Lunes  07 de Mayo de 2018

El mercado aleccionó a Peronia: lo anunciado por el Gobierno es insuficiente

El mercado aleccionó a Peronia: lo anunciado por el Gobierno es insuficiente

Es tiempo de apoyar y aquí estaremos siempre, pero no desde una complacencia permisiva y por lo tanto estéril, sino desde la crítica racional y ácida. Hubo mucho error innecesario en lo actuado desde diciembre 2017, lo pagamos carísimo, e ignorarlo sólo agravará el problema. Si tenemos al mejor equipo económico de los últimos 50 años, bienvenido sea, el tiempo de demostrarlo a Wall Street es hoy antes de apertura. Le recuerdo a la sorprendente falta de memoria de una oposición siempre destructiva que ustedes son tan responsables como el Gobierno, den un paso al frente y acompañen a nuestro Presidente. Argentina necesita de todos, no hay espacio para la mezquindad, honremos a esta república que somos. A los argentinos ausentes de todos los días, me permito comentarles que no hay progreso sin esfuerzo, se nos empezó a terminar la deuda, es hora del sacrificio que no quisimos hacer antes. Y me olvidaba: a la honorable cámara de senadores y diputados nacionales y provinciales respetuosamente les suplico, den un paso al frente y acompañen al Presidente en un acto de suma austeridad bajándose las dietas al 50%, aunque mas no sea, para mostrar que el sacrificio será compartido con el ciudadano de a pie.

Si los argentinos supieran lo costoso que es el populismo, serían todos liberales. Japón se recuperó de Hiroshima, pero Argentina no pudo superar al populismo, el mismo fue para nosotros peor que una bomba atómica y seguimos, sin embargo, insistiendo con lo mismo. La severidad de la semana pasada se resume en una frase: “el mercado aleccionó a Peronia”, la economía es así, a la larga o a la corta, te lo cobra y por si no se dieron cuenta todavía, nos dijo “basta” de manera contundente. Escribí esta columna pensando en los políticos e intelectuales que aplaudieron el Impuesto a la Renta Financiera, en especial a los “no residentes”, sencillamente sublime y por supuesto, sin costo alguno. Chocamos la Ferrari y no hacía falta, la buena noticia es que podemos recuperarnos. Obviamente, no será gratis, el daño está hecho y habrá que reconstruir confianza desde mucho más abajo denotando un sustancial error de estrategia económica y visión política, así de cruel e ingenuo es el populismo de cualquier color. Peronia se niega a comprender que estamos quebrados y por lo tanto, necesitamos decisiones contundentes. Peronia sigue sin querer entender el mensaje del jueves negro que nos propinó el mercado internacional, con caos en todos los activos financieros argentinos, no sólo el dólar. Peronia duerme, siempre duerme y esta siesta, nos viene saliendo carísima. El Estado argentino está en bancarrota y no lo sentimos más solo porque nos vienen prestando a razón de u$s 35.000 millones por año. El problema es que Wall Street comenzó a dudar de nosotros mucho antes de lo esperado y ellos son precisamente quienes nos financian, si se corren tendremos un severísimo problema. Resulta urgente e indispensable entonces, recuperar a velocidad de la luz la confianza perdida y el camino es uno solo: austeridad fiscal a raja tabla; ya perdimos dos largos años a fuerza de una pasividad costosísima y sin plan. Lo anunciado por el Gobierno el viernes va en la dirección correcta, pero siento que es insuficiente, necesitamos ser mucho más agresivos en el plano fiscal, es por ahí y comencemos hoy mismo de una vez. Con el mayor de los respetos, antes de apertura de hoy lunes, sin esperar y sin dudarlo, me permito sugerirle al presidente, Mauricio Macri, que cancele todo el gasto en obra pública de un plumazo (cerca de 2% del PBI), enviando una señal mucho más fuerte a la del viernes, no me gustó cómo cerró el mercado en especial, el de ADRs argentinos en New York. Relativo a sueldos y jubilaciones, obra pública es el gasto con menos impacto social y por ende, da cierto espacio de acción y no me vengan con que esto dañará la actividad, por supuesto que lo hará, pero estamos en una situación límite a la que nos llevó la década pasada y estos dos años de populismo blando empachado de metrobuses, de bicisendas, de fe y de una esperanza que en vez de llevarnos al éxito, nos condujo al jueves negro y ojalá esta vacuna de Wall Street nos despierte e inmunice de nuestra crónica y predecible incapacidad para entender quiénes somos y hacia dónde vamos.

El Gobierno se puso solo en una jaula en la que no quería estar. Sería útil que al menos utilicemos esta extensa secuencia de incongruencias para magnificar lo costoso que es el populismo. Este plan de acción iniciado el 28/12/17 nos condujo a mayor inflación, menor crecimiento, pérdida sustancial de reservas, colapso de credibilidad, severísimo castigo al mercado accionario y de renta fija, a una devaluación que es récord en emergentes y a un riesgo país muchísimo más elevado, que encarece nuestro costo de financiamiento en especial, para una nación que deberá seguir endeudándose por muchos años. Esta coyuntura autogenerada obliga al gobierno a hacer algo que no tenía planeado para estos primeros cuatro años de gestión: un ajuste fiscal porque Wall Street se lo está exigiendo. No es momento de hacer leña del árbol caído, es tiempo de poner el pecho y apoyar desde donde uno pueda, me sumo, pero el gobierno debe actuar con convicción y asumir sus costos, que serán altos y múltiples. El BCRA moviendo en soledad es insuficiente y lo anunciado por Hacienda si bien es correcto, me da la sensación de tibio. Sigo pensando que el presidente Macri ganará las elecciones del 2019, creo además que los eventos recientes lo obligan, pero a la vez, le brindan la oportunidad de empezar un cambio en serio. Anímese Presidente, a pesar de la decepción, seremos mayoría quienes apoyemos todavía su gesto, ya no hay opción para más de lo mismo, es tiempo de Churchill.

El mercado por primera vez en la gestión M duda de nosotros. Necesitamos volver a retomar la senda de reducción de spreads abandonada con la conferencia de prensa del 28/12/17 y con la innecesaria sanción del Impuesto a la Renta Financiera. Ya se nos acabó el tiempo de jugar a que somos ricos como Noruega, el mercado nos recordó que tenemos extrema pobreza de índole africana, entendamos esto finalmente para tomarnos tres décadas y empezar a corregirlo con un gradualismo en serio y sin slogan. La semana pasada nos demostró con elocuencia que un ajuste de mercado es muchísimo mas cruel a aquél organizado desde el gobierno. Wall Street le dijo a la Argentina que empiece de una vez con el gradualismo y abandone a la pasividad actual como estrategia de base. Simplemente, se nos acabó el tiempo, lo cual puede ser la gran oportunidad para que finalmente el oficialismo haga lo que prometió en campaña. Presidente, no tenga miedo al cambio, lo vamos a bancar, pero empiece hoy mismo o será muy tarde. Lo de la semana pasada no es una crisis, no estamos ni cerca de llegar a una, pero resulta indispensable volantear hoy mismo. La descoordinación entre política monetaria y fiscal es a esta altura insostenible y debe ser corregida con urgencia, no basta la tibieza de los anuncios del viernes.

Crónica de una torpeza innecesaria. El severo castigo a activos argentinos iniciado desde la incomprensible conferencia de prensa del 28/12/17, evento a partir del cual decidimos aniquilar la independencia y credibilidad del BCRA, muestra raíces claramente locales a diferencia de lo que sugiere el gobierno. Decir que el jueves negro tuvo raíz global es sumamente incorrecto. Si bien es cierto que la suba de tasas en la parte corta y larga de la curva de Estados Unidos ha puesto presión a todos los bonos y monedas de emergentes, la negatividad sufrida por activos argentinos supera ampliamente al resto, enviando un claro y muy ácido mensaje: tenemos un serio problema de solvencia fiscal a mediano plazo cuyo síntoma principal se percibe a través de la sustancial baja en el precio de los bonos, especialmente los soberanos largos.

¿Evento local o global? Primer síntoma de evento local: desde inicio de año el riesgo país argentino medido por Credit Default Swaps a 5 años subió +112 puntos básicos, Turquía solo lo hizo en +58, Brasil en +35 y México en +18 o sea, fuimos castigados en múltiplos relativo a nuestros pares cercanos, lo cual destierra la hipótesis de evento global. Segundo síntoma de evento local: el Merval en dólares está 23% negativo, Turquía -20%, Brasil -2% y México -3%. Tercer síntoma de evento local: el Peso argentino en el año se devaluó +19%, Turquía en +12%, Brasil +8% y México se apreció -1.30%. El bono centenario, el mas largo que tiene la Argentina, en lo que va del año está 15% negativo. De esta forma, la dinámica ocurrida en estos tres mercados, bonos, acciones y monedas describe a una Argentina que claramente ha sido castigada en múltiplos de sus pares de emergentes indicándonos un mensaje severo y contundente desde Wall Street: nuestro país perdió credibilidad en todos sus frentes relativo al resto del espectro emergente. El problema es que este nuevo ciclo político iniciado en 2016 necesita indispensablemente de confianza para sobrevivir por una sencilla razón: la herencia K, la falta de audacia M y la irresponsable ausencia de toda la sociedad argentina, nos obliga a una larga y vulnerable transición plagada de endeudamiento y entonces, para que te sigan prestando es necesario que el mercado estime que podremos repagarlo razonablemente. De ahí que se hace indispensable corregir la extensa secuencia de torpezas encaradas innecesariamente desde la victoria electoral de octubre 2017 y que han causado el efecto opuesto al pretendido: se esperaba rebotar al 2% y ahora con tasas al 40% será imposible, se esperaba inflacionar al 15% y probablemente la escalada de precios se acercará al 25%, se esperaba bajar el riesgo país fondeándonos más barato y, por el contrario, batimos récords de costo de capital para emergentes y hasta no descarto que nos encaminemos a un escenario de estanflación. Claramente, la decisión del 28/12/17 quedará en los libros de historia económica mundial como uno de los errores mas costosos adoptados en defensa de un populismo electoral que era innecesario: el Presidente Macri podía ganar las elecciones del 2019 con mucho menos, alivianando de esta forma la carga de la corrección para el segundo mandato. Sin embargo, más que un drama, Wall Street le está dando al presidente Macri la chance de honrar su promesa electoral: “si vino a cambiar, cambie de una vez y volveremos a creer en la Argentina muy rápido”.

* Las opiniones expresadas son personales y no necesariamente representan la posición de la UCEMA.

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,000056,000059,5000
DÓLAR BLUE0,793763,000063,5000
DÓLAR CDO C/LIQ-0,2938-68,6027
EURO0,088064,054164,1104
REAL0,087914,117114,1261
BITCOIN-2,92608.330,12008.331,0000
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS-2,157556,6875
C.MONEY PRIV 1RA 1D-1,612961,0000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-1,587362,0000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000058,0000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)0,0000132,00132,00
CUPÓN PBI EN PESOS1,93551,581,55
DISC USD NY-1,734185,0086,50
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL0,173031.743,2000
BOVESPA1,9800101.817,1300
DOW JONES1,210026.496,6700
S&P 500 INDEX1,09392.938,1300
NASDAQ1,34007.950,7680
FTSE 1000,14007.139,7600
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO1,1640343,2781339,3282
TRIGO CHICAGO3,3469187,2092181,1465
MAIZ CHICAGO4,7337156,7851149,6987
SOJA ROSARIO0,3717243,0000242,1000
PETROLEO BRENT2,673460,680059,1000
PETROLEO WTI2,427654,850053,5500
ORO-0,84961.482,10001.494,8000