Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

U$D

DÓLAR
/
MERVAL

OCDE destacó “reformas importantes” hechas en Argentina

Además, estimó un terreno “favorable” para la inversión. A nivel global, mejoró sus previsiones económicas, pero advirtió sobre una guerra comercial.

OCDE destacó “reformas importantes” hechas en Argentina

La OCDE destacó que en Argentina  “se han hecho reformas importantes” y que las estimaciones son favorables en la inversión en construcción o industria, lo que justifica que se mantenga la perspectiva de un incremento del PIB del 3,2% en 2018 y en 2019.

Con respecto a la economía mundial consideró que este año y el próximo crecerá el 3,9%, lo que significa unas expectativas mejores que las que presentó en noviembre y unos niveles precrisis, pero el proteccionismo del presidente de EE.UU., Donald Trump, amenaza esta evolución positiva.

El economista jefe interino de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Alvaro Pereira, fue claro al presentar hoy las perspectivas, ya que frente al mensaje “muy positivo” que ofrecen los indicadores económicos, “el principal riesgo es una escalada de las tensiones comerciales”.

“Es importante disminuir las tensiones porque en caso de traducirse en hechos tendrían un impacto", advirtió Pereira a la agencia Efe. Y agregó: "Eso precisamente ahora que la economía mundial se comporta de forma un poco más normal" por primera vez desde el comienzo de la crisis, hace ya una década.

En tanto, avisó que más allá de las tensiones comerciales, otras amenazas que pesan sobre sus perspectivas son las subas de tasas de interés que han programado los grandes bancos centrales -en principio positivas-, en un contexto de altos niveles de deuda pública y privada en muchos países.

La revisión al alza de las previsiones es casi generalizada para los países del G7, pero también para los grandes emergentes del G20, a excepción de Rusia.

La suba más marcada es la de Estados Unidos, ya que su crecimiento este año debería ser del 2,9%, es decir cuatro décimas más de lo anticipado hace apenas cuatro meses, y del 2,8% en 2019 (siete décimas más).

La principal razón de esa corrección es el estímulo fiscal de cerca de un 1% del producto interior bruto (PIB) anual que ha conseguido sacar adelante el presidente estadounidense, y que se va a concretar en una reducción masiva del impuesto de sociedades.

Esa política en favor de las empresas tendrá un efecto beneficioso para la economía del país “a corto plazo”, pero exigirá tener cuidado a medio plazo porque podría entrañar un déficit todavía mayor de las cuentas públicas y presiones inflacionistas, según Pereira.

La OCDE ve con mejores ojos el paquete fiscal del nuevo acuerdo de coalición de Gobierno en Alemania (por un monto de 0,3-0,5 puntos de PIB anuales), que, como venía aconsejando el organismo desde hace años, aportará más inversión pública y más gasto social.

La economía alemana, de acuerdo con los autores del informe, progresará un 2,4% este año (una décima más de lo augurado en noviembre) y un 2,2% en 2019 (dos décimas más).

Su ascenso será, por tanto, ligeramente superior al del conjunto de la zona euro, que también se ha corregido al alza hasta el 2,3% en 2018 (dos décimas más) y el 2,1% en 2019 (dos décimas más).

Aunque la OCDE no publicó cifras para España, el economista jefe se mostró “seguro” de que la mejora en la eurozona tendrá también su reflejo allí. Y preguntado sobre el peso de la incertidumbre por la crisis catalana, respondió que “no es tan pronunciada como hace unos meses” y “parece que está controlada”.

Por lo que se refiere a los grandes países latinoamericanos, México es uno de los que se espera que salga más beneficiado por la mejora en Estados Unidos y en el comercio mundial (que debería aumentar a un ritmo en torno al 5% en 2018, tras haberlo hecho al 5,2% en 2017).

El PIB mexicano crecerá un 2,5% este año (se había previsto un 2,2% en noviembre) y un 2,8% el próximo (2,3%).

Sobre Brasil, con unas expectativas del 2,2% en 2018 (1,9% en noviembre) y del 2,4 % en 2019 (2,3%), Pereira hizo notar que son tasas todavía con un importante potencial de subida, que hay buenos signos de los indicadores de inversión y que se nota menos preocupación por la incertidumbre política.