U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Tasa de referencia del BCRA: el sector productivo aún espera tasas competitivas

Tasa de referencia del BCRA: el sector productivo aún espera tasas competitivas

El Banco Central (BCRA) mantuvo la tasa de referencia en 27,25%. Recordemos que, desde enero de 2017, el BCRA toma como referencia o instrumento de política monetaria la tasa de interés central del “corredor” de pases en pesos a siete días de plazo. Este corredor toma como piso la tasa de interés de pases pasivos (a la cual el BCRA recibe depósitos de las entidades financieras), y como techo la tasa de pases activos (a la cual el BCRA presta fondos a las entidades financieras), ambas a siete días de plazo.

En su último comunicado de política monetaria justifica tal decisión en que según el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) de marzo, la inflación esperada para 2018 aumentó de 19,9% a 20,3% para el nivel general y de 17,1% a 18,1% para el componente núcleo y que, además, la inflación esperada para los próximos 12 meses aumentó de 17,6% a 17,8%. En tanto que indicadores provenientes de otras fuentes indican que la inflación núcleo de abril será elevada, aunque aclara que inferior a la de marzo.

Si bien el BCRA reconoce que la aceleración de la inflacion de los últimos meses es transitoria –influenciada sobre todo por el aumento en los precios regulados y la depreciación del peso entre diciembre y febrero-, destaca que la inflación aún no consolida su tendencia a la baja. Sin embargo, afirma que a partir del mes de abril se superarán estos factores transitorios y que la inflación retomará el sendero decreciente, argumentando que la política monetaria está siendo más contractiva de lo que lo fue en la mayor parte de 2017; que las paritarias están cerrándose en torno al 15%; que habrá un menor ajuste de precios regulados; y que no habrá cambios bruscos del tipo de cambio.

La tasa de referencia alcanzó máximos el 9 de marzo de 2016, ubicándose en 38%. En ese entonces, la tasa de referencia era la tasa de las Letras del Banco Central (Lebac) en pesos a 35 días de plazo. Desde ese momento, la tasa de referencia inició un camino descendente, situándose en 24,75% a finales de noviembre de 2016 y permaneciendo sin modificaciones hasta mediados de abril de 2017. En la segunda mitad de abril comenzó a subir, se ubicó en 26,25% y se mantuvo allí hasta finales de octubre cuando subió a 27,75% y volvió nuevamente a aumentar en noviembre, a 28,75%. Desde el 24 de enero de 2018 la tasa de referencia se encuentra en su nivel actual de 27,25%.

Perjudicados

Si bien una tasa de referencia elevada puede beneficiar a un sector de la población (los ahorristas), perjudica a sectores como el agro, el industrial o el de servicios, puesto que los movimientos de esta tasa se trasladan, luego, a las líneas de financiamiento que ofrecen las entidades financieras.

La tasa de referencia está hoy casi 11 puntos porcentuales por debajo de los máximos mostrados 2 años atrás y esta reducción se percibe en la mayoría de las líneas de financiamiento. Por ejemplo, en marzo de 2016 la tasa nominal anual (TNA) de un adelanto en cuenta corriente se ubicaba en 41% y hoy está en 33% (-8 puntos porcentuales). La tasa de un documento a sola firma bajó de 27% a 23% (-4 puntos porcentuales). Los créditos prendarios que tenían una TNA de 27% hace 2 años tienen hoy una TNA de 17% (-10 puntos porcentuales). Sin embargo, esta reducción no es tan notaria en algunas líneas. La tasa de un crédito personal bajó solamente 3 puntos porcentuales, pasó de una TNA de 43% en marzo de 2016 a 40% en marzo de 2018; mientras que la tasa de interés de la tarjeta de crédito no varió, su TNA es de 45%.

Si bien en los últimos años en algunos casos hubo una marcada reducción de las tasas (hasta 10 puntos porcentuales), estas tasas todavía son inaccesibles para el sector productivo. Un sector productivo agobiado por una coyuntura macroeconómica todavía desfavorable (elevada inflación, fuerte carga tributaria, elevados costos laborales y un tipo de cambio poco competitivo), y que muchas veces depende del crédito para poder financiar sus proyectos productivos.

Si bien en los últimos años en algunos casos hubo una marcada reducción de las tasas (hasta 10 puntos porcentuales), estas tasas todavía son inaccesibles para el sector productivo

El presidente del BCRA ya ha dejado claro que no reducirá la tasa de referencia hasta tanto no vea un claro proceso de desinflacion -y así ha quedado reflejado en los últimos comunicados de política monetaria- y menos aún en un cuatrimestre de por sí complicado por los aumento de tarifas, la variación de los precios de los combustibles y la volatilidad del tipo de cambio, entre otros factores. Es fundamental que se consolide el proceso de desinflación para que el BCRA comience a reducir la tasa de referencia y el sector productivo pueda acceder a líneas de financiamiento a tasas competitivas -más allá de algunas líneas especiales ofrecidas por bancos públicos-, y que esto finalmente redunde en una mayor eficiencia y competitividad para el sector.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar