U$D

MIÉRCOLES 20/03/2019

El país se debate entre el ajuste que nadie quiso ver y el que ahora nadie quiere pagar

El país se debate entre el ajuste que nadie quiso ver y el que ahora nadie quiere pagar

El inevitable ajuste que se vislumbraba en la economía finalmente llegó. Y llegó de la peor forma aunque todavía no se notaron todos los efectos. La devaluación abrupta del peso no fue más que un sinceramiento postergado de ir contra la ley de gravedad. Cuando se gasta más de lo que se puede en algún momento hay que ajustar. Lo que no se discutió es quién pagaba el ajuste.

Está claro que pedirle un ajuste al que no llega a fin de mes resulta, al menos, antipático. También está claro que la Argentina necesita un debate amplio en este plano. Con una economía en negro que supera el 30% y con un Estado que garantiza, para un sector importante del país, educación y salud, jubilaciones y asignaciones con planes sociales incluidos, además de mantener los sueldos públicos, es elocuente que el sector privado tiene que realizar un aporte importante. Pero si al pago de impuestos, que recae en los asalariados y en los empresarios, se le suman tasas de financiación de 70% para descuentos de cheques y 50% para compra de bienes de uso, el ajuste de la economía puede ser mucho mayor. Todo sin contar lo que ajusta la inflación.

Los problemas macro del país son menores si se los compara con 2001. Sin embargo, la apuesta al endeudamiento, los errores del Gobierno y el giro en el contexto internacional, hacen que hoy la Argentina camine por un sendero complejo, mucho más complejo que el merecido si se mira el riesgo país y se lo compara con economías menores que hoy supuestamente tienen más credibilidad del mercado.

El Gobierno cuenta a su favor con un envidiable apoyo externo pero los verdaderos problemas los tiene dentro del límite del país, donde a la crisis social real, se le suman los oportunismos propios de la política.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés