Domingo  14 de Abril de 2019

Inflación y expropiación vía controles de precios

Inflación y expropiación vía controles de precios

Frente al estruendoso fracaso económico de Cambiemos en todos los objetivos que ha formulado y frente al riesgo de una hiperinflación, el Gobierno ha decido impulsar dos medidas que a la postre serán un homenaje empírico al libro "La fatal arrogancia" de Hayek. Por un lado, la propuesta para reformar la Carta Orgánica del BCRA, donde en una de sus partes contempla la incorporación al Directorio de economistas del exterior. Una suerte de atajo para comprar reputación que la Institución no tiene fruto de una historia de saqueo a los argentinos vía impuesto inflacionario para satisfacer la voracidad fiscal de la casta política. Claramente, ello implica que no se comprende que el problema no son las personas sino las ideas socialistas que contaminan toda nuestra existencia. Esto es, aun cuando para cubrir las sillas en el BCRA resucitarán Mises, Hayek, Friedman y Rothbard, sumando a Robert Lucas Jr., Sargent, Wallace y Paul Volcker, dada la nefasta corporación política argenta, fracasarán inexorablemente.

Por otro lado, para mantener la tradición expropiatoria de la política económica argentina, se está proponiendo para bajar la inflación un congelamiento de precios y la "Ley de Góndola", lo cual no sólo implica un avance sobre los derechos de propiedad, sino que además implica desconocer la teoría económica más básica-elemental y ponerse de espalda a la evidencia empírica tanto local como internacional.

Historia de los controles de precios

Muchos políticos, funcionarios y un ejército de economistas heterodoxos, muy a pesar de la evidencia empírica adversa, sostienen que el control de precios es una medida efectiva para controlar la inflación. Sin embargo, desde la quinta dinastía de Egipto (2830 AC), en Sumeria, en Babilonia con el Código de Hammurabi, la Grecia antigua y en la Roma Imperial mediante el tristemente célebre edicto de Diocleciano, los soberanos respondieron repetidamente a las subas de precios del mismo modo. Increparon a los "especuladores", pidieron a los simples particulares que muestren un sentido de responsabilidad social y recurrieron a leyes u otros expedientes buscando fijar los precios y salarios para evitar así que los precios sigan subiendo. Sin embargo, tal como lo documenta el libro "4.000 Años de Controles de Precios y Salarios" de Schuettinger-Butler, los hechos muestran una secuencia uniforme de fracasos reiterados.

Es más, el libro muestra que no existe un solo caso en la historia en el que el control de precios haya detenido la inflación y/o haya evitado la escasez de productos.

Mercado, propiedad, libertad y precios

El mercado es un proceso de cooperación social puesto en marcha por las actuaciones de una gran cantidad de individuos que, buscando satisfacer sus propias necesidades realizan intercambios voluntarios que no sólo conllevan a la división del trabajo, sino que además potencia el crecimiento, vía una mayor productividad.

A su vez, dos de las instituciones sobre la que se basa la economía de mercado son la existencia de propiedad privada y mercados libres. En este sentido, cuando los derechos de propiedad están protegidos, ello significa que se puede conservar y gozar en paz de los frutos del propio esfuerzo. De hecho, esta seguridad es el principal incentivo para el trabajo mismo. Si cualquiera pudiera apropiarse del fruto del esfuerzo ajeno, no habría incentivos para producir. Toda producción descansa en el reconocimiento de los derechos de propiedad. Así, el sistema de libre empresa es imposible si no existe seguridad para la propiedad y la vida. Por otra parte, mercados libres significa: libertad para que todos dispongan de su propiedad, la intercambien por otras propiedades o por dinero o la empleen para seguir produciendo en aquellos términos, sean cual fueren, que consideren aceptables. Por lo tanto, la propiedad privada y los mercados libres son instituciones inseparables.

En función de lo anterior, cuando se lleva a cabo un intercambio donde una de las partes entrega voluntariamente un bien a cambio de otros bienes o dinero ello genera un registro histórico llamado precio. A su vez, ese precio se convierte en una señal que conduce a la coordinación de los individuos ya sea como compradores o vendedores. Naturalmente, cuando los deseos de compra superen a los de venta el precio subirá y viceversa.

Por lo tanto, los controles de precios y regulaciones sobre el modo de gestionar constituyen un acto de intervención violenta del Estado que genera tantos daños directos como indirectos. En el plano de los daños directos, los controles de precios es un cercenamiento violento de los ingresos que atacan a la propiedad privada de los vendedores, ya que ahora estos no podrán vender al precio que lo harían en caso de no existir los controles. De este modo, los precios ven degradada su capacidad de transmisión de información. A su vez, esto se ve mucho más agravado al restringirse el uso de los bienes de capital, por lo que el cercenamiento de la libertad junto a la manipulación violenta del precio ello genera una distorsión en el sistema de precios que lleva a la descoordinación de los individuos al tiempo que los ajustes toman lugar en la dirección opuesta a la deseada. En la media que ello ocurre muchas transacciones se pierden (daños directos) por lo que en simultáneo se producen daños indirectos fruto de las operaciones que han resultado fallidas por la intervención violenta del Estado. Por ello no debería sorprender que cada vez que se aplicó este tipo de medidas derivó en escasez, corrupción y represión violenta por parte del Estado.

La Inflación como un fenómeno monetario

El problema económico central del dinero es su valor de cambio objetivo. En este sentido, si el valor de cambio objetivo de un bien es su poder para adquirir una cierta cantidad de otros bienes a cambio, su precio está dado por esta cantidad de otros bienes. Por lo tanto, el poder adquisitivo del dinero viene determinado por la posibilidad de obtener una cierta cantidad de bienes económicos a cambio de una determinada cantidad del mismo. A su vez, el dinero como cualquier otra mercancía, tiene su propio mercado y su precio está dado por su poder adquisitivo. Así, cuando se incrementa la cantidad de dinero ofrecida y/o cae su demanda, el poder de compra de la unidad monetaria se reduce, y, por ende, la cantidad de bienes que pueden obtenerse por unidad de esa moneda se reduce también. De ahí la célebre frase de Milton Friedman "la inflación es siempre y en todo lugar un fenómeno monetario y esta se contuvo solamente cuando se impidió que la cantidad de dinero continuara creciendo demasiado rápidamente; y este remedio resultó eficaz, se hubieran adoptado o no otro tipo de medidas". Por ello es que resultan ridículos aquellos análisis que ponen el foco sobre el nivel de precios (mercados concentrados y/o cadena de valor) ya que no sólo confunden el nivel de precios con su variación, sino que además ponen el foco en el mercado incorrecto.

Finalmente, más allá de sus efectos directos e indirectos sobre la economía en su conjunto, la imposición de precios máximos amenaza el consenso de valores compartidos por la comunidad, lo cual constituye la base moral de una sociedad libre. Así, cuando en nombre de la responsabilidad social se exhorta al público a someterse a estos controles; aquellos que se someten a los mismos se terminan dañando a sí mismos y a la comunidad. Es más, aquella conducta moralmente cuestionable –violar los controles– es beneficiosa, tanto desde el punto de vista individual como desde el punto de vista social. En este sentido, tales medidas incuban en el público la falta de respeto por la ley y hacen que los funcionarios se sientan propensos a emplear poderes extralegales poniendo en jaque los propios cimientos de la libertad. Por lo tanto, si estamos interesados en bajar la inflación debemos comenzar a mirar lo que pasa en el mercado monetario y no el mercado de bienes. Hasta que ello no ocurra no venceremos a la inflación.

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,000055,000058,5000
DÓLAR BLUE-0,396862,250062,7500
DÓLAR CDO C/LIQ1,0833-69,2800
EURO0,289462,411062,4447
REAL0,928113,649713,6587
BITCOIN-1,309710.131,770010.137,0000
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS0,415460,4375
C.MONEY PRIV 1RA 1D-4,729770,5000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-4,635872,0000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000060,0000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)0,000095,0095,00
CUPÓN PBI EN PESOS-1,29031,531,55
DISC USD NY1,027473,7573,00
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL-1,164030.414,4000
BOVESPA0,4600104.339,1600
DOW JONES-0,590027.094,7900
S&P 500 INDEX-0,48963.006,7900
NASDAQ-0,80008.182,8790
FTSE 1000,14007.139,7600
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO-1,2038324,1714328,1213
TRIGO CHICAGO-0,6660178,1151179,3093
MAIZ CHICAGO-0,4695146,0571146,7461
SOJA ROSARIO-1,2422238,5000241,5000
PETROLEO BRENT0,434864,680064,4000
PETROLEO WTI0,464058,460058,1900
ORO0,30701.503,00001.498,4000