Qué hacer y qué no hacer a la hora de pedir un aumento de sueldo

por  DANIEL COLOMBO

Master Coach especializado en CEOs, alta gerencia, profesionales y equipos de trabajo. Danielcolombo.com
1

Qué hacer y qué no hacer a la hora de pedir un aumento de sueldo

Consejos para incrementar las chances de obtener resultados positivos al momento de enfrentar una conversación tan necesaria como estresante.

Afrontar la situación de pedir un aumento de sueldo es una de las conversaciones más difíciles que se viven en el mundo laboral. Por un lado, cada persona tiene una auto percepción sobre su rendimiento, entrega y valor de su trabajo; y, por otro, una auto imagen que quizás no coincida con la del contratante. Por el lado de las empresas, muchas trabajan con presupuestos establecidos y consideran una multiplicidad de aspectos, no sólo la necesidad salarial de una persona en particular. Incluso cada responsable de área, y el sector de recursos humanos, administran al mismo tiempo una cantidad de pedidos de distinto tipo, que, de no ser convenientemente ponderados, podrían generar un clima interno poco favorable.

Más allá de las razones individuales que te lleven a pedir un aumento de sueldo, es importante considerar las formas y las estrategias. Para solicitarlo, debes preparar internamente dicha conversación; no es una cuestión a la ligera que vas a plantear y ya, por cuanto implica muchos aspectos diferentes que deben coincidir.

3 formas de pedir un aumento

Cuando pienses en preparar tu conversación para pedir un aumento, debés dirigirte siempre a tu reporte directo, y no saltear personas hacia arriba. También es necesario que sepas que será un proceso que, quizás, no tenga respuesta inmediata, ya que se analizan muchos pasos. Aquí van tres formas que pueden ayudarte:

1. Pensá en plantear algo así como “Seguro haya algo que necesito hacer mejor por lo que no estoy recibiendo el salario que necesito en este momento; quisiera saber qué es así me esfuerzo más”: Esto es, justamente, lo opuesto a lo que hace la mayoría de la gente: “Estoy con más trabajo y no me alcanza el dinero, por eso necesito un aumento”. Necesitas tener una estrategia, ser inteligente y plantearlo no desde tu necesidad de ganar más, sino desde qué puedes mejorar para obtenerlo.

2. Pedí el aumento antes del cierre del presupuesto anual: Cada vez se trabaja con presupuestos estimados del ejecutado anual, más allá de que haya acuerdos de paritarias, inflación y demás desfasajes propios en cada país. El momento de pedir un aumento es justo un par de meses antes del cierre del presupuesto anual, ya que eso permitirá una mejor condición para negociar. Por si no lo sabías, pedir un aumento es una negociación en sí misma, así que necesitarás aprender al respecto.

3. Establecé de antemano cuál es el aumento que quisieras, dentro de lo razonable para vos y la empresa: Este aspecto es esencial para evitar desfasajes que no te conducirán a nada. Busca objetivos razonables, y siguiendo pautas del mercado como igual posición en empresas similares. Si te dejas guiar por tu situación de bolsillo individual, saldrás perdiendo, ya que las empresas no fijan salarios de acuerdo a ese análisis: lo hacen en función del negocio en sí, y del conjunto de los trabajadores.

5 cosas que hay que evitar:

1. Mirar el asunto sólo desde tu perspectiva: muchas personas piensan que su problema salarial es el único, y, como tal, de absoluta relevancia para la empresa. Puede que lo sea para ti, pero no para la organización en su conjunto.

2. Comparar tu desempeño con el de los demás: este es uno de los errores más frecuentes, ya que se basa en la falta de objetividad. Con estilos diferentes, cada uno podrá pensar lo mismo de ti. La clave es que te enfoques en tu propio desempeño.

3. Creer que eres imprescindible: incluso personas con posiciones directivas encumbradas pueden quedar fuera del trabajo por un planteo mal realizado. Nadie es imprescindible. Si no lo crees, piensa en Steve Jobs, el fundador de Apple, que fue despedido por el directorio de su propia empresa.

4. Desconocer en profundidad el proceso que debe seguirse internamente: todo lo que no conoces juega en tu contra. Las empresas, incluso las más caóticas y desordenadas, siguen ciertos lineamientos mínimos para auto sustentarse; por lo que no conocer los procesos te llevará a un camino sin salida para tu pedido.

5. Saltear etapas: fundamentalmente las nuevas generaciones piensan que al estar tres o seis meses trabajando ya sienten que tienen derecho a pedir un ajuste salarial. Debes saber que los aumentos se basan en muchas variables, entre ellas, tu tiempo en el puesto, el desempeño, el cumplimiento de objetivos, la superación de expectativas que tenía la empresa, los momentos del negocio en sí y el resto del organigrama y la estructura completa. Esto es mucho más que tu situación personal.

Conclusión

Para finalizar, otros aspectos que necesitás tener en cuenta son no hacerse la víctima y caer en relatos sentimentales sobre tu situación personal (provocar lástima); redactar una lista comprobable de 5 logros resonantes que generaste en forma individual y que provocaron mejoras sustanciales en el negocio; estructurar tu argumento de una manera seria y convincente; y no amenazar con renunciar al trabajo si no te dan el aumento (porque lo más probable es que te la acepten y te quedarás sin nada).

Como vemos, pedir un aumento de sueldo es un aspecto sensible de las relaciones laborales. Ya sea que tu empresa sea de las que tienen una política fija al respecto, el planteo y la estrategia inteligente son esenciales para tener mejores chances en esta negociación que estarás llevando adelante.