U$D

DÓLAR
/
MERVAL

De qué trabajan las mujeres argentinas

El Ministerio de Trabajo elaboró un informe sobre las ocupaciones de los trabajadores del sector privado del país y desagregó los datos por género y edad. Las tareas de ingreso al mercado formal están relacionadas a las cuestiones administrativas.

De qué trabajan las mujeres argentinas

Oficinistas, profesoras, personal de limpieza, mozas, profesionales, recepcionistas, traductoras, contadoras, abogadas... ¿cuáles son los rubros y las tareas a los que se dedican las mujeres argentinas que tienen empleos en el sector privado?

Con esta pregunta, el Ministerio de Trabajo de la Nación elaboró un documento para saber cuál es la estructura y la evolución de la demanda de ocupaciones en el país, y desagregó los datos para saber particularmente qué trayectoria profesional tienen dos grupos importantes de la población: las mujeres y los jóvenes, justamente los que mayores problemas de empleo tienen en el país. En el caso de ellas, el desempleo es de 9,5% (por encima del 8,7% promedio general de la población) y para los menores de 29 años las tasas superan las dos cifras (19,8% para las chicas y 15,4% para los chicos).

El resultado de la recopilación de información brindó datos estadísticos para fundamentar un concepto que los movimientos de mujeres, y particularmente la economía feminista, viene marcando hace un tiempo: el famoso techo de cristal. ¿De qué se trata? De la imposibilidad que tienen las mujeres de acceder a cargos jerárquicos o puestos con mayor poder de decisión.

De total del personal directivo y gerencial que se desarrolla en el sector privado (102.037 trabajadores), 77% son hombres y 23%, mujeres. La mayoría masculina puede verse en las cúpulas y también en los puestos de menos calificación (tal como se detalla en el siguiente cuadro).

  <

/div>

 

Hay quienes argumentan que el acceso a los cargos directivos debería ser por mérito y que si las mujeres no están allí es porque no cumplen con los niveles de formación o requisitos necesarios. Estas argumentaciones, al igual que con la paridad de género, son falaces. Y no es un opinión. De nuevo, hay datos.

"El el caso de las ocupaciones de elevada calificación, hay una mayor proporción de mujeres: profesionales científicos e intelectuales (57%), así como también entre los técnicos y profesionales de nivel medio", indica el informe del Ministerio de Trabajo. 

Para los puestos de calificación media/baja como "oficinistas, trabajadores de servicios y vendedores, la inserción de las mujeres está por encima del promedio (43% y 42% respectivamente)", detalla el documento, y sigue: "Los operarios de la industria, la construcción y el sector primario se encuentran dominados por hombres".