Miércoles  27 de Diciembre de 2017

Las contribuciones patronales deben incluir una dimensión federal

Los evidentes problemas de competitividad que muestra la economía argentina, y que se traducen en una marcha muy lenta de las exportaciones y en un aumento del déficit comercial, requieren de múltiples reformas para bajar costos y aumentar la productividad de los factores. Entre ellas, la reforma tributaria, que se discute actualmente en el Congreso de la Nación, y particularmente la discusión sobre las contribuciones patronales.

Ello es también necesario por cuanto existen cerca de 9 millones de habitantes con algún problema de empleo, ya sea por encontrarse marginados del mercado de trabajo (en situación de desempleo) o por enfrentar condiciones laborales de vulnerabilidad y precariedad. Este conjunto incluye a 1,7 millones de desocupados, de los cuales 550.000 llevan más de un año en dicha condición y representan el denominado desempleo estructural; más otros 3,1 millones de cuentapropistas no profesionales (8 de cada 10 trabajadores en autoempleo) con tareas de menor productividad, y alrededor de 4,2 millones de asalariados privados en la informalidad.

La reforma a las contribuciones patronales se plantea como la aplicación de un mínimo no imponible (MNI), lo cual reducirá el costo laboral sobre toda la plantilla de trabajadores y constituirá un incentivo positivo para la promoción del empleo en el entorno productivo.

No obstante, erradicar la informalidad y contribuir a una mejora en los indicadores de empleo, especialmente en las actividades transables (productoras de bienes que pueden sustituir importaciones o cuentan con potencial exportador) requiere una perspectiva federal, dada la dimensión de la problemática.

La proporción de trabajadores no registrados evidencia significativas discrepancias regionales. Mientras que en jurisdicciones del sur del país y la Ciudad de Buenos Aires la incidencia de la informalidad es menor del 24%, en las regiones del NOA, NEA y Partidos del Conurbano Bonaerense la incidencia alcanza entre un 36% y un 51% de los asalariados, al menos dos veces superior a la de aquellas jurisdicciones con menor incidencia.

La aplicación de un Mínimo No Imponible con consideraciones regionales

La reforma en discusión introduce Mínimos No Imponibles (MNI) para las Contribuciones Patronales, que aumentarán progresivamente hasta el año 2022 y serán actualizadas por medio del IPC. En base a este esquema, los empleadores sólo pagarán contribuciones patronales por el salario bruto excedente de dicho MNI, generando un impacto positivo sobre las oportunidades de formalización del empleo, y mejorando la competitividad de la economía.

Paralelamente, se elimina el sistema vigente que permite tomar contribuciones patronales a cuenta de IVA, en forma diferencial según regiones de Argentina, en función a la distancia al Gran Buenos Aires y CABA y el nivel de Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) de cada territorio. El proyecto prevé que este beneficio se reduzca en forma progresiva y hacia 2022 las provincias más alejadas de Buenos Aires y/o con mayor NBI ya no podrán contar con esta discriminación en su favor.

Al mismo tiempo, la alícuota de contribuciones patronales ascenderá y se equiparará entre actividades y sectores, desde un 17% actual hasta el 19,5% en 2022.

En tal sentido, si bien se considera una medida promisoria, podría resultar conveniente mantener algún criterio de diferenciación regional en el pago de contribuciones patronales, que podría resultar similar a los criterios definidos en la legislación vigente (distancia a Buenos Aires y NBI).

Al respecto, si bien desde un punto de vista teórico suele ser no conveniente incluir preferencias sectoriales o regionales en materia tributaria, se encuentran situaciones en las cuales ello sí podría serlo, cuando existen distorsiones preexistentes introducidas por el mismo Estado o por legislación, que resultan difíciles de remover.

Por ejemplo, la aplicación de un Salario Mínimo uniforme a lo largo de todo el territorio, general mayor informalidad en las provincias con menores niveles de productividad. También ocurre que los altos costos internos de transporte responden en parte a razones de distancia, pero también a regulaciones o políticas desarrolladas por el Estado que inciden sobre la problemática (por ejemplo, regulación sobre precios internos del petróleo, políticas respecto al transporte por ferrocarril, estado de la infraestructura, etc.)

Por esta razón, cuando ya existen distorsiones regionales generadas por regulaciones o políticas estatales, introducir una nueva distorsión, en este caso a través de un sistema de Contribuciones Patronales diferencial por región, podría ayudar a resolver el problema, y no a la inversa.

Por todo lo comentado, sería conveniente que el sistema de MNI en Contribuciones Patronales introduzca alguna diferenciación regional, a partir de factores de ajuste al valor del MNI que resulten utilizables entre regiones.

Con tal objeto, se plantea mantener los criterios anteriores de NBI y Distancia, pero redefinidos para que ahora actúen como un factor de ajuste regional al MNI. Utilizando los anteriores valores del beneficio regional, el factor de ajuste sugerido iría de 1,00 (CABA y GBA) a 1,43 (Resto de Chaco) con respecto al MNI.

Este factor de ajuste se aplicaría para determinar el MNI de cada localidad hacia 2022, que actualizaría un 20% el MNI cada año, hasta alcanzar el valor final $ 12.000 para CABA y GBA y $ 17.210 (salario bruto promedio del primer semestre de 2017) para Resto de Chaco.

Con la propuesta legislativa actual, CABA y Partidos del Gran Buenos Aires, constituyen los únicos distritos que cuentan con un alivio efectivo en el pago de contribuciones patronales, en función de que éstas no cuentan actualmente con beneficios de deducción de contribuciones patronales a cuenta de IVA.

Por contraste, todas las localidades del interior del país presentarían una mejora por la aplicación del MNI, pero un perjuicio al derogar la deducción a cuenta de IVA. Por ende, existe un nivel salarial al partir del cual el nuevo sistema de contribuciones patronales les aumenta, en lugar de disminuir, la carga fiscal. Por ejemplo, en el Gran Córdoba e Interior de Buenos Aires, dicho nivel salarial resulta relativamente alto (alrededor de $ 50.000 por mes), pero existen casos, como el de Jujuy/Salta/Resistencia/etc., en que dicho nivel salarial de equilibrio resulta de aproximadamente $ 18.000. Esto es, a partir de dicho salario, tras la reforma se pagará más, y no menos, Contribuciones Patronales. Este aspecto debería ser subsanado y en este sentido se propone la aplicación del MNI en base al criterio federal explicitado.

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN-3,389852,000057,0000
DÓLAR BLUE0,000057,000058,0000
DÓLAR CDO C/LIQ30,4929-57,0464
EURO0,034560,805460,8264
REAL0,036513,687313,6923
BITCOIN1,357710.433,110010.441,3000
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS0,000058,1250
C.MONEY PRIV 1RA 1D-4,477664,0000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-4,379665,5000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000058,0000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)0,0000174,00174,00
CUPÓN PBI EN PESOS-1,09891,801,82
DISC USD NY-1,282177,0078,00
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL-2,038031.039,3100
BOVESPA0,760099.056,9100
DOW JONES1,200025.579,3900
S&P 500 INDEX1,44262.847,6000
NASDAQ1,67007.766,6170
FTSE 1000,14007.139,7600
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO0,9907318,3843315,2610
TRIGO CHICAGO0,2665172,7873172,3280
MAIZ CHICAGO2,9106146,1556142,0219
SOJA ROSARIO1,2397245,0000242,0000
PETROLEO BRENT0,704158,640058,2300
PETROLEO WTI0,807854,910054,4700
ORO-0,72391.508,60001.519,6000
Revista Infotechnology