el principal producto agropecuario exportado a ese destino.

La primera parte el año, seguiría en la línea del último trimestre de 2018, con crecimiento de las exportaciones por la competitividad lograda por vía cambiaria, y la fuerte baja de las importaciones, producto de la profunda recesión.

Sin embargo, a partir del segundo semestre de 2019 podría haber una cierta morigeración de esta tendencia, por un incipiente atraso cambiario en medio del proceso electoral, y la consecuente menor competitividad de la economía argentina, y también la esperada recuperación de la actividad local, que volverá a demandar mayor cantidad de insumos y bienes intermedios de Brasil.