Viernes  05 de Julio de 2019

Escenarios para financiar el crecimiento económico

Escenarios para financiar el crecimiento económico

MARTIN KALOS

Economista - Director de Epyca Consultores

Aunque estemos en un año electoral y el foco de las noticias esté en la intención de voto para la Presidencia, la economía muestra tendencias que exceden a las políticas que pueda plantear un próximo Gobierno. La salida de la crisis productiva, la necesidad de buscar financiamiento para 2020 incluso con la reducción abrupta del déficit primario, el reciente acuerdo de asociación estratégica entre Mercosur y Unión Europa y la magnitud de la inversión extranjera directa que pueda lograrse en un próximo gobierno son algunos de los factores que deben analizarse bajo los distintos escenarios electorales.

El muy gradual proceso de normalización de la economía comienza a mostrarse como un problema en el horizonte. El BCRA mantiene su política de normalización gradual, bajo la premisa de “prudencia” continua: en este mes, bajó el piso exógeno para la tasa de interés de referencia a 58%, 4 p.p. menos que el mes pasado. Las tasas de interés reales elevadas ahogan cualquier pretensión de invertir o financiar capital de trabajo con ahorro nacional.

El encarecimiento del financiamiento y la falta de perspectiva de ventas en el mercado interno alejan cualquier inversión privada, pero a la vez generan una segunda ronda de aumentos de precios por parte de las empresas que con menos unidades de venta deben cubrir costos fijos y de financiamiento relativamente más altos.

Tampoco logran evitar la salida de capitales: la formación de activos externos acumuló en los primeros cinco meses del año casi USD 10.000 millones, lo cual por sí solo implica casi igualar la entrada de divisas correspondiente al primer desembolso del FMI este año (USD 10.800 millones, en abril).

Por el lado del sector público, la devaluación de 2018 incrementó el servicio de una agigantada deuda pública que está en un 78% nominada en dólares. El ajuste del gasto público ayuda a reducir el déficit primario pero aún no el financiero: este último deberá continuar financiándose con endeudamiento.

En 2020 aún tendremos un mínimo ingreso de divisas por el préstamo del FMI (USD 3.900 millones) y dólares restantes de los desembolsos de este año (alrededor de USD 6.000 millones); sumando el potencial roll over de al menos USD 13.000 millones, serían necesarias nuevas emisiones de deuda al sector privado por USD 5.000 millones.

Otras vías de financiamiento están agotadas por el momento, ya sea el FMI o la emisión monetaria. Esta última, además de haber sido descartada legalmente por Cambiemos, se encuentra en niveles altos que tampoco dejan margen para basar el financiamiento futuro en su incremento sin generar perjuicios graves.

Para peor, el roll over de deuda del Tesoro en los últimos meses ha ido acortando plazos en función de las fechas electorales y genera un nuevo peligro: si falta el refinanciamiento suficiente para esa deuda (al menos el 46% que prevé el Gobierno, para los USD 8.000 millones de vencimientos de corto plazo en LeTes) generará complicaciones cambiarias y fiscales en pleno proceso electoral. Con un riesgo país que se mantiene arriba de 800 puntos (un nivel compatible con un alto riesgo de default, que en el corto plazo se subsana únicamente con los acelerados desembolsos del FMI), no es posible pensar en continuar endeudándose en forma sostenible con el sector privado.

El problema es que difícilmente pueda pensarse en crecer sin tener claridad respecto de cómo se conseguirán las divisas adicionales que el país necesitará para expandir su producción. La normalización demasiado paulatina de la crisis implica un riesgo alto de que las necesidades de financiamiento lleguen antes que la posibilidad de financiarse.

En ese marco, la renegociación de la deuda con el FMI deberá ser uno de los puntos de partida de la política económica independientemente de quién gane las elecciones, para dar algo de flexibilidad en los próximos años. No hace falta ir por fuera de lo que el Fondo ya prevé institucionalmente: por ejemplo, el acuerdo Stand By otorgado a Argentina apunta a “problemas de corto plazo en la balanza de pagos”; pero ante la prolongación de esos problemas, podría solicitarse convertirla en las líneas “Extended Fund/Credit Facility”, de mayor plazo y que implicarían debatir qué “reformas estructurales” serían beneficiosas para el país. Mientras no se logre un refinanciamiento, el potencial crecimiento argentino dependerá de consolidar el superávit comercial o atraer inversión extranjera directa.

Incrementar las exportaciones en forma sustentable, en nuevos nichos que excedan los ya competitivos, requiere una planificación no sólo por parte del sector privado sino también desde el Estado. Pero más allá de realizar obras de infraestructura que abaratan los costos logísticos de la producción que ya existe, el Gobierno de Cambiemos reniega de cualquier política pública activa que complemente las expectativas de negocios del sector privado.

El flamante acuerdo de asociación estratégica con la Unión Europea es un sustituto imperfecto de esa planificación. En él se establecen implícitamente los escenarios que cada sector puede esperar a partir de la competencia creciente con sus pares europeos, sin otras políticas aún a la vista.

La falta de discusión sobre el modelo productivo queda saldada al menos parcialmente, de la mano de un acuerdo comercial que plantea esas oportunidades y desafíos en el mediano plazo que hasta acá las demás políticas públicas no responden. Incluso en las declaraciones de los funcionarios del Gobierno puede escucharse el entuerto de poner las políticas para el desarrollo como un capítulo de un acuerdo comercial, en lugar de definir primero una estrategia para un crecimiento económico sustentable y luego pensar los marcos comerciales que aportan a lograrlo.

El acuerdo con la UE debe sí o sí complementarse con políticas pensadas para consolidar un proceso de desarrollo sustentable. En el mediano plazo, el acuerdo impulsará las exportaciones de los sectores tradicionales y ciertos rubros específicos adicionales. Sin embargo, no generará por sí solo un marco de innovación y surgimiento de nuevos nichos productivos competitivos y a la par podría ahogar a sectores poco productivos pero socialmente relevantes.

La otra posibilidad de financiar el crecimiento es con Inversión Extranjera Directa. Aquí se observa otro efecto de la crisis: hoy, los activos locales (productivos y financieros) están baratos en términos internacionales. Si se logra dar un horizonte productivo más atractivo, la inversión extranjera podría incluso convertirse en un factor dinamizador de la economía, sobre todo si desde el sector público se dan señales para orientarla hacia nichos dinámicos y estratégicos.

Más aún, si ese flujo de IED se lograra en un corto plazo, podríamos entonces enfrentar un escenario distinto al que se espera hoy para después de las elecciones. En lugar de pensar en una devaluación que recomponga el atraso cambiario de este período electoral, podría haber un ingreso de divisas por IED que genere un problema distinto: un mayor atraso que acompañe un crecimiento con creación de empleo, nuevos negocios pujantes y recomposición del consumo interno. Sin embargo, este escenario es hoy sólo un ejercicio de imaginación, que depende de una normalización de la crisis económica que aún parece mu lejano.

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,401658,000062,5000
DÓLAR BLUE-1,760668,750069,7500
DÓLAR CDO C/LIQ-2,6818-76,8878
EURO0,350366,289566,3066
REAL0,263314,464014,4682
BITCOIN-2,61897.317,66007.327,2100
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS0,000043,9375
C.MONEY PRIV 1RA 1D-1,818254,0000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-1,785755,0000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000045,5000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)1,7341176,00173,00
CUPÓN PBI EN PESOS-4,41181,952,04
DISC USD NY5,161381,5077,50
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL-0,418036.561,9500
BOVESPA-0,1300111.125,7500
DOW JONES-0,380028.015,0600
S&P 500 INDEX-0,31633.145,9100
NASDAQ-0,40008.656,5290
FTSE 1000,14007.139,7600
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO0,8713329,6829326,8353
TRIGO CHICAGO-0,0939195,4765195,6603
MAIZ CHICAGO-0,4093143,6950144,2856
SOJA ROSARIO0,0000251,4000251,4000
PETROLEO BRENT-0,403864,130064,3900
PETROLEO WTI-0,354758,990059,2000
ORO-0,03431.458,60001.459,1000