Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Fondos de seguridad social cubren el 60% del gasto previsional y generan más deuda

El déficit estructural de la ANSeS alcanzó el 4,7% del PBI, que sólo se alivia a 2,7% al considerar las transferencias de impuestos coparticipables

Fondos de seguridad social cubren el 60% del gasto previsional y generan más deuda

Según los datos de 2017, el sistema de seguridad social sólo dispuso de ingresos para cubrir el 60% de su función básica, que es pagar las jubilaciones, pensiones, PAMI y asignaciones familiares, pero no la asignación universal por hijo (AUH), lo que derivó en un déficit estructural de 4,7% del PBI, coincidieron dos informes privados.

Al recibir los impuestos que se restan de la coparticipación para financiar los gastos del sistema, el rojo desciende a 2,7% del PBI, lo que explica unas tres cuartas partes del déficit primario y la mitad del financiero del Gobierno nacional, explicó la consultora Econométrica.

"La seguridad social en la Argentina está estructuralmente quebrada, con más gastos que ingresos hace décadas, y elevando su déficit los últimos años. El quiebre del sistema se pone en evidencia al advertir que los aportantes suman 11,3 millones de personas (8,2 privados más 3,2 del sector público), y los beneficiarios suman 8,3 millones, entre jubilaciones y pensiones. Sólo 1,4 aportante por jubilado hace inviable el sistema sí sólo se pretende sostener con aportes, incluso con tasas impositivas en niveles récord", advirtió el informe.

El Observatorio Fiscal Federal (OFF) coincidió en que al considerar sólo los ingresos por aportes y contribuciones, el desequilibrio fiscal del componente de seguridad social alcanzó en 2017 un 4,7%, después de que el gasto alcanzara el 10,6% del PBI y los ingresos, 5,9%.

En tanto, supone un incremento sistemático en los últimos seis años: en 2016 el rojo fue de 4,2%; en 2015, 3,4%; en 2014, 2,6%; en 2013, 2,4%, y en 2012, 2,3%.

"Para tener una idea relativa de la importancia de este desequilibrio, debemos considerar que en 2017 el déficit primario de todo el Sector Público Nacional fue de 3,9%. Por lo tanto, el componente de Seguridad Social, aparece como el principal factor condicionante de la situación fiscal general", dijo Luciano Di Gresia, director Ejecutivo del Observatorio.

Por ello, el consejero del OFF Pablo Garat entiende que "el país se endeuda para financiar el déficit previsional, y es geométricamente impagable". Y agregó: "Las provincias como el Tesoro nacional tienen como gasto rígido que los obliga a endeudarse el gasto previsional. Se podrá eliminar subsidios, empleados públicos, familiares de funcionarios, pero al final hay un agujero enorme que es previsional".

Según detalló Econométrica en base a datos de Hacienda, los ingresos de la ANSeS por aportes y contribuciones a la seguridad social sumaron 7,1% del PBI en 2017. En tanto, los gastos previsionales (jubilaciones, pensiones, PAMI y asignaciones familiares sin la AUH) alcanzaron 11,7% del PBI el año pasado.

Es decir, aún sin considerar otros gastos en cabeza de la ANSeS (principalmente, los planes sociales AUH y el plan Progresar), el sistema de seguridad social mostró un déficit estructural de 4,7% del PBI.

Ese déficit se financia con impuestos que se detraen de la coparticipación (2,6% del PBI).

Al sumar los otros gastos, como la AUH y el plan Progresar (0,7% del PBI), el déficit de la ANSeS cerró en 2,7% del PBI, concluyó.

"El plan de reparación histórica permitió recomponer las jubilaciones pisadas una década, además de la incorporación de monotributistas a la AUH, y un nuevo plan de Asignación universal a la vejez (AUV). Todos estos nuevos programas generaron un nuevo incremento al gasto en seguridad social en 1,1% del PBI, hasta un total de 11,3% del PBI en 2017", agregó Econométrica.

En tanto, se observa que el cambio en la fórmula previsional (ver aparte) alivia un poco el rojo del sistema de seguridad social pero no resuelve su sustentabilidad

Según Econométrica, el gasto en seguridad social aumentará 24% este año (suponiendo una inflación del 22%), frente a una economía que crecerá nominalmente 27%: "Esta diferencia de gasto social al 24% y la economía al 27% conllevará una caída del gasto social en proporción de la economía de 0,3% del PBI para culminar en 11% del PBI en 2018, sin por ello afectar el poder de compra de los haberes".

Para Garat, "no alcanza con el cambio en la fórmula de movilidad que se ha hecho ni la opción de jubilarse a los 70 años. Es el principio de la solución del problema, que exige una verdadera reforma previsional".

Más notas de tu interés

Comentarios4
Alfredo Federico
Alfredo Federico 14/02/2018 11:10:51

el gobierno esta desfinanciando la caja. con el kirchnerismo habia superavit porque los que podian tenian que poner. una sociedad que iba progresivamente cuidando a los ancianos.

Raul Nieto
Raul Nieto 14/02/2018 10:25:16

Este articulo debio aparecer cuando de trato la reforma previsional y mostrar de que forma toda la sociedad debe hacer un gigantesco esfuerzo para mantener un sistema que degenero el kirchnerismo con fin solo electoral

Patricia Lar
Patricia Lar 14/02/2018 08:46:42

Manga de miserables, todo vuelve.

Pancho Gonzalez
Pancho Gonzalez 14/02/2018 06:32:42

Ganancias y pérdidas como una empresa privada para el gobierno estan contentos con los sojero que traen dolares al pais con las exportaciones y si pudieran no pagarian más las jubilaciones por que como los viejos yá no producen más es una pérdida.