Jueves  01 de Agosto de 2019

VAR y combate contra los discípulos de la avivada

La irrupción del videoarbitraje en el fútbol estrecha el margen para la discrecionalidad y favorece la justicia deportiva.

VAR y combate contra los discípulos de la avivada

Los cambios tecnológicos imponen a la sociedad del siglo XXI desafíos de adaptación permanentes y hasta inconmensurables. Atraviesan todas las esferas de nuestra vida cotidiana para hacer tambalear esa zona de confort en la que nos creíamos protegidos, seguros, para lanzarnos de lleno al territorio de la incertidumbre, de lo desconocido. Y como en toda revolución, la resistencia suele ser la reacción de manual.

La irrupción de la tecnología en el mundo deportivo y especialmente en el fútbol, no escapa a lógica. Y su aporte más genuino, el asistente de video para el arbitraje, más conocido como VAR, deviene en objeto de una furibunda polémica en la que casi siempre se pierde el sentido de lo que en realidad debería estar en el centro del debate.

La FIFA dispuso la incorporación del VAR a principios de 2017 como una herramienta destinada a facilitar a los árbitros la toma de decisiones en solo cuatro situaciones específicas de juego que pueden determinar el resultado de un partido: penales, tarjetas rojas, goles y confusión de identidad. El sistema se aplicó inicialmente en el Mundial de Clubes, luego en la Copa Mundial de Rusia 2018, en los torneos continentales y de a poco desembarcó en las principales ligas europeas y con menor extensión en las de Sudamérica. En la Argentina su implementación está demorada y recién en la presente Superliga la herramienta se comenzará a utilizar en forma experimental en algunos partidos determinados previamente.

En buena medida la demora en su incorporación en los torneos locales se explica por el fuerte predicamento de los detractores del sistema, especialmente puertas adentro de la AFA. Los argumentos son siempre los mismos y algunos rayan lo insólito. Como aquellos que machacan con la consideración de que el videoarbitraje conspira contra la picardía que supuestamente constituye la esencia del fútbol, lo que lo hace especial y atractivo frente a otros deportes. Nada más pobre y mediocre: una interpretación que solo entiende el juego en los términos de la avivada, la 'ventajita' y que parece asignar cierto valoración positiva a la injusticia.

Más razonables, en cambio, pueden considerarse los fundamentos de quienes repudian el VAR en los términos de que su implementación perjudica la fluidez del juego o aquellos que plantean interrogantes sobre la transparencia en la forma en que es aplicado. Es cierto que, al menos sobre el primer argumento, las experiencias iniciales del sistema mostraron algunos problemas en la dinámica del juego, sobre todo por la demora en la toma de decisiones por parte de los árbitros dentro de la cancha, como ocurrió en la última Copa América. Pero buena parte de esas dificultades se van sorteando con éxito en Europa, donde la herramienta ya funciona de forma más aceitada.

Por otra parte, en cuanto a los cuestionamientos vinculados al alcance de la transparencia del VAR, sería oportuno señalar que esas dificultades se deben sobre todo a la discrecionalidad de los árbitros al decidir su aplicación. ¿Y si, por ejemplo, fueran públicas las conversaciones entre los miembros del cuerpo arbitral cuando se recurre al sistema? Podría ser un aporte más para contener las críticas. Como también la demanda a los árbitros de un esfuerzo mayor para que expliquen lo que están cobrando. Otra vez se trata de un problema vinculado al factor humano y no a la tecnología.

La contribución del sistema de videoarbitraje al objetivo de la justicia deportiva resulta mucho más sustancial que los reproches de sus críticos. La experiencia de la aplicación de la tecnología en otros deportes, como el tenis, el rugby o el basquet, son antecedentes que han marcado el camino. Estrechar el margen de la subjetividad y despejar el terreno sembrado por la desconfianza y las dudas debería ser la premisa que guíe el imperativo reformista en el fútbol. Para que la pelota siga rodando, pero no en interés de los pícaros.

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,840356,500060,0000
DÓLAR BLUE-3,333364,750065,2500
DÓLAR CDO C/LIQ1,1070-74,6594
EURO0,640164,932965,2432
REAL0,035414,082914,1485
BITCOIN0,01218.235,00008.236,7400
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS0,000055,0625
C.MONEY PRIV 1RA 1D-0,819760,5000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-0,806561,5000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000056,0000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)0,0000132,00132,00
CUPÓN PBI EN PESOS0,00001,591,59
DISC USD NY0,000083,0083,00
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL0,000031.968,4700
BOVESPA0,0000104.728,8900
DOW JONES0,000026.770,2000
S&P 500 INDEX0,00002.986,2000
NASDAQ0,00008.089,5430
FTSE 1000,14007.139,7600
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO0,4818344,8397343,1863
TRIGO CHICAGO0,2818196,1196195,5684
MAIZ CHICAGO0,2558154,3245153,9308
SOJA ROSARIO0,0000242,0000242,0000
PETROLEO BRENT-0,639559,040059,4200
PETROLEO WTI-0,446353,540053,7800
ORO0,01341.488,40001.488,2000