U$D

DÓLAR
/
MERVAL

¿Qué policía queremos para poder vivir civilizadamente?

FEDERICO KRUSE Especialista en Gestión Pública. Socio y co-fundador de Consilia.

1
¿Qué policía queremos para poder vivir civilizadamente?

Con el fin de proteger la vida, derechos y bienes de sus ciudadanos el Estado se reserva el monopolio de la fuerza y, cuando lo ejerce, lo hace a través de la policía. Un grupo de ideólogos afirma, y ha convencido a una parte de la sociedad, que la policía debe cumplir sus funciones sin ejercer la fuerza, que es lo mismo que no tener policía. Donde no hay policía, como en los estados fallidos de Haití o Somalía, nos encontramos con la barbarie.

 

Provisto que sin policía no se puede vivir civilizadamente, cabe preguntarse cómo queremos que ésta sea. Si consideramos que para cumplir su función (mantener el orden público y prevenir, reprimir e investigar delitos) puede hacer uso de la fuerza, incluso hasta quitar la vida, estaremos de acuerdo en lo siguiente:

Policía capacitada. Si hay un grupo de hombres que ejerce la fuerza pública, debe hacerlo de manera profesional. Poseerán un conocimiento profundo de las leyes, dominio de los procedimientos policiales, manejo idóneo de los medios a su disposición e instrucción permanente. Pero sobre todo aptitud y destreza en la aplicación de la fuerza, desde la defensa personal hasta el uso de armas de fuego, con el objetivo de reducir su uso al mínimo necesario y evitar daños colaterales a inocentes.

Policía controlada. Si una persona o institución tiene mucho poder para cumplir sus funciones, no es malo sino muy bueno. Pero es peligroso. La solución aplicada a este problema desde hace 30 años fue recortar, hasta niveles ridículos, dicho poder. Se le ha restringido el acceso a la información y sus atribuciones, desgastado su autoridad y lesionado su derecho a la legítima defensa. El resultado es una policía que esquiva a los delincuentes o mira para otro lado. La solución no es darles menos poder sino ejercer más control: fiscalizando su accionar, evaluando su desempeño y auditando su actuación en forma continua y eficaz. Hoy sobran medios tecnológicos y experiencia internacional para hacerlo.

Policía motivada. Durante los últimos años se la ha humillado, desacreditado e injuriado desde la política y los medios de comunicación. Creo que devolverle el orgullo a la policía no solo es justo sino conveniente. Justo porque dedicarse a una profesión que implica como ninguna otra arriesgar la vida todos los días por servir al prójimo (mueren en promedio 20 policías por año y hubo picos de 60), es digno de reconocimiento. Conveniente, ya que está probado que la gente trabaja más y mejor cuando está motivada. Y la mayor y más perdurable motivación es la interna.

El problema no es la cantidad de policías sino su calidad. Una policía controlada, capacitada y motivada contribuirá decisivamente a mejorar el sistema de Seguridad Pública y la Concordia Social.

Más notas de tu interés

Comentarios1
BCIPETS ARGENTINA
BCIPETS ARGENTINA 14/02/2018 07:18:03

ESA POLICIA ANDA A BUSCARLA A FRANCIA O ALEMANIA,PORQUE ACA, SON MAS CHORROS QUE LOS QUE ESTAN EN LAS CARCELES Y NO SE TE VA OCURRIR HACERLES UNA RINOSCOPIA,PORQUE LES DA A TODOS POSITIVO!!!