Miércoles  03 de Abril de 2019

El camino de Macri, el muro de Trump, la ruta de Xi y la viveza tana

El camino de Macri, el muro de Trump, la ruta de Xi y la viveza tana

Circula por las redes en Brasil un chiste que muestra a Trump pidiéndole por teléfono a Bolsonaro que le dé un susto comercial a China. El presidente brasileño, con placer, accede y llama a Xi e, insultándolo por comunista, le informa que no le venderá más soja. El mandatario chino respetuosamente corta con Bolsonaro y se comunica con Trump informándole que posee u$s 20.000 millones y necesita “muuucha soja”. Trump responde: “Hola amigo, tengo mucha soja y te hago un precio very good”. La última imagen la comparten un Trump sonriente y un Bolsonaro…

El nuevo presidente del país vecino tiene varias semejantes de fondo con el argentino. Ambos argumentan en favor de una gestión “desideologizada”, como habría pasado en los últimos tiempos. Es decir, no se trataría de “otra ideología”, sino de “ninguna ideología”. El contenido desideologizado sería el libre mercado y, por lo tanto, abrir la economía nacional abrupta, violenta y descriteriosamente al comercio y capitales internacionales. Se tratarían de aires sanos para la región, como expresaron, con otros colegas regionales, en el proyecto Prosur, recientemente.

Macri insiste, a pesar de las consecuencias sobre la economía y sociedad argentina, que está siguiendo “el único camino”. Poco se explaya en explicar en qué se basa su convicción. Una cosa es clara: no es el camino que siguen los países a los que él hace referencia como modelo. Macri, como Bolsonaro, sostiene un alineamiento casi acrítico con Estados Unidos.

Pero si hay algo claro es que Trump no sigue ese “camino”. Por eso, pretenden muros. No sólo el de ladrillo con México, sino, los que permitan proteger su economía. Mientras por aquí se abraza el cosmopolitismo del mercado abierto, Trump se define como un “nacionalista económico”. No ha perdido oportunidad en hacerle saber al mundo que su proyecto es “América primero”.

Italia, diferentemente, optó por la ruta china: acaba de ser el primer país G-7 en aceptar ser parte del camino chino: la ruta de la seda. A través de inversiones que suman miles de millones de dólares, China procura construir una red de ferrocarriles, puertos e infraestructura de un nuevo espacio euroasiático bajo su liderazgo. Chico Harlan del Washington Post afirmó que, así, Italia pasó a desafiar "los deseos de la administración Trump y el debate inestable en Europa sobre cómo lidiar con las ambiciones de expansión global de China".

Esto es novedoso porque lo característico de la postura de los europeos respecto los chinos eran expresiones como la del mandatario francés, Emmanuel Macron, que manifestaba preocupación por la "ingenuidad europea" sobre las intenciones chinas y sobre el riesgo de que las naciones europeas se conviertan en "estados vasallos". A pesar de haber denunciado recurrentemente en los últimos años los perniciosos efectos que la expansión global china podría significar económicamente y también en aspectos vinculados a la “libertad y derechos humanos”, en Europa parece que soplan vientos de cambio.

Durante la última década, las empresas chinas adquirieron participaciones en 13 puertos europeos importantes, que representan alrededor del 10 por ciento de la capacidad total de contenedores de envío del continente. El servicio estatal de noticias Xinhua de China sostuvo que el acuerdo con Italia prueba que la nueva ruta de la seda grafica el marco "ganar-ganar" para todas las partes de la propuesta, criticando a quienes pareciera que actuasen como si la Guerra Fría aún estuviese en su apogeo:

“Algunas potencias occidentales importantes en ambos lados del Atlántico se apresuraron a poner una bandera roja en la supuesta seguridad nacional y los riesgos financieros de la nueva ruta de la seda, distorsionando la iniciativa como una herramienta geopolítica egoísta de China y acusando a Beijing de intentar expandir sus esferas de influencia en el corazón del continente europeo”

La referencia a Estados Unidos es clara. Es que el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca por twitter afirmó que Italia, al integrarse a la ruta de la seda de China, le había otorgado “legitimidad al enfoque depredador de China”. Este comentario viene en el contexto en el cual existen demandas estadounidenses a los europeos para que no permitan inversiones en redes de comunicaciones a la china Huawei.

Michele Geraci, subsecretario de Estado para el comercio y la inversión de Italia, frente a la BBC, dejó en claro que tienen otra visión: “Tal como lo vemos, es una oportunidad para que nuestras empresas aprovechen la creciente importancia de China en el mundo”. De hecho, Geraci no dejó de aclarar que otras naciones europeas ya aceptan la inversión china a través del Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras, visto como una especie de Banco Mundial chino, en referencia al Reino Unido, Francia y Alemania. Por eso, como informa El País, Macrón dijo, flanqueado por Xi y Merkel “es obvio que, en la historia de la humanidad, el ejercicio del poder no existe sin las rivalidades. Nadie es ingenuo. Pero respetamos a China y estamos decididos al diálogo y la cooperación”.

El analista geopolítico de Geopolitical Futures, Jacob Shapiro, explica que el liderazgo de Estados Unidos que fue aceptado luego de la Segunda Guerra Mundial por haber construido “un orden mundial global basado en la máxima libertad e independencia para todos los actores. Los países que aceptaron cumplir con las reglas de los EE. UU. … el sistema es en gran medida no coercitivo y funciona en interés de sus partes interesadas. Pero no fue concebido como una especie de imperio estadounidense, en el que un emperador estadounidense podría dirigir a los países a no comprar la mejor tecnología disponible”.

Trump, por lado, ahora acusa a los demás de beneficiarse de tal orden mundial creado por Estados Unidos, y, por lo tanto, retira sus compromisos económicos, pero, por el otro lado, pretende que los demás se comporten como si aún los estuviera cumpliendo. Cuando no sucede, pretende usar la coerción y sanciones económicas unilateralmente. Cierto que con caminos como el de Macri o Bolsonaro esto no es necesario, ya que sonrientemente aceptan comportarse como el presidente estadounidense desee –y mucho más también. Aun así, frente al problema inmigratorio en Estados Unidos, Trump no sólo reafirma el proyecto del muro fronterizo; también acaba de anunciar el corte de ayuda económica a Honduras, El Salvador y Guatemala, cuyos ciudadanos, huyen de sus devastados países al norte. Muchos en Estados Unidos consideran que, así, no hace más que agravar el problema que pretende resolver. 

Es que el proyecto de la nueva ruta de la seda evidentemente procurar reafirmar la presencia y el liderazgo de China en el mundo. En ese sentido, el proyecto “América primero” no sería problemático en sí mismo. La cuestión es que sólo funciona en el caso en que todos los demás países deseen seguir el camino de Macri, que sólo los perjudica económicamente. No hay nada positivo para los demás en el proyecto estadounidense para el mundo.

Por eso es que Shapiro afirmó: “Si lo mejor que Estados Unidos puede hacer en estas situaciones es amenazar con imponer aranceles u otras sanciones económicas, es indicativo del tipo de autocomplacencia esclerótica que aparece a menudo cuando las superpotencias globales dan el poder por sentado o no logran mantener sus ventajas relativas”. Prueba de esto, continúa Shapiro, es que “seis años después de que China anunció la iniciativa de la nueva ruta de la seda, la respuesta de los Estados Unidos es enviar tweets enojados”.

En diálogo con la BBC, Peter Frankopan, profesor de Historia Global en la Universidad de Oxford, sostuvo algo parecido: “Si la inversión para construir puertos, refinerías, líneas ferroviarias, etc., no proviene de China, ¿de dónde provendrá?”. Por eso, el viceprimer ministro de Italia, Luigi Di Maio, con viveza tana, no demoró en afirmar que su política consiste en “Italia primero”.

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,000053,000057,0000
DÓLAR BLUE0,862156,500058,5000
DÓLAR CDO C/LIQ28,6938-56,2599
EURO0,896461,532461,5646
REAL0,024413,528013,5335
BITCOIN2,877710.401,840010.403,0000
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS0,000057,1250
C.MONEY PRIV 1RA 1D-3,546168,0000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-3,496569,0000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000058,0000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)0,0000161,00161,00
CUPÓN PBI EN PESOS0,00001,811,81
DISC USD NY0,000075,5075,50
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL-2,600027.982,9600
BOVESPA-1,7400100.011,2800
DOW JONES-1,300026.252,2400
S&P 500 INDEX-1,34252.922,9500
NASDAQ-1,46007.991,3880
FTSE 1000,14007.139,7600
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO-1,0806311,1274314,5262
TRIGO CHICAGO0,2675172,1443171,6850
MAIZ CHICAGO-0,9635141,6282143,0061
SOJA ROSARIO0,0000246,0000246,0000
PETROLEO BRENT-1,752358,870059,9200
PETROLEO WTI-2,746253,830055,3500
ORO1,78321.524,00001.497,3000