U$D

JUEVES 21/03/2019

Convencer y consensuar usando la ética y la razón

EDGARDO DE VINCENZI Presidente de la Confederación Mundial de Educación (COMED)

0

Dirigir es convencer y consensuar, usando la fuerza de la razón por el bien común. Dirigir en el marco de una democracia es promover la construcción, deliberación cualificada y constructiva, que asegure el bien común de cualquier emprendimiento, empresa o nación democrática.

Quien tiene la misión de gobernar o dirigir la acción del Estado, debe ser en beneficio de la sociedad, asegurando el bien común de todos los ciudadanos de una sociedad democrática.

En este sentido, hablar de bien común significa asegurar al ciudadano las cinco dignidades básicas: alimentación, educación, salud, trabajo y hábitat.

Sabemos que para el ejercicio de cualquier profesión, se requiere el título académico y la regulación por parte del Estado en la certificación del mismo, o en ciertos casos, a través de una matrícula profesional.

Es por ello, que resulta imprescindible que la persona que dirija una Nación este altamente cualificado desde la política, porque es la que convoca el campo científico más importante, ya que cada una de las decisiones tomadas en ese ámbito tiene un impacto inmediato en millones de personas, tanto en nuestro país como en el mundo.

Dirigir es una actividad necesaria y complementaria para quien ocupa una posición jerárquica de poder, sobre el resto. Es también convencer y consensuar, usando la ética, la moral y la razón, comprometiéndose profesionalmente con el rol que llevará a cabo, y esto está íntimamente relacionado con la autoestima, la honestidad, el trabajo, el esfuerzo y la eficiencia.

Para dirigir hay que estar fehacientemente preparado, tomar decisiones concretas según el marco en el cual se deben llevar a cabo, porque estas tendrán impacto en su majestad el ciudadano.

Es preciso entonces diseñar directivas orientadas hacia una educación personalizadora, cuyo objetivo fundamental es caracterizar y desarrollar personalidades fundadas en valores, vínculos y competencias socioemocionales tales, que permitan a todos los hombres reflexionar, analizar y actuar de manera autónoma, resiliente y creativa.

Quien esta educado busca y logra alcanzar el Ideal de lo posible, el "Yo puedo", logrando así el objetivo principal de cualquier emprendimiento y proyecto democrático, que es la fuerza de la razón por el bien común.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés