Domingo  26 de Julio de 2020

Entrevista con candidato a presidir la OMC: "A la larga el proteccionismo es desastroso"

El egipcio Abdel-Hamid Mamdouh analiza los desafíos del multilateralismo y expone sus recetas para que países como la Argentina vuelvan a confiar en una mayor integración económica al mundo.

Abdel-Hamid Mamdouh: “Una política comercial proteccionista es a la larga desastrosa”

Las tensiones comerciales protagonizadas por China y los Estados Unidos lejos están de afectar al binomio, sino que las esquirlas de su enfrentamiento recaen sobre mercados tan remotos como el argentino. En este escenario de ofensivas unilaterales, la comunidad internacional ha quedado como espectadora y sin mecanismos con los que conducir a una tregua.

Tal ha sido el inmovilismo que el director general de la Organización Mundial del Comercio (OMC) se ha visto en el deber de anticipar su renuncia y abrir un proceso electoral anticipado que trae a discusión qué rol debe adoptar un mecanismo ideado, justamente, para dar reglas de juego claras a las relaciones económicas internacionales.

Por su sede en Ginebra han desfilado hace pocos días los ocho candidatos que buscan suceder al brasileño Roberto Azevedo. La regla tácita que conduce todo el proceso es que es turno del África de poner una persona a cargo, y así es que tres figuras de ese continente se anotaron a la carrera.

Abdel-Hamid Mamdouh es, quizás, junto a la keniata Amina Mohamed, uno de los candidatos más preparados para el puesto, tras haber sido uno de los ingenieros a cargo de crear esta institución, en 1995.

Con más de 20 años en los corredores de la OMC, el abogado asesora a la presidencia saudí del G20 en temas de comercio y reparte tiempo entre sus clases en Londres y su rol en una firma de abogados en Suiza, desde donde habló con El Cronista.

- ¿Cuál cree que debe ser el rol de la OMC para estos tiempos?

El propósito general de la OMC es asegurar que las relaciones comerciales se conduzcan sobre bases estables y predecibles y, a su vez, que sus miembros se comprometan de una manera muy transparente a liberalizar el comercio, no por el comercio en sí, sino como un medio de lograr un desarrollo económico y sustentable, promover la integración y la innovación y dotar a cada sociedad de mejores estándares de vida.

- ¿Qué tipo de liderazgo puede ofrecer usted? ¿No es momento de un político con influencia, más que un técnico?

-Esa concepción está basada en un mal entendido sobre el rol que cumple el director general. Por 25 años hemos tenido siempre políticos que se han enfocado en la actuación del organismo.  Lo que necesitamos es liderazgo político, pero no ministerial. porque un ministro piensa como un ejecutivo: acomete objetivos e impulsa una agenda. En definitiva, hace lo que él quiere. Pero el director general necesita otro set de cualidades, políticas sí, pero diferentes. El director general debe ser un bróker honesto, porque en sí no tiene poderes ejecutivos. El desafío del director general es que su tarea no tiene ningún poder concreto, excepto el poder de la persuasión para liderar procesos entre estados soberanos.

El egipcio compareció en Ginebra y respondió preguntas de los países miembro del organismo.

-¿Estamos en un escenario de potencial disolución del organismo?

-Todas las discusiones entre los países del G20, incluyendo a la Argentina, conducen a pensar que la OMC es necesaria porque el comercio y la inversión son motores para el desarrollo. Incluso Estados Unidos, a través de su representante para el Comercio, Robert Lightizer, ha dicho en audiencias que de no existir la OMC, ellos la habrían creado.

-¿Es necesario reformar el órgano de solución de controversias, del que tanto se ha quejado Washington?

-La aproximación para todos los desafíos debe comenzar por un correcto diagnóstico. Por ejemplo, Estados Unidos no está pidiendo ningún cambio de reglas en el cuerpo de apelaciones, como se suele decir, sino que tiene problemas sobre cómo estas reglas se aplican. Lo que tenemos que acordar aquí es cómo interpretamos esas reglas, y algo de eso se ha logrado el último año. En este y otros casos, hemos identificado los problemas pero el trabajo todavía no se ha concretado.

¿Y qué es de esperar del director general? Pues que en este y otros casos provea a los miembros de ideas para comprender el problema a la vez que opciones para seguir adelante, y asimismo estabilidad y confianza. ¿Cómo se construye esto último? Con transparencia, información y más conocimiento sobre la naturaleza de los problemas.

Agenda en movimiento

¿Hay que ir a otro modelo negociaciones que saque a la OMC de la deriva y la falta de resultados?

-El consenso es una regla de oro para el sistema multilateral. Pero no hay que imponerlo donde no es legalmente requerido. Nada en las reglas de la OMC dice que se necesita consenso para lanzar una negociación plurilateral [n. de r.: un acuerdo entre un segmento de países interesados en ciertos temas]. El desajuste que existe en la faceta negociadora de la OMC es el gran, gran problema de la OMC. Por eso debemos reavivar las funciones negociadoras comenzando por definir una agenda, un paquete de temas para que miembros con diferentes intereses encuentren incentivos de participar. Por ejemplo, la India está preocupada por la existencia de stocks de alimentos, mientras que otros miembros, como la Argentina y Brasil, quieren recuperar las negociaciones sobre la agricultura. Bueno, ¿cómo convencemos a los demás para sentarse a la mesa de discusión y hacer algún esfuerzo para responder más positivamente a tus demandas? Quedarse de brazos cruzados hasta que se reanuden los asuntos de interés de uno no es la forma. Si la India participara más en las discusiones sobre e-commerce o las regulaciones domésticas sobre servicios, seguramente otros estarían dispuestos a otorgar concesiones o a acordar en sus temas. Y recién aquí llegamos a la cuestión del consenso. Promover que todos los miembros se sienten a la mesa y a la vez fomentar una agenda de negociaciones plurilaterales no son acciones contraproducentes. Necesitamos de ambos, y elegir cada opción de acuerdo al interés de los miembros y los temas a tratar.

- ¿Por dónde pasa el nuevo framework de negociaciones?

-Debemos tener una discusión política e intelectual valiente acerca de qué entendemos por plurilateralismo, y distinguir bien entre procesos plurilaterales y sus resultados. Lo que discutimos ahora en la OMC es que los procesos plurilaterales en los que solo participan un segmento de miembros tengan resultados de los que toda la membresía se beneficie. A los que se oponen, les preguntaría qué tiene esto de malo, si acaso esta ha sido la forma predominante en el sistema multilateral por los últimos 70 años. Y para lanzar estas discusiones está claro que no se necesita una decisión por consenso.

- ¿Hay que tirar por la borda cierto paquete de discusiones, y enfocarse en otras a la hora de buscar acuerdos para aumentar el comercio?

- Yo diría que en el contexto de revivir las negociaciones, debemos volver a los temas de la ronda de Doha [n. de r: lanzada en 2001, cubría 20 áreas del comercio, como agricultura, servicios, propiedad intelectual, acceso a mercados, pero una puja entre países desarrollados y en desarrollo trabó las discusiones] porque los problemas no se han ido, sino que persisten. Tenemos que enfrentarlos y construir una agenda sobre agricultura y servicios.

- ¿Es posible poner el foco en los desafíos de la economía digital, como la tendencia a la monopolización?

- Soy completamente consciente del desequilibrio que provocan los poderes concentrados en la economía digital, y es por eso que debemos comprometernos en discutir una agenda de e-commerce, a pesar de que no es el principal interés de los países menos desarrollados. El mundo se mueve y la única manera de abordar estos desequilibrios es comprometiéndose en las negociaciones. Sin reglas no es posible crear un campo de juego justo para todos donde los más pequeños tengan posibilidad de competir.

-La crisis del coronavirus reforzó el proteccionismo. ¿Vamos a un mundo menos confiado en el comercio?

-No lo creo así. Hemos discutido mucho de esto en el G20, y vemos que el fundamento del proteccionismo es la inseguridad sobre los suministros. Por eso aparecen las barreras a las exportaciones, que son entendibles en el corto plazo, pero a la larga son una política desastrosa. Estas medidas no afectan al comercio en general, sino dos grandes categorías: medicamentos y alimentos. La naturaleza del problema es cómo aseguramos la provisión, y no creo que pueda resolverse “domesticando” las cadenas de valor porque ni un solo país puede producir todo lo que necesita, siquiera una región del planeta. La mejor manera de asegurar el suministro es diversificar las fuentes, más que domesticarlas.

- ¿Cuál debería ser la respuesta de la OMC ante las barreras que se levantan?

- En el corto plazo, debe monitorear cuidadosamente todas las medidas tomadas por motivos excepcionales con el mayor nivel de transparencia y luego someterlas a consideración de los miembros. Por supuesto que debe limitarse a los insumos específicos que mencionamos y deben removerse tan rápidamente como las condiciones extraordinarias en las que estamos sean superadas.

- ¿Las tensiones comerciales reeditan una suerte de Guerra Fría?

-Creo que todo lo que está pasando es muy desafortunado. Solo veo señales de escalamiento y no creo que China y Estados Unidos se estén moviendo hacia una dirección positiva. Creo que hay que intentar identificar y distinguir los intereses comerciales mutuos y las tensiones geopolíticas a una escala más amplia. Las tensiones geopolíticas son más amplias y las rivalidades tienen demasiadas facetas, pero en las relaciones comerciales y económicas, ambos son grandes jugadores; tienen una clara interdependencia y temas donde pueden conseguir resultados favorables. Tienen mucho por ganar en caso de reconciliarse.

-¿Qué puede decirle a los socios latinoamericanos?

Me encantaría contar con el apoyo de estos países, porque siempre he trabajado muy cerca de ellos desde mis primeros días. Originalmente, fui negociador de un país en vías de desarrollo y entiendo perfectamente los desafíos y frustraciones de nuestros países en la OMC. Entiendo el apoyo a Jesús Seade (el candidato mexicano), pero espero algún día su apoyo.

Shopping

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,000075,000080,0000
DÓLAR BLUE0,0000143,0000147,0000
DÓLAR CDO C/LIQ-0,3911-145,0775
EURO0,404089,574489,6166
REAL-0,485613,501913,5051
BITCOIN-0,725710.697,840010.700,0000
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS0,838630,0625
C.MONEY PRIV 1RA 1D-10,526317,0000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-10,000018,0000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000029,0000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)2,272790,0088,00
CUPÓN PBI EN PESOS-2,22221,761,80
DISC USD NY0,000061,1061,10
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL1,094041.260,8600
BOVESPA-1,060094.603,3800
DOW JONES0,280027.781,7000
S&P 500 INDEX0,62003.363,0000
NASDAQ1,090011.167,5070
FTSE 1001,10007.273,4700
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO0,3664377,4498376,0719
TRIGO CHICAGO-0,6488211,0008212,3786
MAIZ CHICAGO1,1873150,9782149,2066
SOJA ROSARIO0,0000294,0000294,0000
PETROLEO BRENT-5,035540,170042,3000
PETROLEO WTI-5,793137,890040,2200
ORO1,13911.909,00001.887,5000

OpenGolf Newsletter

Anotate y recibí el resumen semanal del mundo del golf.

OpenGolf
Revista Infotechnology