Martes  09 de Julio de 2019

"El apoyo de Trump a Macri son casos puntuales, no es una política"

Todd N. Tucker, economista e investigador especializado en comercio internacional de Roosevelt Institute, analiza los cambios de postura en EE.UU. respecto del multilateralismo y cómo es la relación actual con América latina. 

"El apoyo de Trump a Macri son casos puntuales, no es una política"

Si alguien hubiera dicho hace 10 años que Twitter se convertiría en la vía de comunicación de la política exterior del país más poderoso del mundo nadie lo hubiera creído. Parece increíble, pero es así: el presidente estadounidense Donald Trump usa su cuenta personal en la red social para anunciar públicamente la estrategia de negociación con China, aunque en los hechos luego su posición es mucho más moderada.

En este contexto de fuertes cambios de las relaciones geopolíticas, Todd N. Tucker, el economista e investigador del Instituto Roosevelt especialista en comercio internacional, asegura en diálogo con El Cronista que la política doméstica en Estados Unidos viró hacia un mayor proteccionismo. “Creo que va a cambiar el multilateralismo”, asegura.

- ¿Qué relación plantea Trump entre Estados Unidos y China?

- Como toda la administración de Trump, ha sido un experimento. No tienen una política bien definida. Hay algunos que sí tienen una visión concreta de hacia dónde quieren llevar la relación bilateral, como por ejemplo el senador Marco Rubio, de Florida. Él es más trumpista que Trump. Tienen una visión nacionalista que es bien definida. Ellos quieren cambiar totalmente lo que estructura la relación bilateral, quieren un cambio profundo en las reglas de la OMC para sancionar mejor y más rápido a China; quieren restringir las inversiones en EEUU que puedan hacer a compañías chinas; y quieren cambiar la estructura cuasi socialista de China o aislar al país para que no puedan vender sus bienes en EE.UU. Un ejemplo de esto sería el enfrentamiento con Huawei, la compañía que está armando el 5G, y cómo Trump propuso algunas medidas fuertes de no permitir a compañías estadounidenses comprar o vender cualquier cosa de Huawei  y esa propuesta fue muy apoyada por el senador Rubio y los trumpistas. Pero como siempre (ha pasado con las negociaciones con México y con Corea del Norte) a último momento Trump dijo que no iba a hacer lo que había dicho que haría con Huawei. Su estrategia es decir que tiene una política bien definida, parece que lo va a implementar y al último momento lo saca totalmente.

Creo que es difícil predecir lo que va a hacer Trump en cualquier momento. Y es una lógica que en Estados Unidos tiene apoyo bipartidario, porque muchos demócratas están muy hinchas de este aproach. Pero al fin del día Trump es su propio enemigo.

- ¿Por qué piensa que genera tanto apoyo la postura de Trump?

- Creo que la razón principal es nuestro colegio electoral, que da mucho peso político a los estados que han sufrido más el China shock. En Wisconsin, Michigan y esos estados si decís que estás a favor del libre comercio con China te matan. Es un tema que les preocupa mucho y tienen una visión muy definida. Entonces ambos partidos van a responder con su propia manera con algún esfuerzo grande contra China. Esta es la mayor razón, pero al mismo tiempo gente como Bill Clinton, que tenía un discurso de apertura con China y del ingreso de la democracia en China (toda esa visión vinculando libre comercio con democracia), aún esa gente neoliberal ha visto que 20 años después no ha pasado nada. Y que China es un país autoritario mucho más rico, con mucho más peso e influencia. Entonces es el colegio electoral, un proceso de cambiar de opinión neoliberal y también la lucha geopolítica que iba a pasar con Jeb Bush o con cualquier otra persona. Es una tensión estructural.

- Esta nueva postura de Estados Unidos, ¿modifica las relaciones comerciales en el resto del mundo?

- Ha sido un desafío en las relaciones con Europa, diría. La economía europea está más vinculada con otros países en la región de Eurasia y por muchos años como Europa y EE.UU. tenían una estrategia común para enfrentar esos desafíos, pero con Trump hemos visto una ruptura con Europa. Hemos visto cómo algunos gobiernos populistas, como Italia, están armando vínculos más extensos con China, aun en esta época. En Grecia también; el gobierno de Tsypras ha hecho muchos pactos y tratados con China. Quizá porque necesitan el dinero o más inversiones y China tiene mucha plata. En Estados Unidos estamos bajando impuestos a los ricos y no tenemos los recursos públicos de competir con China. Para nosotros, en Estados Unidos, la única herramienta que tenemos es restringir China en nuestro mercado. Pero no estamos haciendo un Plan Marshall para competir con China y no lo estamos haciendo porque no tenemos los recursos gubernamentales para hacerlo ahora.

En la campaña presidencial hemos visto que Elizabeth Warren y algunos de los demócratas están hablando de armar un enfrentamiento más preciso o quirúrgico contra China pero al mismo cambiar totalmente el sistema tributario para tener los recursos para hacerlo. Me parece que cualquier persona que gane las elecciones el año que viene va a ser más continuidad con Trump. No veo un cambio o un regreso al tiempo de Obama.

- ¿Trump tiene chance de ser reelecto?

- Sí, tiene buena chance porque siempre es así con los presidentes que tienen el puesto y además su estrategia es ganar el sur del país. Todo depende de quién gana en Wisconsin y Michigan. Son los estados principales y toda esa retórica que Trump tiene en contra de China es algo que suena muy bien en esos lugares. Y no están leyendo el diario para analizar que Trump tiene esa retórica pero no está siendo acompañado por hechos. Yo diría que tiene un 55% de chances de que gane. Creo que es muy probable. Y tenemos muchos demócratas, creo que 25 que son candidatos en las primarias, y es muy difícil ser un candidato que puede ganar algo del apoyo de la clase obrera blanca, al mismo tiempo clase obrera latina y afroamericanos. Es una coalición muy difícil, sobre todo porque hay que construir un mensaje que le guste a cada uno de esos grupos. Es posible que disputen entre ellos y al fin del día Trump gane.

- En este contexto global, ¿piensa que estamos en el fin de la era del multilateralismo?

- Creo que va a cambiar el multilateralismo. Creo que pasó el tiempo del mito de los sabios que en Ginebra hacen un diseño que es win-win para todo el mundo. Es mucho más una estrategia que utiliza poder, no simplemente el lema. Creo que Trump e incluso  Elizabeth Warren van a usar el poder de Estados Unidos, (aun cuando ella más progresista en su visión de utilizarlo). Y lo va a hacer muchas veces en forma unilateral o con alianzas construidas ad hoc para hacerlo. Eso sería más la línea desde hoy al futuro. Más poder, menos lema, un discurso de intereses nacionales y menos de intereses comerciales globales. A ningún partido de acá le gusta mucho la OMC estos días. No tienen una visión muy profunda de cómo utilizar el Banco Mundial, el Fondo Monetario. El macro sistema político, en los niveles top de cada partido, tiene una visión mucho más nacionalista.

- ¿Cuál es la apuesta de Estados Unidos respecto de Latinoamérica?

Creo que un buen ejemplo es lo que ha pasado con Venezuela en todos estos últimos años. Estados Unidos no tiene una política hacia América latina. Había una nueva guerra fría que Trump tenía con Cuba y Venezuela, pero aun con eso hacen muchas amenazas pero al fin del día no están invadiendo. Es puro caos. Creo que es lo mismo con Macri y Bolsonaro. Habría una lógica de cooperación entre Trump y ellos dos pero en verdad no ha pasado mucho. Es todo migración y comunismo. Tienen una política migratoria pero es casi la única cosa que tienen.

- ¿Cómo puede interpretarse el apoyo de Trump a Macri?

- Creo que son transacciones. Lo mismo que con el gobierno de Lenin Moreno, en Ecuador, que sacó un apoyo del FMI después de echar a Julian Assange de la embajada en Londres. Hay pequeñas interacciones. Pero casi no se habla o se habla por un día de Argentina en los medios. No lo veo como una política sistemática ni coherente hacia América latina. Lo mismo con el presidente Xi de China. Es una oportunidad o una transacción puntual.

- ¿El apoyo a Macri tiene que ver con la posibilidad de que Cristina Fernández vuelva al Gobierno?

- No creo que haya un enfrentamiento con Kirchner si ella gana. No habrá mucha política. Si hay oportunidad para otra transacción, bueno, pero no veo especialmente después del fracaso en Venezuela que vayan a armar otra movilización regional para poner presión en ella. No lo veo así. En los próximos meses vamos a ver que John Bolten y otros hocks en la administración no se van a quedar, porque Trump se está cansando de ellos y se está aburriendo. Sería alguien como Bolten que propondría un enfrentamiento con Argentina y no veo que tengan apetito para ese tipo de aventura.

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,000052,000057,0000
DÓLAR BLUE0,000057,000058,0000
DÓLAR CDO C/LIQ35,3257-59,1591
EURO0,090960,733660,7778
REAL0,101613,494613,5037
BITCOIN-1,402510.772,700010.774,0400
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS0,542957,8750
C.MONEY PRIV 1RA 1D7,575871,0000
C.MONEY PRIV 1RA 7D6,666772,0000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000058,0000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)-5,7471164,00174,00
CUPÓN PBI EN PESOS-5,55561,701,80
DISC USD NY-5,194873,0077,00
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL-10,445030.406,6500
BOVESPA-0,250099.468,6700
DOW JONES-0,660026.135,7900
S&P 500 INDEX-0,79152.923,6500
NASDAQ-0,68008.002,8120
FTSE 1000,14007.139,7600
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO0,2049314,4343313,7913
TRIGO CHICAGO-1,4501168,5618171,0420
MAIZ CHICAGO-1,3014141,8250143,6950
SOJA ROSARIO0,0000245,1000245,1000
PETROLEO BRENT0,518960,050059,7400
PETROLEO WTI-0,124756,070056,1400
ORO0,35991.505,80001.500,4000
Revista Infotechnology