Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

U$D

DÓLAR
/
MERVAL

La Corte rechazó la constitución de un trust y pagará impuestos

Elena Highton de Nolasco

Elena Highton de Nolasco

La Corte Suprema de Justicia revocó un fallo que había beneficiado a Eduardo Eurnekian, relacionado con trusts constituidos en el exterior, y le dio la razón a la AFIP por considerar que el empresario no había perdido completamente el manejo sobre los bienes depositados en fideicomisos. Ahora deberá tributar impuestos a las Ganancias y sobre los Bienes Personales por los períodos en disputa.

La Corte aceptó la demanda de la AFIP contra Eduardo Eurnekian por Impuesto a las Ganancias y sobre los Bienes Personales, no ingresados, con más los accesorios correspondientes, con motivo de trusts constituidos en el exterior con fondos provenientes de ventas de acciones de empresas argentinas, señaló Julián Martin, del estudio del mismo nombre.

En abril de 1995, Eurnekian vendió a TCI International Holding Inc. (una sociedad constituida en el estado de Delaware, Estados Unidos) acciones emitidas por las sociedades anónimas Cablevisión, Televisora Belgrano, Construred y Univents por $ 285.437.273. Asimismo, en octubre de 1996, el empresario transfirió el paquete accionario de Oeste Cable Color SA a Cablevisión SA por $ 109.046.877, precisó Martín.

La suma percibida fue girada a dos fideicomisos constituidos en el exterior que el contribuyente consignó en sus declaraciones juradas como donaciones, en la parte de justificación patrimonial, dijo el especialista.

La AFIP impugnó la operación por considerar que Eurnekian no realizó una donación efectiva dado que los fideicomisos utilizados no podían encuadrarse bajo ninguna norma legal argentina y de la redacción de los respectivos contratos "surgía que conservaba indirectamente la disponibilidad de los fondos transferidos".

El Tribunal Fiscal y la Cámara dieron la razón a Eurnekian, pero la Corte dijo que sus argumentos eran errados.