Jueves  02 de Mayo de 2019

Marichal: "Asombra la apuesta que hizo Christine Lagarde en la Argentina"

El historiador mexicano y especialista en historia financiera latinoamericana visitó la Argentina en medio de una difícil semana en materia económica para el país. Aseguró que es "sorprendente" la crítica situación, porque la prensa internacional no publicaba estos problemas.

Marichal: "Asombra la apuesta que hizo Christine Lagarde en la Argentina"

Carlos Marichal suele decir que, frente a las crisis, los gobiernos usan dos tipos de metáforas: las biológicas (en las que se aplican términos como "pánico") o las climáticas (con expresiones como tormentas, turbulencias o tsunami). Si se piensa en 2018, esta explicación de Marichal suena muy conocida a cualquier oído argentino: fue la manera en la que el presidente Mauricio Macri y todo el gabinete nacional explicaron los efectos de las sucesivas corridas cambiarias que atravesó el país. 

De visita en Argentina en medio de una nueva oleada de incertidumbre y suba del dólar, el historiador mexicano y especialista en finanzas latinoamericanas pasó por la Universidad Nacional de San Martín para hablar de deuda externa en América latina, y minutos antes dialogó con El Cronista

- Usted dijo, a propósito de la situación judicial que atravesó la Argentina con los fondos buitre, que "el fantasma de la deuda sigue planeando y no tardará en regresar”. ¿Por qué cree que se repiten estos ciclos?

- El fantasma de la deuda no solo vuelve sino que es manifiesto. En el caso de la Argentina hay un aumento muy fuerte en los últimos años de la deuda externa, de la cual no se hablaba a nivel internacional. Sólo recientemente he comenzado a ver artículos del Financial Times y El País que empezaron a hablar de esto enviando señales de alarma. En la prensa internacional había una especie de consenso desde que inició la administración de Mauricio Macri de que la situación financiera, monetaria y de deuda iba a ir bien. Pero ahora se observa un aumento enorme de la deuda externa y esto coloca a la Argentina en una situación muy especial. La CEPAL dijo que la deuda pública argentina equivalente al 95% de su PBI y al menos tres cuartas partes están en moneda extranjera. Esto aparece de repente como un problema, como una crisis latente. Además, hay muchos otros factores que se observan como problemáticos: el dólar, la inflación, el riesgo país. 

En el medio de esto, casualmente, o nada casualmente, firman un acuerdo con el FMI por u$s 57.000 M, cosa que me llamó la atención porque dije ¿y esto? ¿Desde cuándo no hay este tipo de préstamos en América latina? No lo hay desde hace 17 años. El último fue concedido a la Argentina en 2001. Los anteriores préstamos rescate del Fondo habían sido los de México, en 1994, los de Asia en 1997 luego de las crisis bancarias  y Brasil en 1998. Y después se acabó. Se cerró ese ciclo de grandes crisis de los 90. Ahora, lo particular del caso de los préstamos del FMI en esas épocas eran que fueron de rescate, o sea después de que la crisis se hubiera pronunciado. Lo particular es que este préstamo gigante no se da después de la crisis sino como anticipo. Cosa que a mí me parece curiosa. ¿Por qué el Fondo se anticipa y no espera hasta después? Porque evidentemente consideran que la situación lo amerita. Como fenómeno histórico es curioso. Eso nos dice algo. Nos dice que hay un problema muy grave en la Argentina. 

- ¿Cuál le parece que es la intencionalidad del FMI para asistir de esta manera a la Argentina?

- El Fondo Monetario, cuando se mete, se mete en todo. Aquí lo que asombra es la apuesta de Christine Lagarde, porque ha apostado muy fuerte en una situación de crisis muy grande y  es riesgosa para el mismo Fondo Monetario Internacional, depende de cómo evolucione la situación en la Argentina. Cuando ellos entran de bomberos, como se hizo desde 1966 en adelante, casi que se acepta como necesaria su presencia. Ahora, ¿qué ha pasado que ha motivado que el Fondo entre antes del estallido de una gran crisis?  

- ¿Usted tiene alguna hipótesis?

- No. Yo soy un observador, no te digo que extraterrestre, pero observo que es sorprendente la situación. Porque la lectura desde afuera es que todo iba bastante bien en la Argentina en la prensa internacional. Y  de repente empezó a haber mucha más información sobre inestabilidad. Eso hace que uno se sorprenda y también por el tamaño de este préstamo, porque empieza a recordar cosas de antes. Y hay otro elemento que podría agregarse. En este momento Argentina se despega de la situación general. No había una discusión de las crisis de deudas en América latina. No era un tema que estaba en la agenda de discusión internacional. Se consideraba que estaba bastante controlado. El tema es que, si se empezó a hablar de esto y Argentina se convierte en un caso muy llamativo de fragilidad financiera, monetaria y de deuda (porque ya no se sabe si tiene la capacidad de pago de deuda) los demás países de América Latina no parecen estar en esas condiciones. Eso es original desde el punto de vista de la historia, porque la tendencia a nivel de deuda externa e inclusive de la fragilidad financiera en el largo plazo histórico es que tendía a haber cierta sintonía en la región. 

- O sea que, en esta oportunidad, Argentina quedó aislada del contexto regional

- Bueno, el otro país que tiene unos problemas tremendos es Venezuela, pero es completamente diferente. Yo lo que estoy sugiriendo es que en otras épocas, incluyendo los años de 1970, cuando todos se endeudan, y de 1980, cuando todos sufren la crisis, hay sintonías. Y en los 90 empiezan a verse otros fenómenos. Pero ahora Argentina se despega muy recientemente. No se preveía eso. El caso de Venezuela ya se sabía, hace tiempo que tenía unos problemas dramáticos y con otras causas y realidades.

- ¿Cree que esto una eventual crisis en Argentina puede contagiar a otros países?

- A diferencia de lo que sucedió con la crisis de México y Brasil, la crisis argentina de 2001 no afectó al sistema financiero internacional. Quizás por eso el Fondo apostó esta vez, porque cree que no es tan peligroso y que probablemente no haya mucho contagio. También puede ser que el asunto sea cómo asegurar que la banca en Argentina y los intereses de bancos internacionales no se vean muy afectados, porque evidentemente ha habido demasiada especulación financiera por parte de estos bancos. Esa es una cosa que impresiona. 

- ¿Qué piensa que las decisiones del actual Gobierno en materia financiera?

- Primero, yo no soy experto en finanzas argentinas contemporáneas. Segundo, son endiabladamente complicadas. Tercero, hay varias teorías encontradas y diversas sobre este problema. Cuarto, no hay consenso absoluto. Pero sí cierto elemento que está claro y es que hubo una liberalización extrema. En el caso de Argentina el endeudamiento tiende a ser acompañado por una fuga de capitales. Eso pasó en México: cada vez que hubo un aumento fuerte del endeudamiento, hubo una fuga de capitales. Entonces es paradójico, porque se piensa que el aporte de los capitales externos va a traer fondos para financiar el desarrollo. En la práctica, una gran parte del dinero se fuga. Esto en México pasó en 1977 y en 92-94 cuando se creó un instrumento financiero que se llamaban los TesoBonos. Y ahora que estaba hablando con gente aquí sobre las famosas Lebac y Leliq me pregunté ¿habrá algún paralelo? Desde los 90, los mercados de deuda se han vuelto mucho más complejos, más difíciles de entender.

- Últimamente, en la Argentina, se volvió a usar la palabra default en la discusión pública. Con su experiencia y su lectura histórica, ¿qué piensa respecto de la perspectiva de la deuda?

- Como historiador económico no creo que se puedan realizar predicciones o declarar que todo está perdido. Yo trabajo sobre el pasado y a partir de ahí trato de entender el largo plazo. El presente actual es tan complejo que yo creo que es muy difícil de hacer predicciones. El problema ahora no es solo la complejidad de la deuda externa con deuda interna, más el régimen monetario y la inflación, sino que tenemos una situación muy complicada política. Ahora, veo que hay personas que dicen que la preocupación y las corridas del dólar tienen que ver con la política y es evidente que el fondo acá no es solo político. El asunto es que el paquete de deuda que hay es muy complejo. El FMI asume que puede intervenir y ayudar a resolver este problema. Pero hay un punto donde ya es muy difícil de predecir, porque son demasiados instrumentos operando. 

- ¿De qué manera influye la inflación en esta ecuación? El Gobierno argentino asegura que si se elimina el déficit fiscal se resuelve el problema del aumento generalizado de precios y también de la necesidad de colocación de deuda

- El argumento es interesante, pero resulta que hay que observar la realidad. Y por lo que he visto en los periódicos y los informes, la inflación sigue pese a las medidas que se han tomado. De nuevo, comparemos con otros países: en el caso de México la semana pasada el Banco de México indicó que estaba muy preocupado porque parece que este año va a tener una inflación de 4,3% (por encima del 3,8% que querían). La situación de contraste, creo, es la previsibilidad. En Argentina hay demasiada incertidumbre. Y eso de por sí genera riesgo, preocupación. 

- Hace unos años se hizo una pregunta que me gustaría hacérsela a usted ahora: ¿cuál es el alcance de la soberanía de un gobierno en esta época de globalización financiera?

- Eso depende de la capacidad de negociación del Gobierno. Y si el Gobierno lleva a cabo medidas demasiado extremas en términos de quitar restricciones, se somete a la lógica de los mercados internacionales. Y esa lógica puede ser muy variada o muy agresiva en la búsqueda de una mayor rentabilidad o en el movimiento de ingreso y salida de capitales de corto plazo. Pensado de esta manera, la soberanía sí está en cuestión en una época de globalización financiera. Todo el mundo lo ve así, es un verdadero problema. Los bancos globales hoy son de tal tamaño y dimensión, que los flujos de capitales son muy difíciles de manejar. Entonces para poder responder a esa situación los gobiernos tienen que ser cautos y tener instrumentos que permitan un mínimo de regulación. Y sentido común. Si se permite y se fomenta la entrada masiva de capitales, en algún momento va a salir. No hay otra. Esto se observa simplemente siguiendo los ciclos. Estos gigantes mercados de compra y venta de divisa son, por naturaleza, son volátiles segundo a segundo. Cualquier gobierno en AL tiene que tener un gran sentido común y cuidado en el manejo de las finanzas. Esa es la gran lección de las crisis de los 90 y la de 2008. Hay que ser prudentes. Hay que tener algún grado de regulación. Hay países como Chile que han establecido impuestos sobre capitales de corto plazo. Regular en ese sentido es no invitar a la fragilidad financiera.

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,833357,000060,5000
DÓLAR BLUE1,532665,750066,2500
DÓLAR CDO C/LIQ-2,8406-75,4790
EURO0,381665,009865,2520
REAL0,390314,120014,1731
BITCOIN-0,15988.220,03008.222,5800
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS0,000055,0625
C.MONEY PRIV 1RA 1D-3,252059,5000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-3,200060,5000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000056,0000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)2,2727135,00132,00
CUPÓN PBI EN PESOS0,00001,591,59
DISC USD NY-1,506081,7583,00
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL1,821031.968,4700
BOVESPA1,2300104.728,8900
DOW JONES0,210026.770,2000
S&P 500 INDEX0,68722.986,2000
NASDAQ0,91008.089,5430
FTSE 1000,14007.139,7600
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO-0,0535343,0025343,1863
TRIGO CHICAGO-1,5031192,6289195,5684
MAIZ CHICAGO-1,0230152,3561153,9308
SOJA ROSARIO0,0000242,0000242,0000
PETROLEO BRENT-0,504959,120059,4200
PETROLEO WTI-0,855353,320053,7800
ORO-0,45021.481,50001.488,2000