Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Los cambios laborales suben un escalón la brecha de competitividad con Brasil

La sanción de una profunda reforma laboral en Brasil constituyó, para las empresas que compiten con firmas de ese país, una novedad casi tan preocupante como una excesiva devaluación del real.

Lo primero que sorprendió es el contexto político en el que se aprobó la ley. Michel Temer tiene un poder cada vez más limitado, ya que su propia continuidad como presidente todavía es incierta por las causas judiciales que siguen en pie. Pero tal vez sea esa situación la que, paradójicamente, le haya dado la llave para avanzar en una votación compleja.

En la Argentina ya se vio lo que pasa ahora en Brasil. La última Ley de Coparticipación fue sancionada en el último tramo de la gestión Alfonsín, cuando su poder político había sido completamente licuado. Los mandatarios salientes que no tienen chance de volver al poder, suelen darse un baño de bronce con el impulso de proyectos que todos asumen como necesarios, pero cuyo costo nadie quiere pagar.

La preocupación empresaria pasa por la brecha de competitividad que puede disparar un marco laboral como el aprobado en Brasil, ya que flexibiliza y reduce costos que en la Argentina han sido, históricamente, la mochila que hace más pesados los proyectos de inversión. Por eso en estas horas, el texto aprobado en el país vecino se transformó en una vara que a las compañías locales les gustaría alcanzar.

El Gobierno estaba trabajando en estímulos para el empleo. Pero si el voto acompaña, la probabilidad de ir más a fondo en la legislación laboral después de octubre será mucho mayor. Con la diferencia de que no ocurrirá de la mano de un presidente debilitado, sino todo lo contrario.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar