U$D

JUEVES 25/04/2019

Repite Macri una extraña debilidad y consulta en economía otra vez a la UCR

Repite Macri una extraña debilidad y consulta en economía otra vez a la UCR

Curioso destino el de Mauricio Macri para cerrar su primer mandato en busca de la reelección: tener que pedir asesoramiento y consejo económico nada menos que a los radicales para resolver la inflación y reanimar las expectativas. Aliados y aún socios políticos del Presidente en Cambiemos, hombres y mujeres que resultan un ejemplo histórico en honestidad y respeto a las instituciones democráticas; pero que no registran el mejor récord al frente de la política económica y financiera de la Argentina.

Tal vez la apuesta no debería sorprender tanto. Desde que llegó a la Casa Rosada a fines de 2015 el Presidente le entregó siempre el manejo de la economía a los radicales. Es cierto que desde el primer momento cerró su Gobierno a sus íntimos de toda la vida y a la confianza en Marcos Peña, y también tuvo siempre en Elisa Carrió el mejor escudo para que no se le acerquen mucho los herederos de Alem e Yrigoyen. Pero en economía, aunque parezca mentira y los radicales protesten, la historia fue distinta.

Optó por Alfonso Prat Gay en lugar de Carlos Melconián en el inicio, y confió todas las fichas del Banco Central y la lucha contra la inflación en la mano de Federico Sturzzennegger, hijo de un célebre y respetado economista radical. Hoy dialoga y consulta sobre la materia con Martín Lousteau y en la presidencia del Banco Nación está el padre intelectual del gradualismo y todo ellos, Javier González Fraga, que fue candidato a vicepresidente por la UCR en 2011, y maestro a la vez de Prat Gay y Lousteau. Dos veces reemplazó Macri a un economista propio del PRO, Melconián, por radicales.

Caído el primer equipo económico por la crisis entre Prat Gay y el equipo de Marcos Peña, el presidente llamó a otro radical: Nicolás Dujovne, ciertamente un economista más aggiornado y moderno, menos intervencionista que el resto de sus correligionarios, quien en verdad puede darse el lujo de volcarse un poco a la racionalidad económica que en general detestan los radicales, gracias a que su camino está balizado por el acuerdo con el FMI. Si Argentina no se hubiera quedado sin crédito y si el respirador del FMI, el mensaje austero de Dujovne y su propuesta de bajar el gasto sería desestimada en segundos.

Hay una conexión original entre Mauricio Macri y el radicalismo. Su ascenso político en la ciudad de Buenos Aires se nutrió básicamente del voto histórico radical en ese distrito, que se quedó sin tierra ni piso después de la crisis del 2001. Otro tanto ocurrió en 2015, cuando también el voto radical en las principales ciudades lo llevó a la Presidencia.

También abrazarse a los radicales en materia económica fue la elección del Presidente al cierre de la campaña electoral de 2015. Corrió a Melconián y ascendió a Prat Gay. La opción del gradualismo, básicamente evitar una fuerte devaluación y sincerar más de golpe los gravísimos desequilibrios heredados, le permitió al Jefe de Estado recién asumido no colisionar con sus socios políticos de la UCR y la Coalición Cívica. Los dolores de cabeza que se ahorró Macri en 2016, los terminó pagando a mediados de 2018 aún peor, cuando estalló la devaluación.

Ahora, semanas después que el Fondo advirtió que el plan viene peor de lo esperado (más inflación, menos crecimiento, menos recaudación y más déficit), el ministro Dujovne deberá explicar en Washington a funcionarios y banqueros que el plan radical para salir de la crisis con controles de precios, congelamientos de tarifas y subsidios es todo simulación. Fulbito para la tribuna. Hacer que empujamos. Que nadie crea que se sueña con un plan Austral salvador, mucho menos el drama del Plan Primavera que terminó con Raúl Alfonsín renunciando 6 meses antes de terminar mandato.

El equipo argentino escuchará argumentos que no caen bien en el entorno presidencial. La suba del riesgo país arriba de los 800 puntos, observan en Washington y en Nueva York, no es solamente por el riesgo Cristina. Desde luego que la figura de la ex presidenta agrava el cuadro, sobre todo con las recientes encuestas de abril donde mejora Ella y cae El.

Pero la encerrona en la que está la Argentina no es solamente política. Existe un profundo desequilibrio macroeconómico que en algunos casos se agravó desde la crisis que heredó Macri en 2015. Las Leliq devengan 2000 millones de pesos de intereses por día!!! En el primer trimestre de 2019 se pagaron la misma cantidad de intereses que en todo 2018. En tres meses, lo mismo que en todo un año.

Para evitar el default en 2020, con Macri o sin Macri debe mantenerse el acuerdo con el FMI. Y para eso se exige superávit primario el año próximo. Este año, que tenía que ser déficit cero, ya se sabe que será déficit 1% o tal vez más, si prosperan las recomendaciones radicales. Si el gasto es intocable y está dolarizado y ajustado por inflación, si las leyes de reforma económica que le trabaron a Macri en el Congreso se las van a trabar todavía más en un eventual segundo mandato, quién y cómo se administra el ajuste. El pasado nos condena. Mejor no recordar. Peor aún si de la elección presidencial este año surge una alternativa menos democrática y más estatista para reemplazar a Cambiemos. En ese caso, los problemas seguramente serán aún más complicados.

Comentarios2
HECTOR GABBA
HECTOR GABBA 12/04/2019 08:48:01

Ahora viene a ser que la culpa de este desastre econ�mico es de los radicales. Me parece que a vos la lactosa de la mala leche se te sube al cerebro, te obnubila y te hace escribir estupideces. Con raz�n nadie dice: ?Lo dijo Willy Kohan?.

Tritios Tris
Tritios Tris 11/04/2019 10:44:25

�que leyes trabadas? le votaron todo en el congreso. con ese bot�n podemos ver la calidad de la nota.

Más notas de tu interés