Martes  13 de Octubre de 2020

Como el agua y el aceite

Como el agua y el aceite

A pesar de la exitosa reestructuración de la deuda pública y de presentar un presupuesto para 2021 que pretende reducir el déficit primario del gobierno nacional a la mitad del proyectado para este año, la crisis de confianza se agudiza cada semana. Hay razones políticas y económicas que explican este fenómeno.

El Poder Ejecutivo parece atrapado entre la necesidad de tranquilizar a los que ahorran e invierten y, al mismo tiempo, satisfacer las demandas del ala más radicalizada de la coalición de gobierno. El problema es que no se puede lograr ambas cosas. La visión económica extravagante de algunos miembros del Gobierno sólo genera un daño menor al funcionamiento de la economía cuando las reservas netas del BCRA son muy abundantes, o cuando hay superávits gemelos muy altos. Con un déficit primario elevado que se financia en gran medida con emisión, y escasas reservas no hay qué repartir.

A eso se suma un diagnóstico equivocado que lleva al Gobierno a utilizar instrumentos ineficaces para resolver los problemas de fondo. Ya desde la campaña electoral se escuchaban opiniones de que la emisión monetaria no genera inflación, de las bondades del control de cambios y de la conveniencia de evitar un ajuste fiscal.

En una nota de hace varios meses en este medio expliqué que en un régimen cambiario como el que existe en la Argentina, la emisión pega primero en la brecha cambiaria, luego se pierden reservas y finalmente el gobierno se ve obligado a devaluar y allí aparece el efecto pleno sobre los precios.

Pretender solucionar eso endureciendo el control de cambios es como pretender tapar el sol con las manos. No se genera confianza para aumentar la demanda de pesos y, además, el corralito cambiario puede ser sorteado por medio de alguno de los dólares alternativos.

Finalmente, se cometió el mismo error del pasado de pensar que se pueden tomar decisiones fiscales como si fuéramos Alemania o Estados Unidos. En un país sin crédito no hay mucho espacio para hacer política anticíclica. Pero, además, en un contexto de desconfianza creciente no valen las estimaciones de los multiplicadores de la inversión pública medidos en momentos menos tensos.

Hoy no parece haber nada más reactivante que reducir la desconfianza. Proyectar un déficit primario de 4.2% del PIB para 2021 luce muy elevado, máxime cuando parece utópico pensar que se podrá financiar el 40% de ese desequilibrio colocando deuda pública. Aun si se cumple con el déficit primario del presupuesto, si se financiara todo el desequilibrio con emisión la base monetaria aumentaría al 5% mensual desde hoy hasta finales de 2021.

Con la esterilización acotada por la magnitud que va cobrando el déficit cuasifiscal y, además, porque no se ve mucho espacio adicional para que aumenten los depósitos, se percibe un exceso de pesos importante, que se suma al que existe en la actualidad.

En ese contexto, tarde o temprano la oferta de dinero medida en pesos constantes deberá adaptarse a la demanda de dinero. Sin poder vender reservas y con déficit primario elevado, el gobierno se encamina a reducir la oferta real vía un aumento en la tasa de depreciación y de inflación. El problema es que con desconfianza creciente ello puede afectar negativamente la demanda de dinero y hacer más cuesta arriba el ajuste monetario.

También el Gobierno luce perdido al procurar incentivar la oferta de divisas o la actividad vía reducciones temporarias de impuestos. En un contexto de alta incertidumbre y con brecha cambiaria enorme lo más probable es que esas decisiones terminen dándole un plus a quien ya iba a vender divisas o encarar una nueva actividad. No tienen entidad suficiente para incentivar a cambiar de decisión a quien pensaba no vender o no invertir.

Para salir del atolladero hace falta un programa fiscal y monetario a prueba de dudas, complementado con medidas desregulatorias que remuevan las trabas existentes para mejorar de la actividad y el empleo (por ejemplo, liberando del pago de indemnización por despido por varios años al nuevo empleo que generen las pymes).

El problema es que un programa de ese tipo choca contra el diagnóstico del gobierno previo a la pandemia y contra las creencias de muchos adentro de la coalición gobernante. En definitiva, lo que podría alentar a la producción e inversión privada no marida bien con la visión de una parte del Gobierno; son como el agua y el aceite.

Shopping

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,000077,500083,5000
DÓLAR BLUE-4,7368177,0000181,0000
DÓLAR CDO C/LIQ-1,2845-162,9891
EURO-0,038192,276692,3197
REAL0,039413,720013,7254
BITCOIN4,666913.672,680013.676,5400
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS1,405631,5625
C.MONEY PRIV 1RA 1D-6,349229,5000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-5,882432,0000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000034,0000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)2,631678,0076,00
CUPÓN PBI EN PESOS-8,53661,501,64
DISC USD NY0,000061,1061,10
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL-5,824049.596,5300
BOVESPA-1,4000101.016,9600
DOW JONES-0,800027.685,3800
S&P 500 INDEX-0,30263.400,9700
NASDAQ0,640011.358,9370
FTSE 1001,10007.273,4700
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO-0,5056397,6588399,6797
TRIGO CHICAGO-0,7258226,1575227,8110
MAIZ CHICAGO-0,4788163,6745164,4619
SOJA ROSARIO-0,7215344,0000346,5000
PETROLEO BRENT0,593240,700040,4600
PETROLEO WTI0,907738,910038,5600
ORO0,24701.907,40001.902,7000

OpenGolf Newsletter

Anotate y recibí el resumen semanal del mundo del golf.

OpenGolf
Revista Infotechnology