U$D

SÁBADO 23/03/2019

En 8 meses se perdieron casi tantos empleos como los creados desde 2014

Entre marzo y noviembre de 2018 se destruyeron 134.000 puestos de trabajo en el sector privado y se volvió al nivel de empleo que había en 2014. El poder adquisitivo retrocedió 9,4% internual. La expectativa de contratación de personal es la más baja desde la crisis de 2009.

En 8 meses se perdieron casi tantos empleos como los creados desde 2014

Los datos de empleo, a tono con los indicadores del resto de la actividad económica, no trajeron buenas noticias para la administración nacional. Entre marzo y noviembre de 2018, se destruyeron en el país casi tantos puestos de trabajo en el sector privado como los que se habían creado desde 2014.

En los ocho meses siguientes a marzo de 2018 comenzó a disminuir mes a mes la cantidad de asalariados registrados en el sector privado, según datos del Ministerio de Producción y Trabajo. Desde el pico histórico de 6.282.469 personas que trabajaban bajo esta modalidad en marzo del año pasado, se pasó a 6.148.200 en noviembre de 2018. Esto significa una destrucción de 134.269 empleos en ese período.

Este nivel de empleo registrado en noviembre de 2018 significa, cuando se repasa la serie histórica, volver casi a la misma cantidad de puestos laborales que se habían anotado cuatro años atrás, ya que quedó apenas 11.619 puestos por encima de ese momento. 

La proyección en el corto plazo no es la mejor. Según la Encuesta de Indicadores Laborales que la cartera que conduce Dante Sica realiza entre 3000 empresas de los aglomerados urbanos más importantes del país, las expectativas de creación de empleo están en el nivel más bajo desde junio de 2009. El dato se obtiene al restar la cantidad de empresas que piensan aumentar la dotación de personas respecto de las que piensan disminuirla. Mientra mayor sea el valor absoluto obtenido de esa resta, más optimismo y probabilidad de que las compañías contraten personal. 

Las expectativas empresarias de sumar trabajadores describió una tendencia descendente desde marzo de 2018, con la excepción de julio y octubre que habían registrado leves repuntes. Así, lo que prima es el pesimismo. 

Además de encontrarse con un mercado laboral cada vez más chico y expulsivo, los trabajadores argentinos acumulan una fuerte caída del poder adquisitivo. En noviembre de 2018, la mitad de los trabajadores del sector privado ganaron menos de 23.800 pesos en mano, lo que consolidó una caída del poder adquisitivo de 8% si se compara con el salario de noviembre de 2017. Con este resultado, la mediana de remuneraciones encadenó 7 meses consecutivos con fuertes retrocesos, rozando incluso el 12% interanual en septiembre de 2018.